Sexo

Cinco preguntas para la pareja a la que pillaron follando en un coche a 112 km/h

La única forma de procesar los acontecimientos de este mundo es haciéndose preguntas sobre ellos.

Sí, amigos, a veces presenciamos escenas de sexo tan insólitas y públicas que no nos queda más remedio que hablar de ellas. Con el tema del sexo, lo suyo es hacerlo en la cama o, en su defecto, en un sofá. O en la ducha, también, por qué no. Vamos, en algún sitio en el que puedan bajarse persianas, echarse cortinas o cerrarse puertas. Lo que vengo a decir es que la mayoría de la gente no se lo monta en un coche, en Argentina, a 112 km/h, sobre todo cuando uno de los dos es quien conduce ese coche.

Publicidad

Es decir, esto no es lo más habitual:

Obviamente, surgen las incógnitas:

CONOCE TU ESTADO DE ÁNIMO CON LA ESCALA DE CALENTÓN:URGENCIA

¿Cómo de cachondo estás? ¿Cuánta prisa tienes? Creo que si te haces esas dos preguntas y las contestas con total sinceridad, desde el corazón, obtendrás una idea bastante aproximada del estado de tu vida interior en un momento dado. ¿Cómo de cachondo estás? Eh… pues quizá un 10 por ciento. ¿Tienes planes para después? Sí, tengo tres cosas que hacer: 75 por ciento de prisa. Por tanto, la prisa supera tu nivel de calentón. Otro ejemplo: ¿cómo de cachondo estás? Pues estás de resaca y, vete tú a saber por qué, estás supersalido. Además, no tienes nada planeado para hoy, así que, ¿por qué no? ¿Lo ves? En este caso, el calentón supera a la urgencia. ¿Te das cuenta de que todo en esta vida viene determinado por el sexo y por la planificación?

Esta pareja trascendió calentón y urgencia para saciar ambos deseos humanos en un vibrante polvo en movimiento

Esta pareja, en cambio… A esta pareja la escala calentón-urgencia se la trae al pairo. ¿Cachondos? Uy, sí, muchísimo. ¿Con prisas? Parece, por la velocidad a la que va el coche. ¿Estaban deseando llegar a casa para follar? No. De hecho, el nivel de calentón era insoportable. Pero ojo: ¿sacrificaron sus prisas para follar? Tampoco: esta pareja trascendió calentón y urgencia para saciar ambos deseos humanos en un vibrante polvo en movimiento. Piensa en las veces que has esperado a llegar a casa para echar un polvete, esas horas perdidas en tareas y gestiones: bien, pues esta pareja de folladores inconformistas ha recuperado todo ese tiempo malgastado, aquí y ahora, mientras circulaban a toda velocidad en un coche por una carretera de Argentina.

Publicidad

LEE:


¿ES ESTE TIPO EL MEJOR CONDUCTOR DEL MUNDO?

Lewis Hamilton ha ganado cuatro premios de Fórmula 1. Según este criterio, se le considera un buen conductor. Yo he ido en coche con buenos conductores, y con malos también: gente que toma las curvas con extrema suavidad y gente que mete la marcha atrás por error y acaba con el coche subido encima de un murete. Cualquiera puede conducir, pero hacerlo bien es un arte que solo dominan unos pocos.

Este hombre merece todos los títulos de Lewis Hamilton porque es el mejor conductor del planeta

Bien, entonces tenemos a este tipo que va conduciendo a 112 km/h, haciendo todo lo que hay que hacer para ir a esa velocidad: mirando a la carretera, por ejemplo, corrigiendo ligeramente el rumbo con el volante y dándole a los pedales. Pero es que el tipo se está trincando a una chica de forma simultánea. Y ¿cuántas veces se la pega con el coche? Cero veces. ¿Cuántas veces explota el vehículo y se convierte en una bola de fuego? Ni una sola vez. Este tío conduce por la autopista como un jodido profesional mientras va echando un polvo (*1). Este hombre merece todos los títulos de Hamilton porque es el mejor conductor del planeta. ¡Lo siento, Lewis, pero se lo merece más que tú!


MIRA:


ANALICEMOS POR UN MOMENTO ESA PEINETA

El hombre va a 112 km/h y follando pero bien. Y entonces, como un zombi que se levanta poderosamente de su tumba, levanta una mano y… hace la peineta a la cámara. ¡Imagina el momento! Estás viviendo la vida a tope, ¿por qué ibas a molestarte con los mirones? Pues por principios, simplemente. ¿Puede la humanidad aspirar a molar más que este tipo haciendo la peineta? La respuesta es no.

¿ESTÁS VIVIENDO TU VIDA AL MÁXIMO?

¿Lo estás? No, en serio, piénsalo. ¿Cuál es la velocidad máxima a la que has echado un polvo? ¿Alguna vez has tenido un momento de sexo desenfrenado y sudoroso, con los ojos en blanco mientras conduces un coche y le haces la peineta a unos que pasan? ¿Estás explotando tu potencial al máximo? ¿Conoces siquiera cuál es tu máximo potencial? Si te pidiera que te tiraras a alguien mientras conduces por una autopista en quinta, ¿serías capaz de hacerlo o dudarías? ¿Podrías ir al espacio? ¿Nunca te has preguntado por qué hay gente que va al espacio y tú no? Porque ahora mismo hay gente en el espacio. Y tú tienes las mismas herramientas que ellos. Y un cerebro y un cuerpo. ¿Por qué tú no estás en el espacio? ¿Por qué sigues en ese trabajo de mierda? ¿Por qué pasas tanto tiempo revolcándote en tu propia miseria? No debería ser así.

El mundo es un lugar maravilloso en el que puedes hacer todo lo que te propongas, como conducir un coche mientras follas con alguien. Y sin embargo, ahí estás, un día más en el pasillo de la comida precocinada del supermercado, comprando lentejas y preguntándote por qué las cosas no mejoran. Sal ahí fuera, por el amor de Dios, y folla con alguien mientras conduces un coche. Vive la vida.

@joelgolby

(*1) Nota: ¿recuerdas la vez que pillaron a Hugh Grant con una trabajadora sexual? La policía se enteró porque el actor no paraba de mover las piernas y darle al freno del coche, con lo que las luces traseras de frenado se encendían y apagaban constantemente. Bien, pues ahora imagina que ese coche está en movimiento. Cualquiera que sea capaz de controlar las piernas mientras folla para mí es merecedor de un monumento.