Curacrudas

Curacrudas: BBQ texano en 'El Pinche Gringo'

Cuando los pinches gringos y los pinches mexicanos trabajan juntos crean grandes proyectos como este restaurante de auténtico y delicioso barbecue texano. (Checa su promoción para el Super Bowl).

por Mexicanfoodporn
05 Febrero 2017, 6:00pm

Foto de Mexicanfoodporn.

Cuando los pinches gringos y los pinches mexicanos trabajan juntos.

Crudo y con hambre. No con la suficiente intensidad para irme por un caldo de camarón pero justo en el punto para querer comer algo más sustancioso. Grasa, carne, humo y una cerveza helada suenan bien.

Mientras espero por la comida sentado en la mesa de madera, estilo "picnic", me es imposible evitar un masivo neón donde se lee "BBQ". La luz roja incandescente logra iluminar perfectamente la pared; adornado con pedazos de madera que forman una enorme bandera. La bandera Yankee. Caigo en cuenta que estoy justo a un día del magno evento; uno de los eventos más gringos y muncheros de todos: El Super Bowl. Me siento raro.

Foto de Mexicanfoodporn.

Interior de El Pinche Gringo. Todas las fotos son de Mexicanfoodporn.

No, no me encuentro en algún restaurante al otro lado del muro; estoy en la Narvarte. Make America Great Again you say? Pinche Gringo.

Este intercambio culinario entre México y Estados Unidos es incuestionable. Los estadounidenses, por más que quieran negarlo, sueñan vívidamente con paraísos llenos de "guac", ríos de tequila o mezcal; taqueros bonachones e interminables tortas y tlayudas. Por nuestra parte, hemos puesto un muro a la entrada de los "tacos" de Taco Bell (por obvias razones), una vez en 1992 y, luego, quince años después, en 2007. Pero ¿Qué tal el payaso Ronald, el King, el Carl, la Wendy y el coronel? Todos han entrado sin resistencia y se han acomodado a lo largo de todo el país y de nuestras cinturas.

Admitámoslo, por más "Hecho en México" que queramos ser, por más "banderitas" que pongamos en Facebook, es innegable nuestro amor por las delicias de la "gastronomía¨ gringa: Hamburguesas con queso (que bien pudiera ser plástico, aunque, ahora las hay artesanales); aros de cebollas tapa arterias; montañas de deliciosas y saladas papas a la francesa (¿O freedom fries?); hot dogs (tanto nos gustan que creamos un clásico para trasnochados: salchicha envuelta en tocino, cebollitas y chiles toreados); o las alitas con salsa tan naranja que parece salida de un bote de pintura. (Salivo).

Esto es lo que se conocía generalmente de la comida de nuestros vecinos del norte, hasta que llegó el fervor del BBQ por ahí del 2013. Aquí comienza la historia de Dan y Roberto. Un gringo y un mexicano que se conocieron trabajando en el área de marketing para Apple México.

Foto de Mexicanfoodporn.

Charola con brisket, salchichas, pulled pork, costillas y numerosas guarniciones.

Dan está sentado enfrente mío; está a punto de abrir la boca cuando uno de los meseros deja la charola con el festín: Brisket, salchichas, pulled pork, costillas y numerosas guarniciones.

"No me podía explicar por qué no había ningún lugar que ofreciera barbecue en México" dice Dan, nacido en Nueva York, además de residir algún tiempo en Texas. Y vive hace 7 años en la Ciudad de México. "Estamos junto a Texas, a los mexicanos les encanta la carne… ¿Por qué no hay nada?" sigue.

Yo simplemente contribuyo a la conversación chupándome los dedos. Me acabo de comer o aspirar, mejor dicho, un par de deliciosas baby back ribs (costillitas); no sin antes darle una cucharada al mac and cheese y la adictiva ensalada de papa.

Foto de Mexicafoodporn.

Después de saltar del barco de Apple, Dan y Roberto decidieron abrir el primer lugar de BBQ estilo Texano en la capital mexicana. Visitaron Austin, Texas varias veces —y lo continúan haciendo— para aprender sobre la cultura y el verdadero arte de cocinar con paciencia durante horas pedazos de carne en el ahumador. Y regresaron manejando un remolque comprado en McAllen; actualmente, ese remolque es el mostrador del lugar que abrió sus puertas en diciembre del 2013.

"Yo era el cajero", Dan expresa con nostalgia. "Roberto estaba al mando de la carne y otra persona más nos ayudaba. Contábamos con sólo 8 mesas. Ahora tenemos muchas más, 22 empleados y hemos servido a casi 1 millón de comensales y se nos va 1 tonelada de carne a la semana".

Foto de Mexicanfoodporn.

Remolque que trajeron desde McAllen, Texas, en el interior de El Pinche Gringo.

Tomo 3 pedazos generosos de brisket. No cabe duda que los mexicanos han recibido al "Pinche Gringo" bien, pero al ver de reojo la bandera rayada y con estrellas le pregunto a Dan y a Roberto su opinión sobre las recientes elecciones en Estados Unidos y la propuesta ofensiva de Trump.

"Después de 7 años de vivir aquí, he tenido la fortuna de aprender de su cultura, y en el proceso, he descubierto que me ha hecho mejor persona. El resultado electoral ha sido difícil de asimilar, debido a mi historia con Roberto", pausa Dan, "nos volvimos amigos, encontramos un gran lazo laboral y nos unimos para crear un negocio".

"Mi objetivo es compartir una versión auténtica de la cultura americana. Aquí celebramos todas las festividades más grandes de EEUU: Halloween, Thanksgiving, el 5 de mayo (una forma de burlarnos de nosotros) y el Super Bowl. Estados Unidos es más que comida frita; tenemos una grande y muy antigua tradición del BBQ, que ha logrado sobrevivir por generaciones. El Pinche Gringo busca cuidar cada detalle y venerar esa tradición. Los ahumadores empiezan a las 10:30 todas las noches alimentados únicamente con encino y son supervisados de 12 a 15 horas, hasta la mañana siguiente. Se ve fácil, pero es una labor ardua. Hemos tenido la oportunidad de expandirnos, sin embrago tenemos la filosofía de tener por el momento un solo lugar donde día con día se perfecciona el producto."

Y como diría mi abuelo: Todo lo que vale la pena en esta vida, cuesta.

Foto de Mexicanfoodporn.

Madera de encino convertida en brasas en El Pinche Gringo.

Roberto no ha hablado mucho, pero parece haber guardado la cereza del pastel. "Todavía hay mucha ignorancia en el mundo; tanto aquí en México como allá. Deberías de haber visto la cara del señor de McAllen al que le compramos el remolque. No podía creer que un mexicano se lo estaba pagando; pero le dije a Dan: "Déjame darle el dinero, quiero chingarlo y verle la cara", dice entre risas. "Nosotros buscamos romper las barreras culturales a través de la gran tradición del BBQ, en donde la gente se siente a disfrutar y compartir la comida alrededor de una charola; sin importar su nacionalidad, preferencias sexuales o género".

Foto de Mexicanfoodporn.

La charola está limpia y salgo curado del recinto. La grasa de la carne, aún en los labios, el superávit de carbohidratos y un par de cheves era justo lo que necesitaba. Pero la cura real, es saber que todavía existen historias de hermandad a pesar de las noticias recientes. Historias dónde el gusto por la comida supera las diferencias entre naciones y razas.

Sí, celebraré el Super Bowl cual gringo. Y todavía me repugnará Trump.

Regresaré, Pinche Gringo, regresaré.

Muchas gracias Laylah, Abel y equipo de El Pinche Gringo.

Todas las fotos son del autor. Síguelo en Instagram: @mexicanfoodporn