Este es el primer contrato firmado para usar un IMSI Catcher en el Reino Unido

Una prisión de Escocia utilizó el dispositivo para encontrar a los presos que utilizaban celulares. Es el primer contrato firmado en el Reino Unido del que se tiene existencia.

|
13 Septiembre 2016, 9:57pm

En Mayo pasado, la agencia de servicios de prisión de Escocia (SPS por sus siglas en inglés) se transformó en la primera agencia del Reino Unido en admitir que había utilizado un IMSI Catcher, en este caso para bloquear las llamadas hechas por los prisioneros a través de teléfonos celulares.

Ahora, Motherboard ha obtenido un contrato firmado entre SPS y el vendedor del aparato. Esta es la primera vez que es publicado un contrato para utilizar un IMSI Catcher en el Reino Unido, dando más evidencia que estos aparatos están siendo utilizados en el país, pese a la falta de transparencia del gobierno en esta materia.

"Por años hemos tenido recibido reportes indirectos que sugieren que las fuerzas del orden están utilizando esta tecnología" dijo a través de un email el defensor de Matthew Rice, abogado defensor de Privacy International, "Y ahora esto, el primer contrato publico para utilizar un IMSI Catcher que hemos visto en el Reino Unido. La tecnología se ha convertido en parte del arsenal de vigilancia de nuestras instituciones sin se haya llevado a cabo una discusión apropiada".

Un vocero de SPS le confirmó a Motherboard que el IMSI Catcher todavía está operativo en el lugar.

Los IMSI Catchers, también llamados Stingrays (o mantarrayas en español) debido a una popular marca del dispositivo, trabajan imitando las antenas de celulares. El dispositivo obliga que los teléfonos en proximidad se conecten en masa y luego extraen sus números IMSI, un identificador único que se le da a cada SIM card. Esto puede ser utilizado para rastrear o intentar identificar un usuario.

Algunos modelos de IMSI Catcher son capaces de interceptar llamadas y mensajes. El SPS utilizó el aparato para bloquear las señales GSM, 2G y 3G, ya que es una ofensa criminal que los prisioneros posean teléfonos móviles u otros sistemas de comunicación portátiles.

La plataforma de periodismo investigativo The Ferret, reportó previamente que el SPS gastó un total de 1.6 millones de dólares en un proyecto piloto para probar los IMSI Catchers en dos prisiones distintas durante el 2013 y 2014.

El contrato parcialmente redactado que Motherboard obtuvo a través de la Ley de libertad de información del Reino Unido, se refiere a una de estas prisiones: HMP Shotts. Un vocero de SPS confirmó a Motherboard que el IMSI Catcher todavía está operativo en el lugar.

"El servicio de prisiones de Escocia reúne evidencia para ayudar a detectar cualquier crimen que se esté cometiendo. A partir de esto, vamos a tomar medidas para permitir la desconexión de los teléfonos móviles" escribieron un vocero de SPS en un email.

El contrato de 38 páginas es con Cobham TCS Limited, un vendedor de IMSI Catchers y otros dispositivos de vigilancia. Gran parte del documento trata sobre cosas legales como la garantía y el término del contrato. Otras secciones son sobre las especificaciones técnicas del aparato.

Imagen: Pantallazo del contrato.

Una parte explica cómo Cobham debía proveer de un plan de entrenamiento para el equipo de SPS sobre cómo utilizar esta tecnología. También se agrega que Cobham no sería responsable de cualquier lesión, pérdida, daño, costo o gasto causado por la negligencia o el mal uso del aparato por parte de SPS. Este tipo de cláusulas son comunes en los contratos de la industria de vigilancia.

Rice dijo que el contrato demuestra lo poco que las instituciones del Reino Unido san sobre el alcance de las tecnologías que adquieren.

"Los requerimientos piden que no haya negación de acceso a las redes móviles y los dispositivos que están fuera del perímetro" Él dijo, "los IMSI Catchers operan hasta por 5 kilómetros de distancia, dependiendo de la configuración de poder y del protocolo a denegar (2G, 3G). Esta tecnología no funciona basada en perímetros o vallas. Desconecta y cubre cualquier red móvil en su camino. Y con una distancia de 5 kilómetros, si no está bien configurado podría haber afectado el servicio de una villa cercana llamada Dykehead".

De hecho, de acuerdo con The Ferret, el SPS originalmente pensaba probar el IMSI Catcher en HMP Edinburgh, pero concluyeron que el riesgo de bloquear accidentalmente las señales de teléfono celular de las personas que pasaban por la prisión eran muy altas.

Mientras Estados Unidos ha sido testigo de un animado debate sobre el uso de IMSI Catchers, el uso de estos aparatos en el Reino Unido sigue siendo un secreto.

"Llegó el momento que el uso de IMSI Catchers en el Reino Unido se transforme en una discusión abierta" agregó Rice.