las guillotinas ya asoman

Revolución en Roma: la Lazio saca 12.800 abonos de temporada... y solo vende 11

Los aficionados de la SS Lazio ven como su club se está yendo a pique: tras la surrealista "espantada" de Bielsa, los fans están a punto de iniciar una revolución contra el presidente Lotito.
20.7.16
Foto: imago

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

No es de extrañar que el alemán Miroslav Klose, veterano de mil batallas, esté de mal humor en la SS Lazio italiana. El delantero germano debe saber que se avecina una terrible tormenta en el cielo azul de Roma: una tormenta de indignación que estos días pasa su peor momento.

El mejor ejemplo del conflicto que se cierne sobre el Estadio Olímpico es la venta de abonos. Este verano, la Lazio ha puesto a la venta 12 800 pases de temporada para la campaña 2016-17, de los cuales se han vendido… once.

Sí, solo once abonos: una caída del 99,1% en referencia al año pasado. Las luces del estadio se están a punto de apagar y no parece que nada vaya a mejorar.

Más fútbol: El Darmstadt 98 alemán ofrece abonos gratis a sus aficionados más desfavorecidos

¿Cómo se ha llegado a esta situación? Recapitulemos. La pasada temporada, el que fuera campeón de la Serie A en el año 2000 no acumuló más que decepciones: quedaron octavos en la liga, fuera de las competiciones europeas… y sobre todo, a 26 puntos de sus odiados vecinos, la AS Roma.

A día de hoy, el presidente Claudio Lotito ve como su cargo pende de un hilo: los aficionados lo acusan de todos los males que sufre el equipo debido a sus falsas promesas y la mala gestión que ha hecho del club. La surrealista 'espantada' de Marcelo Bielsa fue la gota que colmó el vaso: el entrenador argentino fue presentado a principios de julio, pero contra toda lógica rompió el contrato de forma unilateral pocos días después. Se filtró que la causa del comportamiento habían sido las promesas no cumplidas de la directiva.

Tras el follón, el presidente recurrió a un ilustre ex del club como Simone Inzaghi para dirigir el equipo y prometió que llegarían cinco nuevos fichajes de relumbrón. De momento, sin embargo, no ha llegado nadie… y los aficionados biancocelesti esperan que desde dentro del club se haga algún movimiento para pasar cuentas a Lotito.

Creemos firmemente que esta pancarta no necesita traducción. Foto vía Imago

Los aficionados llevan semanas quejándose. En la localidad de Auronzo, en el norte de Italia —donde la Lazio tiene desde el 2008 unas instalaciones para hacer una parte de la preparación de verano—, todas las paredes del pueblo están pintadas y llenas de carteles con frases que critican la gestión de Lotito.

Las quejas de los aficionados se traducen en la dramática caída de las ventas de los abonos de temporada y se ajusta a la asistencia de estos últimos años al estadio de la Lazio. La temporada pasada solo asistieron al campo un promedio de 21 000 aficionados a pesar de que el Estadio Olímpico tiene una capacidad para 73 000 seguidores.

A modo de comparación: el año que ganaron la Serie A, a los partidos de la Lazio asistía una media de 53 000 aficionados. Aunque con otros problemas, otros clubes italianos están luchando la misma guerra: la violencia de los ultrà, los altos precios de las entradas y el mal estado de los estadios provoca que cada vez haya menos espectadores en los partidos del campeonato italiano.

La última noticia que han recibido los biancocelesti puede desatar un auténtico estado de excepción en la parte azul de Roma. El internacional italiano Antonio Cadreva, estrella de la Lazio, ha anunciado que deja definitivamente el equipo.

El jugador tenía casi cerrado el traspaso al SSC Napoli, pero el fichaje se paró en seco hace unas semanas, lo cual dio esperanza a los laziali; Candreva, sin embargo, ya ha dicho que ahora quiere irse al Inter de Milán. Antonio solo quiere irse, da igual adónde.

Si la directiva de la Lazio no reaccionar adecuadamente, el ejemplo de Candreva podría iniciar un éxodo de buenos jugadores.

Sin fans en el estadio ni buenos jugadores en el campo, se atisba el abismo para un club histórico.

Quo vadis, Lazio?