Costa Rica

Es el momento indicado para despedir a Jürgen Klinsmann

Es hora de que Klinsmann agarre sus maletas y se vaya porque aún queda tiempo para enderezar el camino.
16.11.16

Anoche, durante el vergonzoso partido del equipo de futbol de los Estados Unidos donde se comió 4 goles de Costa Rica, un comentarista de la cadena beIn Sports dijo que el equipo carecía de identidad. La frase ha sido una constante en los cinco años de Klinsmann en el cargo, y también es una forma rápida de decir que es un conjunto malo. Nada ha cambiado o, mejor dicho, nada ha mejorado, y esto es un gran problema. No llevarse un solo punto en los dos primeros partidos del hexagonal, lo cual sólo le había pasado a Trinidad & Tobago, ha ocasionado que varios pidan la cabeza de Klinsmann, y tienen razón.

It's time for Jurgen Klinsmann to go. https://t.co/hnB28IMBPo
— Grant Wahl (@GrantWahl) November 16, 2016

Publicidad

A menudo, los entrenadores son despedidos sin previo aviso o sin un plan para el futuro. Por esto mismo es que los Estados Unidos están a tiempo para hacerlo.

El conjunto estadounidense no disputará otro partido de eliminatorias hasta finales de marzo. La brecha de cuatro meses es la más grande en el calendario de los estadounidenses en lo que queda del hexagonal. Esto le da tiempo a la U.S. Soccer Federation para encontrar un candidato que pueda mejorar los aspectos básicos del equipo —algunos mencionan que el ex entrenador de EE.UU y actual director técnico del LA Galxy, Bruce Arena, podría ser el candidato más factible para reemplazar a Klinsmann—. El período de cuatro meses también le daría suficiente tiempo al nuevo entrenador de prepararse, y trabajar con algunos jugadores en los campamentos de entrenamiento de invierno en un ambiente sin presiones antes de enfrentar partidos decisivos.

Tampoco es como si el nuevo timonel tomara las riendas de un equipo sin esperanzas. Este plantel debería ser capaz de conseguir cuatro puntos en ocho partidos. No será fácil y el margen de errores se ha reducido, pero es posible.

Sin embargo, si la USSF espera que las cosas empeoren, el nuevo estratega del equipo recibirá un equipo en una situación complicada. Si los Estados Unidos sólo consiguen, digamos, un punto de sus próximos dos partidos, y después Klinsmann es despedido después de dichos encuentros en señal de pánico, el nuevo entrenador tendrá seis encuentros para obtener algo así como 15 puntos, incluyendo el de visita en el Azteca. Para esas alturas, despedir a Klinsmann serviría de nada. El propósito de su despido debería ser traer a alguien más para recomponer el camino, y no como castigo por los pobres resultados del alemán.

O despiden a Klinsmann ahora que hay tiempo para el nuevo entrenador, o los Estados Unidos tendrán que sufrir las consecuencias más adelante. Es ahora o nunca.