nba

Los Warriors son tan poderosos que hasta desafían la lógica matemática

Alguien, o algo, predijo que los Warriors llegarían a 83 victorias en la NBA, cuando sólo hay 82 juegos en temporada regular.
2.8.16

Este martes, Lee Jenkins de Sports Illustrated presentó un increíble perfil del recorrido de LeBron James hasta las Finales de la NBA de 2016, y del sorpresivo y dramático triunfo de Cleveland ante el que se creía el mejor equipo de basquetbol de todos los tiempos, los Warriors de Golden State. Ya que los Cavaliers estaban al borde de la derrota después del Juego 4, el entrenador Tyronn Lue prefirió no mostrarle a sus jugadores vídeos de sus oponentes: "Nuestros chicos estaban hartos de ver y escuchar de Golden State".

Publicidad

Si los Cavs estaban cansados de Golden State el año pasado —y qué decir del resto de la liga—, el rumor al final del artículo de Jenkins sin duda echará más leña al fuego:

"Una de las dirigencias de la NBA llevó a cabo una simulación basada en los valores de los jugadores para la siguiente temporada. Los resultados arrojaron que Cleveland terminaría con 64 victorias; la segunda mejor marca en la liga. Golden State con 83, mucho mejor que estar invicto. Descompusieron el sistema".

Así es, al menos un modelo estadístico tiene a los Warriors ganando 83 partidos. Al menos que se hayan realizado ajustes en secreto al calendario de la NBA, es literalmente imposible en una temporada de 82 juegos. Hasta donde sabemos de récords en temporada regular, la marca 83-(-1) es el equivalente a dividir por cero. Después de todo, Kevin Garnett tenía razón cuando gritó, "¡Todo es posible!"

También hay que tomar esto en cuenta: por más grandiosos que hayan sido los Warriors en la temporada regular 2015-16, sólo terminaron seis juegos arriba de los Spurs de San Antonio. Este modelo predice que Golden State tendrá 19 partidos exitosos más que el segundo mejor conjunto en el basquetbol. Esto sería…bastante llamativo.

Sin embargo, no deberíamos reírnos de estas proyecciones. Los equipos de la NBA utilizan algunas de las mentes más brillantes en sus campos para crear este tipo de modelos. Es muy probable que dicho modelos les haya funcionado en algún momento, al menos antes de que los Warriors revolucionarán el basquetbol.

Bienvenidos al nuevo mundo del basquetbol donde el equipo que llegó a 73 victorias la temporada pasada cambió a Harrison Barnes por Kevin Durant, y derrumbó las leyes universales del baloncesto. A los numerosos entrenadores y gerentes generales que se queman la cabeza por descubrir una forma de competirle a los Warriors, se le unieron los ñoños de las matemáticos que comienzan a necesitar algoritmos para predecir la amenaza de Golden State. Como decía el científico Dan Akroyd, es "un asunto muy parecido a la ira de Dios".

¿Esto significa que los Warriors de la campaña 2016-2017 irán por su marca de 73 victorias? A lo mejor sí, a lo mejor no. El talento sigue ahí, listo para pasar por encima de toda la NBA, tal vez en un nivel nunca antes visto.