CeeLo Green no está muerto, sólo quiere venderte más mamadas

Ese video de su teléfono explotando en realidad era un clip de "un nuevo proyecto" en el que está trabajando. Sí, ajá.
19.12.16

CeeLo Green, intérprete de dos canciones que conoces y que ves en los concursos de talentos en la tele, no está en peligro mortal esta mañana a pesar de un video que circuló ayer en redes sociales donde aparentemente se le explota el teléfono en la cara. De acuerdo a un video de Instagram que puso a circular el cantante esta mañana, el material de circuito cerrado que muestra a Green cayéndose de una silla inconsciente, era en realidad parte de un nuevo proyecto en el que está trabajando. Ah, y también tal vez tenga nueva música para lanzar o algo así.

La grabación original, que pueden ver abajo, aparentemente muestra a Green trabajando en el estudio, después lo vemos levantar su teléfono y tener una breve conversación y luego le explota en la cara el celular, tirando a Green al suelo. Corta justo antes de que recobre la consciencia. Y el video comenzó a circular sin ningún tipo de contexto, así que es medio bizarro que CeeLo esté como en shock por la legítima preocupación de sus seguidores esta mañana.

"Sólo quiero decirle a todo el  mundo que estoy vivo y estoy bien, y estoy OK", dijo antes de ofrecer disculpas a cualquiera que haya llegado a la conclusión lógica de que estaba muerto o agonizando.

Si quieren saber en qué está trabajando Green con este medio frito stunt publicitario, son libres de teclear su nombre en el moto de búsquedas en Internet de su preferencia. Existe una remota posibilidad de que Green realmente no tuviera ni puta idea que un video fuera de contexto sobre su posible muerte tendría algún impacto en alguien en lo absoluto. Existe una posibilidad mucho más real de que haya convencido a la gente de que estaba en serios problemas con el fin de poder dar a conocer nueva música.

Es un mundo competitivo allá afuera, con todos esos jóvenes lanzando música de nuevos y muy creativos modos. Dejar a la gente que piense que estás muerto por unas horas para llamar la atención, particularmente cuando ya cuentas con una audiencia gigante, es un modo barato y explosivo de evitar esa competencia.