Cómo cultivar abejas en el lugar más seco del planeta

FYI.

This story is over 5 years old.

Cómo cultivar abejas en el lugar más seco del planeta

El desierto de Atacama es inhóspito para la vida, pero de alguna manera humanos y animales han encontrado la manera de sobrevivir.
22.3.16

Una vasta extensión de roca estéril y arena se extiende por todo el norte de Chile, comprendiendo la región más seca no polar de la tierra. El desierto de Atacama es inhóspito para la vida, pero de alguna manera humanos y animales han encontrado la manera de sobrevivir. Y junto con los humanos y su compañeras las abejas, están fertilizando las flores y proveyendo una fuente dulce de calorías para la población.

Publicidad

En una rara mancha verde en el desierto, las abejas pululan por todas partes alrededor de Luis Escalante mientras abre una colmena de madera y tira de una trama a través de la parte superior, para extraer miel. "Casi listo" menciona, completamente calmado a pesar del zumbido de las abejas. "Regresaré y cosecharé en unos dás". Escalante de 59 años es el propietario de la compañía Checkar de miel, localizado en la ciudad de San Pedro de Atacama. La ciudad oasis que una vez fue un bastión de las poblaciones indígenas, hoy está llena de hoteles, restaurantes y agencias de viaje. Al norte de la ciudad, un pequeño río corre por ahí y era la única razón por la que las personas podían ganarse la vida ahí, además de que las formaciones geológicas eran un gran atractivo turístico. Además, gracias a esta fuente de agua, un cinturón de vegetación crece alrededor de la ciudad en el desierto.

atacama_honey_IMG_9083

Luis Escalante, 59, lleva cultivando abejas desde hace más de dos décadas. Todas las fotos de Ada Kulesza.

Esta área verde produce tres tipos de flores, las preferidos de las abejas. Las primeras crecidas del árbol chañar, unas flores chiquitas amarillas que florecen al final del invierno chileno. La primera cosecha de miel, lista para septiembre y hecho de chañar puro es más suave, dulce y limpio que las otras cosechas siguientes. Más tarde en el año, los árboles de algarrobo y la alfalfa también dan flor, creando una miel más oscura hecha de una combinación de estas tres especies. Las colmnas de Escalante están puestas en bosques de algarrobo y chañar, para asegurarse de que las abejas no tengan que ir muy lejos a buscar néctar. Las colmenas de madera de alzan sobre la tierra para evitar que las hormigas lleguen ahí. En el desierto, estas son los únicos depredadores con las que tienen que pelear las abejas. "Los pájaros se han de comer uno o dos", menciona Escalante. Esto no significa que el desierto sea fácil para una abeja. Los apicultores, trataron de cosechar miel italiana, porque es la más fácil de producir, sin embargo no se dan en condiciones tan áridas. "Están amenazadas por el clima" menciona Escalante. "Hace mucho calor de día y mucho frío en la noche, con mucho viento y sol".

atacama_honey_IMG_9038

Escalante cultiva sus abejas en un pedazo de vegetación en el desierto de Atacama.

Ahora los apicultores del desierto de Atacama utilizan la abeja cárnica, una especie que se originó en Europa del Este y es conocida por su resistencia a las enfermedades y a su disposición dócil. Incluso a la mitad del día y sin humo para calmarlas, a penas parecen molestarse por la presencia de Escalante. Él utiliza una máscara para abejas, una túnica, guantes, pero sus piernas solo están protegidas con pantalones de algodón poco eficientes para protegerlo del agresivo piquete. Las condiciones adversas del desierto también les brindan ciertas ventajas a las abejas, ya que para los parásitos o depredadores es difícil sobrevivir en territorios como este. La Cordillera de los Andes que se extiende hacia el océano Pacífico, bloquea el acceso a ciertos invasores. Hasta ahora, Chile incluso ha evitado la afluencia de los híbridos africanizadas o abejas asesinas que han sustituido a las abejas europeas en gran parte de América del Sur.

atacama_honey_IMG_9062

Panales de abeja cargados de miel.

Para evitar esta situación, los apicultores no importan abejas reinas de fuera cuando quieren empezar una nueva cosecha. Gracias a sus cuidadosos esfuerzos, no ha habido ningún brote que ponga en peligro a las abejas en años.

En vez de importar abejas reinas, el apicultor de San Pedro deja que las abejas sigan su propio proceso cuando quieren empezar una nueva colonia. Cuando una nueva colmena necesita a una nueva abeja reina, las abejas segregan una larva y la alimentan con un compuesto nutrimental que se llama jalea real, en vez del polen, néctar y miel que todas las larvas comen. La jalea real estimula el desarrollo reproductivo que necesita la abeja reina para producir huevos por si sola, los cuales luego se convierten en más abejas trabajadoras dedicadas a vivir su vida para proveer miel deliciosa para la colmena, y de manera incidental para los humanos hambrientos también.

atacama_honey_IMG_9113

Para extraer la miel de la colmena, Escalante toma fotogramas individuales a una sala de tratamiento cercana y raspa la cera, para utilizarla para crear velas artesanales y otro tipo de cosas. Escalante vende su miel en San Pedro de Atacama y en ciudades como Calama y Santiago. Este año, sin embargo las condiciones están siendo más adversas y está poniendo a tambalear su negocio. Un brazo del río que normalmente corre cerca de las colmenas de Escalante está completamente seco. "No hay agua y lo que hay es solo sal", menciona.

atacama_honey_IMG_9074

Esto significa que los árboles ya no producen tantas flores y las abejas deben de pasar más tiempo buscando agua para almacenar. "Si yo no les llevo agua, no trabajan", menciona. "Vuelan tan lejos para encontrarla que se cansan y mueren".

Como consecuencia, el suministro de miel es muy bajo. En un año normal, pueden producir un lote de miel al mes desde septiembre a abril, produciendo en total de 20 a 30 kilogramos por temporada. Y ahora estamos esperanzados de poder lograr este número este año.

"Ellas no están produciendo bien debido al calentamiento global", menciona Escalante. "Está tan seco este año" y esto en el desierto de Atacama significa que está muy seco.