Hugo Sánchez: ​el papel que selló el antes y después del futbol mexicano
Imagen vía: Wikimedia Commons

FYI.

This story is over 5 years old.

de 'indio' a 'hugol'

Hugo Sánchez: ​el papel que selló el antes y después del futbol mexicano

Hugo venció los demonios del malinchismo nacional y se aventuró a ir a Europa donde otras peleas iba a jugar.
16.7.15

Una firma cambió la historia de un futbolista y de un país. De llevar el color rojo y blanco en la piel, tuvo una breve transformación felina para quedarse con el 'merengue' de bandera, bien apostillado en el corazón y en la sangre.

Pocos recordarán hace 30 años el color de la tinta con la que estampó aquel contrato; es inservible imaginar la marca de la pluma que utilizó en su mano Hugo Sánchez para cuadrar su llegada al Real Madrid. Lo único que da certeza, es que aquel instante significó una nueva manera de ver el futbol para el aficionado mexicano.

Publicidad

Hugo nació en la madriguera del futbolista de antaño: la cantera de Pumas. Hoy olvidada por culpa de la desconfianza a los jóvenes y por la fe ciega puesta en extranjeros y naturalizados, Sánchez Márquez destacó por tener una mente distinta al resto y por una zurda que siempre dirigía su mira a la red enemiga.

Mucho se habla de la mentalidad del mexicano, en aquellos tiempos marcada por el 'mal del Jamaicón', y ese eterno temor a dejar lo que te vio nacer. Pero Hugo siempre fue un adelantado que puso por encima de los sueldos y la tranquilidad mexicana, la meta y el sueño por ganar y triunfar.

Así, venció los demonios del malinchismo nacional y se aventuró a ir a Europa donde otras peleas iba a jugar. El desembarco no fue sencillo para él. Los gritos racistas y la desconfianza a lo desconocido lo pudieron hacer tambalear de su meta, pero la bandera sagrada del gol es capaz de unir a cualquiera, sea como sea.

Cuatro temporadas en el Atlético de Madrid fueron suficientes para que los dos grandes de España se fijaran en Hugo Sánchez. Una tentadora oferta de Joan Gaspart pudo cambiar la historia del '9' y llevarlo al Barcelona. ¡Imposible hoy imaginar la historia de 'Hugol' vestido de blaugrana

Un movimiento de Ramón Mendoza, en aquel entonces Presidente 'merengue' puso a temblar a Madrid y al Río del Manzanares. Un contrato por vencer con el 'Atleti', más de una centena de millones de pesetas y el anhelo por ir al club más ganador del mundo fueron las tres cartas de convencimiento y presión para que el cuadro 'colchonero' dejara ir al mexicano.

Publicidad

Con la finalidad de no echarse encima a la pasional afición del Atlético, muchas veces pisoteada y burlada por los hinchas 'merengues', Hugo fue transferido a los Pumas por parte de Vicente Calderón, Presidente del Atlético de Madrid y posteriormente, fichado por el Real Madrid. Ahí, en el inter, el rechazo por parte de Sánchez Márquez al Barcelona.

Su aterrizaje era galáctico pese a que el término tuviera el conocido 'boom' hasta muchos años después. No hubo una oferta estratosférica como pasó con Cristiano Ronaldo, Gareth Bale o James Rodríguez. No existía internet, redes sociales o el marketing que hay ahora, un impacto mundial como se da en los grandes clubes y mucho menos, existían los contratos comerciales y las luchas entre marcas rivales que tenemos.

Hugo no era guapo y probablemente no iba a vender millones de camisetas. Él era un delantero de cepa que iba a revalidar su mercado en goles para ganar títulos. No era un generador de jugadas pero si un extraordinario convertidor de oportunidades. Marcaba de izquierda, de derecha, barriéndose y tropezándose. Pero también, de tiro libre, de cabeza y con su sello tradicional: la chilena o la 'huguiña'.

Confirmó y demostró al mundo que el mexicano podía y sabía triunfar. Superar las adversidades y ser figura. El 'mal del Jamaicón' se quedó sepultado con un Hugo que unió por vez primera a un país lastimado por un terremoto, por las vicisitudes políticas y económicas que embargaban al país en el final de la década de los 80. Fue rockero, literato, estrella de TV y de comerciales. Hugo lo era todo y lo tenía para todos los gustos.

Ganó cuatro 'pichichis' en el Real Madrid, marcó más de 200 goles en casi 300 partidos. Ganó cinco ligas en siete temporadas, una Copa del Rey, múltiples supercopas de España y una Copa UEFA. Su único deber incumplido fue no obtener una Liga de Europa, hoy Champions League.

Su historia es tan grande como una sombra que será muy difícil de ocupar en México. El futbol evoluciona y en Europa poco a poco han surgido personas que han igualado y superado lo que el azteca realizó, pero los momentos y el nombre lo pusieron en la parte central de la historia del Real Madrid, de la hoy conocida 'Liga de las Estrellas' y del futbol europeo.

En ocasiones, el carácter y temperamento visceral y ególatra de Hugo nos ha hecho olvidar la esencia del por qué se le idolatró. Bien tendríamos que mirar y recordar la importancia de quiénes somos, con base en el papel que hace 30 años firmó Hugo Sánchez.