A Obama le gustan las carnitas de pato

Este lunes Barack Obama tenía apetito por comida mexicana y eligió Cosme, de Enrique Olvera, para saciarlo, y de paso mandó un par de mensajes políticos.
22.9.16
Foto del Facebook de Cosme.

Este lunes Barack Obama tenía apetito por comida mexicana y eligió Cosme, de Enrique Olvera, para saciarlo, y de paso mandó un par de mensajes políticos.

La noche del sábado pasado la amenaza terrorista volvió a rondar Nueva York, cuando una bomba casera estalló en la calle 23 del barrio de Chelsea, una zona muy popular de Manhattan. Tan sólo unos días antes fueron los servicios para recordar el 11/9, así que el ataque fallido –por suerte–, caló en los neoyorquinos que fieles a su espíritu no se asustan y siguen en pie.

Publicidad

Parecería coincidencia, pero las decisiones de algunos presidentes –no en el caso de México– siempre son estratégicas, aunque no lo parezcan. Este fin de semana se celebró en Nueva York la Asamblea General de las Naciones Unidas. Entre los asistentes (obvio) estaba el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y Enrique Peña Nieto, el cual viene arrastrando con años de poca popularidad entre los mexicanos y la visita de Trump al país afectó aún más esos índices.

La Bestia, automóvil que transporta a @POTUS , afuera de @CosmeNYC pic.twitter.com/nteEiTtlDq

— León Krauze (@LeonKrauze) September 20, 2016

No sabemos dónde cenó Peña Nieto, pero en definitiva no fue en un lugar que causara polémica buena o mala, o ya lo sabríamos.

Obama por su parte, decidió comer en Cosme, el restaurante del premiado chef mexicano Enrique Olvera, en el Flat Iron District. El lugar se encuentra a pocas cuadras de donde ocurrió el ataque del sábado y además, al ser de comida mexicana, es un guiño del presidente estadounidense en apoyo a la comunidad latina de cara a las elecciones de noviembre de este año en EEUU, más debido a que uno de los aspirantes a la presidencia, Trump, no para de dar discursos en contra la inmigración (una posición "hipócrita" según The Washington Post) y con un claro tono antimexicano.

LEER MÁS: 'Guac the Vote': la nueva propuesta latina contra Trump

La pareja presidencial estadounidense no pidió que se cerrara el establecimiento, pero si se les atendió en una sala privada, junto con sus invitados. Cenaron: mole rojo, tlayudas (típicas de Oaxaca), camarones a la veracruzana, tostada de atún, almejas, burrata y carnitas de pato, quizás el platillo más célebre de la carta y el que sorprende a mexicanos –muy complicados cuando comen fuera de casa– y personas de otras nacionalidades. No por algo fue, según The Huffington Post, el preferido de POTUS, el cual también reportó que a su salida los 140 comensales se pararon y le aplaudieron al presidente a punto de terminar su administración.

Aquí la histórica comanda de @POTUS y @FLOTUS en @CosmeNYC de @enriqueolvera . Escogieron bien! pic.twitter.com/0l9pTv8ot9 — León Krauze (@LeonKrauze) September 20, 2016

Las carnitas de pato de Cosme –abierto en 2014 y considerado de los mejores restaurantes de la Gran Manzana– son suaves, llenas de sabor, con grasa, pero sin ser invasiva, y se llevan a la perfección con las cebollas, los rábanos y el cilantro que las acompañan. Un taco de esas carnitas reinventa el sabor del pato que tenemos en la memoria gustativa de nuestra lengua y hace olvidar las fronteras (y la posible y temible victoria de Trump).

LEER MÁS: "Chinga tu pelo": la cerveza que protesta contra Donald Trump