FYI.

This story is over 5 years old.

El Cártel de Jalisco Nueva Generación está aterrorizando a los ciudadanos del oeste de México

La famosa industria del tequila de México también se ha visto afectada por la extorsión y la intimidación vinculadas al Cártel de Jalisco Nueva Generación.
Captura de pantalla vía YouTube

Durante un desayuno de café y chilaquiles en un tradicional restaurant en Guadalajara, un productor de tequila llamado Eduardo Pérez describió recientemente como presuntos miembros del dominante cártel de droga exigían pagos de extorsión con el fin de "protegerse" a sí mismos y a su negocio.

"Me dieron avisos de que si no cumplía, me iba a ir peor", dijo Pérez a VICE News. "Cambié mi número de teléfono, lo cambié todo pero siguieron las extorsiones".

Publicidad

Durante casi dos años, Pérez pagó a sus extorsionadores 200.000 pesos mensuales (alrededor de 13.400 dólares) para evitar cualquier tipo de repercusión. Finalmente fue forzado a cerrar su negocio debido a los pagos a presuntos extorsionistas vinculados con el Cártel de Jalisco Nueva Generación, o CJNG.

La banda de narcotraficantes está llenando titulares y se encuentra actualmente en el centro de la agenda de seguridad nacional tras tender varias emboscadas contra las fuerzas policiales del país. El último de los ataques, el lunes por la noche, dejó a quince agentes policiales estatales muertos, entre ellos una mujer.

"Tienes que pagar la famosa cuota, y si no lo pagas te empiezan a extorsionar, te empiezan a hacer daño a ti o a tu empresa", dijo Pérez que regenta una empresa de tequila en Jalisco, uno de estados más grandes e importantes de México.

"No solo está pasando con nosotros", añadió. "Está pasando en todo tipo de industrias en esa región. Están infundiendo el miedo".

Una bala perforó el cristal de un coche en la comunidad de Ocotlán, Jalisco, tras un tiroteo el pasado 19 de marzo, que dejó a 11 víctimas mortales. (Imagen por Victor Hugo Ornealas/VICE News)

Con esa sensación de miedo en el país, Estados Unidos introdujo al presunto líder del cártel Nueva Generación, Nemesio Oseguera Cervantes, o "el Mencho", y a otro presunto capo en su llamada lista de capos.

Dicha designación, anunciada en Washington, previene que los ciudadanos estadounidenses puedan hacer negocios con los presuntos capos, y congela cualquier bien que les pertenezca en Estados Unidos.

Pero el CJNG ya lleva varios años aterrorizando a los ciudadanos de Jalisco. Produce repugnantes vídeos de YouTube, mostrando a asaltantes armados y enmascarados prometiendo la muerte a diversos de sus rivales del escenario del crimen organizado en México.

Publicidad

Se cree que el grupo está involucrado en los secuestros generalizados, la extorsión y el robo de la gasolina en el oeste de México.

'Si alguien me fuese a matar, ya lo habría hecho'.

Jalisco, donde nació el cártel, es más conocido como el hogar del tequila. Como el champagne francés, este licor derivado del agave está protegido por una denominación de origen, que limita la producción a la región alrededor de Jalisco y la localidad de Tequila.

Pero incluso esta, una de las industrias más importantes de todo México, está sufriendo a manos del crimen organizado.

Pérez finalizó a regañadientes las operaciones tras los reiterados pagos, debido a que la presión económica de su empresa se estaba viendo seriamente afectada. A pesar de que desde entonces ha concluido las operaciones sin mayores problemas, Pérez dijo conocer a otros productores de tequila que siguen siendo extorsionados, y que "temen por su vida y también por la de sus familias".

Si bien Pérez destacó no estar del todo seguro sobre quién estaba detrás de su extorsión, la zona de producción de tequila en Jalisco, yace en el mismo centro del territorio del cártel Nueva Generación.

La 'Nueva Generación' de Jalisco se está convirtiendo en uno de los carteles de la droga más peligrosos de México

Se cree que la famosa industria del tequila también está bajo el control del cártel Nueva Generación. (Imagen por Bernardo De Niz/AP)

El investigador privado Juan Manuel Estrada, dijo a VICE News que crímenes como la extorsión y la trata de personas se han vuelto cada vez más frecuentes en Jalisco desde el surgimiento del cártel.

Publicidad

Con sombrero, cabello gris y mirada penetrante, Estrada, dirige la Fundación Find, una agencia de Jalisco, dedicada a localizar a personas desaparecidas. Uno de los casos en los que está trabajando actualmente es la desaparición de dos contratistas de Guadalajara, Omar Eduardo Madrigal y Francisco Javier Pérez, que fueron secuestrados el pasado 9 de febrero.

Ambos habían solicitado un contrato para abrir un vertedero en Colima, un estado costero del Pacífico que hace frontera con Jalisco. Ignorando las amenazas para que abandonaran el proyecto, acordaron encontrarse con oficiales locales en la localidad de Tecomán, donde tenían previsto ubicar su negocio.

"Los funcionarios de Colima nunca llegaron", señaló Estrada. En lugar de ellos llegaron delincuentes en tres camionetas".

Los asaltantes secuestraron a los dos hombres y dispararon a muerte a un compañero suyo. "Este caso es típico de lo que pasa cuando no quieres hacer lo que ellos quieren que hagas", añadió.

Estrada ha sido amenazado debido a su trabajo de investigación. Nos mostró fotografías de una cabeza de cerdo cortada y gallinas muertas que le enviaron a su casa con el mensaje: "Saludos a la familia".

Sin embargo, Estrada, muestra poco miedo. 'Si alguien me fuese a matar, ya lo habría hecho', dijo decididamente.

Si a veces es tan difícil identificar quien está detrás de tales crímenes en Jalisco, puede ser debido a que el CJNG valora inmensamente la discreción. Esto quedó demostrado el pasado 28 de febrero, cuando los marines mejicanos arrestaron a un líder del cártel llamado Abigael González Valencia, en el famoso beach resort de Puerto Vallarta.

Publicidad

González Valencia ofreció a sus captores 50 millones de pesos (3,3 millones de dólares) para que su rostro no apareciese en televisión. La oferta fue supuestamente rechazada, a pesar de que el arresto estaba siendo en gran medida ignorado por los medios de comunicación mexicanos.

Después de su captura no quería fotos ni videos… nada de reflectores para el líder del cártel más fuerte de México* — Carlos Loret de Mola (@CarlosLoret)March 31, 2015

Si bien se cree que Oseguera Cervantes, "El Mencho", es un líder del cártel, algunos informes apuntan a que González Valencia, su cuñado, era de hecho su superior, y el verdadero líder de Nueva Generación.

La Oficina de control de Activos Extranjeros de Estados Unidos (OFAC) designó este miércoles a ambos hombres dentro de la lista de capos, junto con los grupos Nueva Generación y Los Cuinis, una suborganización poco conocida, también controlada por González Valencia.

Se sabe muy poco acerca de El Mencho, pero la OFAC reveló en su declaración que había llegado a cumplir casi tres años en una prisión de Estados Unidos a raíz una condena de 1994 por conspiración para distribuir heroína.

Por otro lado, señaló que Nueva Generación tiene "vínculos con otras organizaciones criminales en el mundo, incluyendo bandas en Estados Unidos, América Latina, África, Europa y Asia".

México custodió silenciosamente bajo llave archivos relacionados con su 'Guerra Sucia'

Publicidad

Dos chicos pasan por un edificio impactado por balas en Ocatlán. (Imagen por Victor Hugo Ornelas)

Nueva Generación ha adoptado una mayor agresividad desde el arresto de González Valencia en febrero. El pasado 19 de marzo el cártel llevó a cabo uno de sus asaltos más osados, cuando tendieron una emboscada a un convoy de la policía federal en el tranquilo municipio de Ocotlán, en Jalisco.

El violento tiroteo se desencadenó en el corazón de un barrio residencial, donde los locales se escondían atemorizados en sus casas mientras explotaban granadas en el exterior y los disparos impactaban en las ventanas.

Once personas murieron, entre ellas cinco miembros de la Fuerza Policial Federal (Gendarmería), tres integrantes de Nueva Generación y tres transeúntes. Otros ocho oficiales y al menos veinte civiles fueron hospitalizados tras el ataque.

Un hombre de 55 años, quien pidió se le llamara solo por su nombre de pila, Eduardo, describió a VICE News el día después del ataque cómo los vecinos atemorizados buscaban esconderse del tiroteo.

"Yo le dije a mi hijo que agarrara un cuchillo de la cocina y se preparara por si se metían en la casa. Yo agarré otro y le pedí a mi mujer que se quedara con mi nieto", explicó Eduardo. "Les dispararon desde arriba. Nosotros los escuchamos correr por la azotea, por eso nos daba miedo que se metieran y quisieran esconderse aquí en la casa".

La emboscada — que según algunas especulaciones podría haber sido una distracción para permitir que El Mencho escapase del municipio — empezó alrededor de las 9 pm y duró al menos dos horas.

Publicidad

En la misma calle, Poncho, de once años, se había quedado solo en casa mientras sus padres visitaban a su abuela en el hospital. "Le mande un mensaje a mi papá y me dijo que me metiera abajo de la cama y no me saliera", explicó Poncho, quien admitió estar llorando mientras sonaba el estruendo de los tiros fuera de su casa.

La mañana siguiente, Octolán se asemejaba a una zona de guerra. Las calles estaban teñidas de sangre y cubiertas de cristales rotos. Treinta y un hogares y veintinueve vehículos sufrieron daños, y la policía recuperó más de 2.000 cartuchos usados.

Entre las víctimas se encontraba Isaac Scolía, 15, que recibió un tiro en el corazón. El día siguiente, las autoridades todavía tenían que limpiar una mancha de diez metros de sangre que llevaba a la puerta donde se encontró su cuerpo sin vida.

Los padres de los 43 estudiantes desaparecidos en México piden ayuda a un capo local para encontrar a sus hijos

El CJNG ha publicado numerosos vídeos mostrando su arsenal de armas y su fuerza. 

En cuanto a la especulación de que Nueva Generación se ha infiltrado en el aparato de seguridad del Estado, una investigación independiente realizada desde Guadalajara, Jesús Pérez Caballero dijo que el cártel no podría haber prosperado sin protección gubernamental, ya fuese a nivel municipal, estatal o federal.

"Hay algo de Darwinismo en cómo [el CJNG] ha crecido y ha sabido adaptarse a la situación actual", subrayó Caballero a VICE News.

Publicidad

También señaló que este es un buen momento para las ofensas de Nueva Generación en contra de sus rivales, y su voluntad de nombrar a los movimientos 'vigilantes' y luchar en tándem con las fuerzas federales contra los enemigos comunes, como los Caballeros Templarios en Michoacán.

Pérez Caballero también apunto al uso que hacen las bandas de YouTube para denunciar los secuestros y la extorsión de sus declarados enemigos, y sus promesas de "paz y tranquilidad" en el territorio de Nueva Generación.

Si bien la propaganda del cártel apenas representa una fuente de información fidedigna, en 2008, oficiales de la policía estatal y municipal acusaron a Nájera de colaborar con los cárteles de Sinaloa y Milenio, las dos organizaciones de las que emergió el cártel Nueva Generación. La oficina de Nájera declinó conceder una entrevista a VICE News.

Una semana después del tiroteo en Ocotlán, el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, ignoró una ola de indignación pública y se negó a despedir a Nájera por el deterioro de la situación de seguridad en Jalisco.

El gobernador, consciente de su imagen, ha tratado de restar importancia a la influencia del cártel en el Estado y omite a menudo la palabra "Jalisco" de su nombre completo — Cártel de Jalisco Nueva Generación — en sus declaraciones públicas.

Si bien este hecho podría facilitar ayuda aparente para prevenir que el estado quede manchado por una asociación con violencia asociada a los estupefacientes, por otro lado, proporciona poco consuelo para los ciudadanos de Ocotlán, y muchísimos otros que ya han sufrido las agresiones de Nueva Generación.

Una mujer local, que rechazó dar su nombre por miedo a represalias, dijo a VICE News que su familia se había encerrado en una habitación tras escuchar gritos y tiros la noche del ataque a Ocotlán.

"Mujer de Octolán: "Nosotros corrimos y nos escondimos donde pudimos y ya de ahí, el tiroteo fue incesante, no paró, duró mucho rato. Fue una masacre", dijo la mujer. "Nunca nos había pasado algo igual".

Sigue a Duncan Tucker y Víctor Hugo Ornelas en Twitter: @DuncanTucker@Hugo_Ornelas.