Publicidad
¿tiene límite la estupidez humana?

El dedo de Piqué o cómo alcanzar la idiotez supina

Gerard Piqué hizo un gesto justo antes del partido entre España y Croacia que seguro que tenía un significado ofensivo, porque todos sabemos que Piqué es maligno y hay que odiarle.

por Jordi Mestre
22 Junio 2016, 10:20am

Imagen vía Twitter

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Vale, ya está. Felicidades a todo el mundo: hemos alcanzado el nivel superior de idiotez. Nos ha costado, ¿eh? Hemos tenido que invertir duros esfuerzos y trabajar durante muchísimos años, pero lo hemos conseguido. Ya somos oficialmente imbéciles.

¿Que no, dices? ¿Cómo que no? Tengo dos pruebas definitivas de ello: una son las estupendísimas explicaciones de Jorge Fernández Díaz cuando le cazan montándose películas —¿tan estúpidos cree usted que somos, ministro?— y la otra son las reacciones a la supuesta peineta de Gerard Piqué a la cámara durante el himno español en el partido de la Eurocopa frente a Croacia.

Más fútbol: La canción de un Youtuber que se convirtió en himno de la Euro

Si aún no has visto el incidente, aquí tienes un amable vídeo de Twitter que lo retrata. Justo cuando suena el himno y el cámara recorre las caras de los futbolistas, Piqué hace este gesto con la mano:

La mano de Piqué... En fin pic.twitter.com/U4QvcBeHgk
— Suarezinhø (@Suarezismo) 21 de juny de 2016

En cualquier otro caso, todo el mundo vería sencillamente a un tío que se está crujiendo los nudillos: pero Piqué no puede estar haciendo eso, claro. Piqué es un ser maligno, inhumano, que seguro que está mandando un mensaje a la cámara, a toda la audiencia: "Soy malo maloso y os hago una peineta mientras suena el himno. ¡MWAHAHAHA!".

Piqué, en el centro, riéndose malignamente tras hacerle una peineta a la cámara

No importa que él mismo lo negara en Twitter; daría igual, de hecho, que lo negara frente a un tribunal formado por la Liga de la Justicia, utilizando quince vídeos distintos y con un polígrafo conectado directamente al cerebro. Es Piqué, y como no nos cae bien hay que odiarle, y como hay que odiarle nos sirve cualquier excusa para hacerlo.

¿Te acuerdas de cuando Piqué marcó en el primer partido de la Euro frente a la República Checa? Algunos creyeron que ello serviría para apaciguar los ánimos de los haters y conseguir que su propia afición dejara de pitar al jugador.

¡Ja! Menuda broma. Piqué es el villano oficial del fútbol español, ¿recuerdas?

Cabe decir que a estas alturas ya no queda claro qué dijo o hizo Piqué exactamente para que le odiaran. Cabe suponer que fue su apoyo a las selecciones catalanas, o su presencia en algún 11 de septiembre, o su reciente entrevista a El Mundo, o cualquier otro crimen terrible que incluya mostrar públicamente una opinión política.

¿Qué más da que haya ganado un Mundial y una Eurocopa con la camiseta de España siendo siempre titular? Esto son nimiedades comparado con el horrible delito de hablar de política... porque ya sabes, el fútbol de selecciones es totalmente apolítico y las banderas de los países no tienen trasfondo histórico y social alguno.

Aquí podemos ver a Albert Rivera y a varios de sus compañeros de partido despolitizando completamente el fútbol de forma heroica

Decía al principio que con la interpretación del gesto de Piqué como una falta de respeto habíamos alcanzado la idiotez supina. Pensándolo mejor, quizás no; quizás aún nos quedan horizontes de idiotez por explorar. Tal vez Albert Einstein tuviera razón cuando decía aquello de que solo había dos cosas infinitas, el Universo y la estupidez humana... y que de lo primero no estaba seguro.

PD: A todo esto, la noticia deportiva real es que España perdió frente a Croacia con un gol en los últimos minutos y que deberá enfrentarse a Italia en la primera eliminatoria. Será una bonita reedición del choque que dio alas a la selección en 2008, pero... ¿a quién puede importarle el auténtico fútbol? Lo importante de verdad es odiar a alguien, ¿no?

El autor se dedica a soltar exabruptos de vez en cuando en Twitter: @kj_mestre