VICE Sports

Las reacciones de algunos futbolistas al referéndum de Cataluña

La difícil situación política en España también se refleja en el futbol.
14.10.17
Fuente: imago |  ZUMA Press

Una operación policíaca brutal, un referéndum prohibido desde las más altas esferas del poder y una protesta masiva. Después de las secuelas, España no ha podido recuperar la calma. En medio del conflicto político entre el gobierno central y la provincia catalana se encuentra el deporte y, sobre todo, el futbol. En este ámbito también se perciben las profundas zanjas del desacuerdo. Ningún suceso sirve mejor como ejemplo que el partido de La Liga entre el FC Barcelona y Las Palmas (3-0).

Publicidad

Pocas horas antes del juego, los atletas del FC Barcelona participaban en una contienda fantasmal: la afición los estaba esperando afuera del estadio. Ya habían surgido los primeros rumores de que la policía quería cancelar el partido, pero no había confirmaciones. Mientras, Messi, Suárez y los demás calentaban frente a las gradas vacías, los fanáticos ansiosos detrás de las puertas esperaban alguna señal… que por fin llegó. El partido transcurrió lento, pero 25 minutos antes del silbatazo final los jugadores decidieron ofrecer un juego fantasma como protesta para todos los televidentes.

Foto: imago | ZUMA Press

Pero la pasividad del partido no fue el único efecto claro de esta tensa situación. Los jugadores del Barça salieron frente a las cámaras de televisión en un estadio casi vacío a excepción de unas banderas, fieles al lema de la institución Més que un club (Más que un club). Y en la foto oficial antes de comenzar el juego puede apreciarse al equipo con la senyera, la camiseta que lleva los colores de Cataluña.

Oficialmente, las acciones fueron dirigidas contra los jefes de la liga española, ya que estos insistieron en llevar a cabo el juego a pesar de las dificultades que se esperaban como consecuencia del referéndum. Aún no está claro si tomaron en cuenta los posibles riesgos de seguridad, pero un aplazamiento hubiera sido viable sin mayores problemas. Según informes de la BBC, el titular de La Liga, Javier Tebas, amenazó a los catalanes con una sanción de 6 puntos, si no participaban en el encuentro. Lo que es más: los adversarios del Barça, Las Palmas, entraron con banderas española bordadas en sus camisetas. Una provocación, según información de la BBC, también aprobada por la asociación española.

Al margen del juego, muchos atletas quedaron sorprendidos. Entre lágrimas, Gerard Piqué ofreció su renuncia a la selección nacional española: "Si la Federación realmente piensa que soy un problema, renunciaré", declaró el defensa. Ya antes, Piqué había sido entrevistado varias veces por aficionados españoles debido a su claro compromiso con la Cataluña independiente. Asimismo, Xavi, quien fue convocado a la selección española desde 2014, describió como una "desgracia" la violencia que utilizó la policía.

Una reacción similar ocurrió en Inglaterra. Pep Guardiola —originario de la provincia de Cataluña–, quien desde un principio se había pronunciado a favor de la independencia, expresó su opinión drásticamente luego de los acontecimientos en torno al referéndum: "Protegen a los policías, ellos atacaron a las personas que sólo querían votar. No son criminales. Han herido a la gente con balas de goma que son ilegales en Cataluña", declaró el entrenador según información del Frankfurter Allgemeine Zeitung a partir de una entrevista por radio.

Hace muy poco, el hombre de 46 años resultó candidato para el puesto de entrenador de la selección española. En sus comentarios sobre el referéndum, enfatizó, como lo hizo Piqué, que su compromiso con la independencia no es de ninguna manera un rechazo hacia España. Sin embargo, en el caso de una escisión real, la pregunta seguirá abierta respecto a qué tan posible sería alcanzar una unidad deportiva para conformar un equipo nacional conjunto. Pero en vista de los enormes problemas políticos, la amenaza de una división en el ámbito futbolístico parece un tema de menor importancia.