piratear

Esa peña que se queja en público porque cierran Plusdede

¿En serio tenéis tan poca vergüenza de pensaros fans de 'Juego de tronos' cuando habéis visto piratas todos y cada uno de los capítulos?
19.9.18
Imagen vía Pxhere

Ve al buscador de Twitter. Escribe "Plusdede" y los encontrarás. Hordas de chavales —y no tan chavales— lamentándose esta vez no por un chiste, ni por la apropiación cultural que pueda encerrar un "tra-tra" ni por el lenguaje inclusivo: Plusdede, una de las páginas para ver películas piratas más usadas de nuestro país, cierra. Así lo anunciaban desde su propia web, en la que compartían incluso un hashtag para los que quisieran convertirse en plañideras digitales, #ripdede. Y a la gente le ha afectado mucho, y lo peor es que hay hasta quien se ha atrevido a manifestar en público lo mucho que le ha afectado.

Sí, yo también me he descargado pelis del Ares durante días para saborear el triunfo de lo gratis, yo también he usado eMule, Pando y BitTorrent. También he visto series muy pixeladas y con los subtítulos muy mal traducidos en las que el audio no encajaba exactamente con el movimiento de las bocas de los protagonistas en Seriespepito, Pordede, Popcorntv o Cuevana. Todos lo hemos hecho. El que no se haya bajado nada nunca que tire la primera piedra. Pero chavales, cualquier tiempo pasado no fue mejor, eso es solo una canción de Karina. Ahora tenemos HBO y Netflix y Filmin y Amazon Prime por lo mismo que cuesta un cubata en cualquier discoteca. Así que no, no tenéis excusa, aunque quizá nunca la tuvisteis. Nunca la tuvimos.

Pago la cuenta de familia de Spotify con cinco colegas, comparto HBO con mi tía, mi hermano y con todo aquel que me ponga ojitos y le robo Movistar+ a mis suegros. El dinero ya no es una excusa para no ver películas o series y así contribuir a que se sigan haciendo películas o series. Así que dejad de lloriquear porque cierra Plusdede, colegas. Piratear ya no debería ser una opción.

Publicidad

Entiendo que da mucho gusto consumir algo sin pagar nada, máxime cuando nos han hecho creer que tenemos derecho a ello como ocurre en el caso de la cultura en general y del audiovisual en particular. Pero pensad por un momento en esto: consumir no es solo consumir. Consumir, como cualquier acción, implica elegir. Y por eso significa validar, significa contribuir a perpetuar.

Cuando uno paga por un un producto cultural está validando a su autor. Está validando el trabajo de ese autor y de muchas otras personas

Ver Juego de tronos pagando por ver Juego de tronos es darle un voto a Juego de tronos. Es permitir que siga existiendo, elegir que siga existiendo. Y ver Paquita Salas pagando por ver Paquita Salas es permitir aun más que Paquita Salas siga comiendo torreznos y bebiendo Larios. ¿En serio os atrevéis a declararos fanáticos de tal o cual serie, o de criticar tal o cual película habiéndola cholado de internet, donde están al alcance de vuestra mano por un precio más que justo?

Cuando uno paga por un un producto cultural está validando a su autor. Está validando el trabajo de ese autor y de muchas otras personas. Lo mismo con un disco o una película o una serie, y por eso todos deberíamos estar dispuestos a pagar por ello aunque podamos conseguirlo gratis.

Porque también podemos conseguir gratis la barra de pan que compramos cada día para el bocata de media mañana y no la sisamos: somos conscientes de que esa barra ha sido amasada y puesta en el horno por una persona que tiene la fea costumbre de comer todos los días. Y para comer tiene que —oh, sorpresa— percibir un sueldo.


MIRA:


¿Os gustaría trabajar gratis, gentes que lloráis por el cierre de Plusdede? ¿Os gustaría que otra gente consumiera gratis el fruto de vuestro trabajo, impidiéndoos percibir el salario justo por vuestro esfuerzo? Allá por 1700, el Parlamento británico ya empezó a plantearse que los autores debían ser los dueños de sus obras y que debían tener ciertos derechos respecto a ellas. Derechos como que, dado el caso, el público pagara por consumirlas.

Yo también he tenido instalado el Ares y me he pasado horas mirando fijamente a la barrita de descarga, y también me he quejado por los anuncios de extraterrestres follando de Series.ly. He argumentado que "las películas se estrenaban muy tarde en España" y que por eso tenía que verlas piratas y que al final la pasta se la llevan mayoritariamente los intermediarios que se enriquecen a costa de los autores. Pero amigos, no pagando por ellas no voy a acabar con el problema. Es más, voy a contribuir a que se haga más grande, a que esos intermediarios se aprovechen cada vez más de los creadores con tal de llevarse beneficios.

No tenemos derecho a tenerlo todo al instante y de manera gratuita solo por pagar el wifi cada mes

Por eso me dais rabia cuando lloráis por el cierre de una página que pone a vuestra disposición de manera gratuita lo que podéis conseguir pagando una cantidad asequible. Si tanto os gusta Juego de tronos pagad por ver Juego de tronos, igual que pagáis por el pan del bocata de media mañana. Si queréis que los creadores produzcan contenido de calidad, compradlos.

Y si tanto os jode que el cine o los libros sean caros protestad, o proponed un sistema económico alternativo en el que los artistas perciban un salario independientemente de quién o cuántos consuman sus obras, o recurrid a creadores que ofrezcan sus contenidos en la red sin intermediarios.

Porque llorando por Plusdede, recurriendo a Plusdede —sorpresa— no vais a solucionar nada. Y no es una cuestión moral ni legal: es una cuestión material. Porque no, no tenemos derecho a tenerlo todo al instante y de manera gratuita solo por pagar el wifi cada mes. Y porque los creadores, como los panaderos, tienen la fea costumbre de comer todos los días.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.