Algunas personas nos cuentan sus sueños eróticos más intensos
Imágenes por el autor.
Foto

Algunas personas nos cuentan sus sueños eróticos más intensos

"Una vez tuve sexo con la luna en cuarto creciente; con el cuerno de abajo. No sabía si sería buena idea, pero lo hice de todas formas".
ER
traducido por Elvira Rosales
1.12.17

A lo largo de tres años recopilando sueños de todo el mundo para mi proyecto World Dream Atlas, si algo he descubierto es que Freud tenía razón: "La mayoría de los sueños adultos contienen material sexual y son expresiones de deseos sexuales".

Hace poco descubrí esta verdad. Los sueños eróticos son muy comunes, pero al mismo tiempo es tan profundo que recibo más solicitudes de anonimato sobre estos sueños que aquellos relacionados con asesinatos. Tengo una serie completa de fotografías sin nombre, sólo las manos de los participantes que soñaron tener sexo con sus padres o hermanos.

Publicidad

Aquí te presento una colección de algunos de los sueños eróticos más intrigantes que pude recoger a lo largo y ancho de Estados Unidos, junto con las fotografías de algunos valientes soñadores que me los compartieron.

"Tenía 19 años cuando tuve el sueño: una enorme serpiente negra estaba enrollada en mi antebrazo. Podía sentir su cuerpo palpitando. Retrajo sus colmillos, fijó su mirada en la mía y uno por uno, comenzó a lamer mis dedos. Estaba asustada, pero no quería que parase. Parecía que todo era una prueba. Si alejaba la mano, sabía que la serpiente me mordería. Creo que ese sueño fue una especia de iniciación, un despertar sexual". —Nueva York, EEEUU

"Yo era muy pequeña y estaba dentro de la boca de alguien más; era un ser diminuto. Sentía todo muy íntimo y secreto, casi como si estuviera en un sitio en el que no debía estar. Al mismo tiempo, sentía que cada gramo de mí era bienvenido. Fue la experiencia más erótica que jamás haya tenido" —Seattle, EEUU

"Estaba en la cama con una chica, dando vueltas entre las sábanas. Cuando miré hacia arriba, la cama estaba rodeada por todas las mujeres con las que he tenido sexo, desde encuentros casuales hasta exesposas. Todas me miraban mientras yo trataba, desesperadamente, de recordar el nombre de todas". —Ketchikan, EEUU

"Tengo un sueño recurrente en el que estoy a punto de tener sexo con un tipo, y luego, a mitad de la acción, sus facciones cambian y se convierte en mi padre. Pero en ese momento, sólo continúo. En el sueño no se siente mal. Cuando despierto me siento muy sucia". —Nueva York, EEUU

"Existe una tendencia importante en mis sueños, donde trato de tener sexo pero siempre me frustra mi inconsciente. Siempre ocurre algo que interfiere con mis planes: el piso colapsa, hay inundaciones, la mujer en cuestión cambia de identidad. Una vez, justo en el momento más importante, la mujer se convirtió en una bola de luz dorada. En otra ocasión, se transformó en una hombre negro con lentes. Pensé que era una especie de híbrido, así que le pregunté si la chica seguía en él. Me dijo, 'No, lo siento'. Entonces, le pregunté, 'Bueno y, ¿por qué sigues sosteniendo esos fólders?' Sólo se encogió de hombros y el sueño cambió a otra cosa". —Nueva York, EEUU

"No era humano. Era una especie de criatura cubierta de pelaje, con garras y colmillos. Estaba demacrado y tenía unos ojos hambrientos y un pene en forma de aguja. Sabía que quería tener sexo conmigo. No estaba excitada, pero tampoco estaba desinteresada. Más bien, sentía curiosidad. Cuando se subió encima de mí, dejé que sucediera" Nueva York, EEUU

"Este es un sueño de hace mucho tiempo. Estaba teniendo sexo con dos chicas y ambas tenían pequeños medidores de energía en sus cabezas, como un videojuego. Podía saber el efecto de cualquier cosa que les hacía y podía ver cuando se acercaban al clímax sólo viendo las barras de energía" Nueva York, EEUU

"Estaba en una casa con un hombre que realmente me gustaba. Había algo romántico entre nosotros. Entonces, una de mis estudiantes, una chica de 20 años, hermosa y con cabello rubio se acercó. La chica es buena alumna y me cae bien. Me saludó y luego le preguntó al hombre si podía besarlo. Él respondió, ‘Por supuesto’. Por un rato estaban fajando enfrente de mí. Lo hicieron durante tanto tiempo que empecé a sentir que era normal. Me hizo sentir vieja". —Gettysburg, EEUU

"En cuanto me di cuenta de que estaba soñando, me convertí en un tigre. Podía sentir mis músculos hinchándose. Sentía mis garras incrustándose en la tierra. Corrí y luego salté, elevándome kilómetros por encima del suelo. Debajo de mí, vi a una mujer acostada en una cama. Era Marilyn Monroe. Cuando se dio cuenta de que estaba por lanzarme, se desató la bata y abrió las piernas. En su entrepierna había siete vaginas. Al mismo tiempo, podía sentir mis siete penes de tigre erectos. Apunté y me abalancé sobre ella, aterrizando perfectamente, justo como la madre naturaleza quería". —Detroit, EEUU

"Una vez tuve sexo con la luna en cuarto creciente; con el cuerno de abajo. No sabía si sería buena idea, pero lo hice de todas formas. La luna tenía rostro. Tenía ojos con párpados y una boca, pero no decía nada" —New York, USA

Roc Morin es un periodista de San Francisco y autor de & , a book of short stories.