FYI.

This story is over 5 years old.

Para la Salud de los Niños, un Padre en la Cárcel es Peor que un Padre Muerto

"Entre los niños negros con padres sin diploma de escuela secundaria, el 50 por ciento experimentarán la encarcelación de sus padres a los 14 años."
18.8.14
Imagen: Sala de Visitas de una Cárcel / Dina-Roberts Wakulczyk

Tener padres divorciados apesta, y tener un padre muerto es completamente aplastante, pero aún peor que ambos casos es tener un padre en la cárcel, al menos en términos de comportamiento saludable en los niños. Esto es de acuerdo a una investigación presentada el fin de semana pasado en la junta anual número 104 de la Asociación Norteamericana de Sociología. El estudio de los investigadores de la Universidad de California, Irvine, describe la relación existente entre niños con al menos un padre en la cárcel y los diagnósticos de TDAH, problemas de comportamiento y lenguaje, problemas de aprendizaje y atraso en el desarrollo personal. El fenómeno es conocido como "proliferación de Stress."

La proliferación de stress es una noción general que trata de describir cómo el stress aplicado a una situación o a un conjunto de situaciones se extiende a otro conjunto externo. A menudo se utiliza término para describir a los cuidadores de pacientes gravemente enfermos, los cuales pueden desarrollar serios problemas con la depresión y la ansiedad a medida que incrementa la intensidad emocional de su rol, resultando entonces en una propagación del estrés relacionado al cuidador hacia otras facetas no relacionadas con el rol en la vida de la persona. Con esto claro, podemos ver cómo el concepto es aplicable de maneras bastante amplias.

El estudio de la universidad controló factores que podrían complicar el resultado (como características demográficas, socioeconómicas y familiares) al limitar la muestra a niños con antecedentes relativamente similares. La proporción se mantuvo. La asociación dijo que con una población cada vez mayor de unos 2,6 millones de niños con un padre en la cárcel esto podría apuntar a una crisis de salud pública aún no identificada. "Estos resultados tienen implicaciones importantes para los profesionales de la salud", dijo Kristin Turney, investigador principal del estudio.

"Los médicos que atienden a comunidades pobres donde el encarcelamiento es común deberían considerar la examinación de niños con padres encarcelados," dijo ella, "ya que es un factor de riesgo que, en algunos casos, es más consecuente que en otras formas de ausencia de padres, como el divorcio. Entre los niños negros con padres sin diploma de escuela secundaria, el 50 por ciento experimentarán la encarcelación de sus padres a los 14 años, comparado al 7 por ciento de los niños blancos con padres de educación similar."

La investigación debería por lo menos generar un poco de reflexión sobre una tendencia fea en los Estados Unidos en el aumento del número de encarcelamientos. Durante las últimas décadas, la población carcelaria de EE.UU. se ha incrementado más de un 500 por ciento; mientras tanto, los EE.UU. infamemente cuentan con sólo el 5 por ciento de la población mundial, y aún así cuentan con el 25 por ciento de la población carcelaria del mundo. Se puede apreciar el círculo vicioso de retroalimentación en las estadísticas.