FYI.

This story is over 5 years old.

el flop

El Flop: Hugo Sánchez, el 'Two Hit Wonder' de los banquillos

Los contrastes en la carrera como técnico de Hugo Sánchez lo llevaron de la gloria al olvido.
1.3.16
Foto: AP

Sabemos que la elección del 'Flop' de esta semana puede generar mucha división, sobre todo si no se sabe separar el tiempo de Hugo Sánchez como futbolista y de Hugo Sánchez como entrenador.

Como jugador, 'Hugol' es y seguramente será durante mucho tiempo el mejor y más grande futbolista de todos los tiempos. Sus logros en Europa y en el Real Madrid lo calificarán siempre como un tipo de mentalidad distinta y una calidad como futbolista dificilmente superable. Pero después de colgar los botines, el 'Macho' ha tenido una carrera de grandes altibajos.

Publicidad

Hugo Sánchez podria definirse como un 'Two Hit Wonder', un hombre que tuvo dos grandes momentos en el banquillo, y después entre humareda, fracasos y promesas acabó difuminado a una mesa de análisis en medios de comunicación. ¿Dónde quedó aquel entrenador que dijo que un día iba a entrenar al Real Madrid?

Su carrera como entrenador fue explosiva. Su nombre y figura le dio el escaparate para generar una gran ilusión en el medio futbolístico el día que los Pumas de la UNAM, club que lo lanzó al estrellado como jugador, le dio la oportunidad de dirigir al primer equipo.

Los resultados de 'Hugol' en esa primera etapa pueden ser considerados como positivos. Fiel a su explosivo carácter, el 'Penta' acabó peleado con varias personas en la institución obligando su salida de Pumas cuando los resultados no eran del todo malos. En la UNAM había mucha presión, venían de salir de la difícil huelga institucional que sumió a la Máxima Casa de Estudios en una severa crisis, y a nivel deportivo, el primer equipo sumaba cerca de 10 años sin poder alzar un campeonato.

Foto: Mexsport

Hugo mostró madera, enseñó el liderazgo que tuvo como futbolista y le dio una identidad que Pumas había perdido en medio de la frialdad de sus directivos y ex entrenadores. Con él, renació la pasión auriazul, tanto en el campo como en la tribuna. La salida del entrenador solo hacía suponer que iba a ser cuestión de tiempo para que volviera al banquillo de la UNAM y culminara su trabajo con el objetivo de darle un título a los universitarios.

Y así fue. Algunos torneos después, el regreso de Hugo a Pumas se dio, y el 'Penta' lo hizo por la puerta grande. Nadie duda que Sánchez Márquez quiere a los universitarios, pero tampoco se puede obviar que solo serían un trampolín para hablar de 'palabras mayores'; el objetivo máximo del ex delantero era el Real Madrid, y para llegar ahí, debía hacer una escala previa en la selección mexicana. Obviamente su figura lo dejaba como un personaje apetecible para el Tri, pero para ocupar ese lugar, tenía que ser campeón en la Liga.

Publicidad

Hugo Sánchez formó a unos Pumas de época. La cantera universitaria volvió a producir futbolistas como Joaquín Beltrán, Jaime Lozano, Gerardo Galindo, Israel Castro o el 'Parejita' López. Tuvo a extranjeros inolvidables y que formarán parte siempre de la historia del equipo como Darío Verón, Leandro o Ailton.

El logro de aquel club trascendió más allá de las fronteras en aquel inolvidable 2014. El bicampeonato había sido un hecho único en la historia de torneos cortos, pese a que eso se había igualado y superado en el anterior formato por clubes que alcanzaron tres o cuatro títulos seguidos. A título nacional, el trabajo de Hugo para llegar al Tri estaba hecho, solo era cuestión de tiempo, mientras que internacionalmente el triunfo de Pumas al Real Madrid en el Trofeo Santiago Bernabéu le dejaba muy bien parado ante la directiva 'merengue'. Para ese entonces, el 'Pentapichichi' ya había comentado en medios de comunicación europeos que su objetivo a mediano plazo era México, pero que en un futuro se veía dirigiendo al Real Madrid. A un hombre con su mentalidad y carácter, había que hacerle caso.

La animadversión de Hugo contra Ricardo Lavolpe, en ese entonces técnico del Tri, fue un arma que el técnico de Pumas estaba explotando. Un blanco endeble e irascible como el argentino en cuestión carácter, pero firme en lo deportivo, se volvió en el punto de mira de Hugo Sánchez, un hombre que había tenido enfrentamientos directos con el 'Bigotón' desde que ambos eran futbolistas y luego que el delantero fuera dirigido por el timonel sudamericano.

Publicidad

El aficionado mexicano, siempre con ese don de joder y burlarse del prójimo, encontró en los resbalones de la selección nacional de Lavolpe a Hugo como estandarte para recriminar al argentino. Hugo aprovechaba eso al máximo sabiendo que la gente y el mexicano común y corriente le prefería por encima del 'Bigotón'.

Hugo nunca pudo tumbar a Lavolpe del proceso rumbo a Alemania 2006. Pero era un strike cantado que al acabar esa justa, no se le renovaría el contrato al argentino y que salvo un gran milagro, el elegido iba a ser Hugo Sánchez. Esa era la oportunidad esperada, todo caminaba conforme a lo esperado: un proceso rumbo a Sudáfrica con una de las mejores generaciones de futbolistas nacionales luego de calificar 'caminando' en las eliminatorias y después, la inevitable llamada de Europa, quizá con un club mediano de España para luego sentarse firmemente en el Santiago Bernabéu.

Pocos sabían que ese sería el inicio del declive de 'Hugol'.

Una breve escala en Necaxa, nefasta en resultados, pero positiva porque mantenía vigente su figura. Posterior elección y nombramiento como técnico de México. Una elección similar a un "tanto jodiste y jodiste y jodiste, ¡toma ya la selección!".

La historia posterior a eso es conocida. Hugo Sánchez perdió el título de Copa Oro ante Estados Unidos cuando mayor dominio existía de nuestro vecino del norte, tuvo una 'aceptable' Copa América de Perú y en los juegos amistosos habían resultados positivos. Con la eliminatoria aún muy lejos, había que enfocar baterias en la selección olímpica. Calificar a Beijing con la 'generación dorada' de 2005 parecía que iba a ser sencillo.

Publicidad

Sin Giovani o Vela, pero con la integración de Guillermo Ochoa y otros futbolistas que no habían estado en el proceso de Perú, Hugo tomó al equipo olímpico encontrándose con el mayor, más grande y menos pensado fracaso que su carrera tendría. Un KO impensable, un golpe a su soberbia y una caída de la cual se logró levantar pero estando prácticamente inconsciente.

México fue incapaz de ir a Beijing sin siquiera calificar de la fase de grupos del preolímpico. El concierto de fallas contra Haití es un escenario caótico para el futbol mexicano. Aquella victoria de 5-1 es la más agria que ha tenido Hugo en su vida. Tras el pitazo final, la suerte estaba echada.

Sánchez Márquez tenía su visión y un punto válido. A él se le había encargado la selección mayor, y esa caminaba, no la olímpica que venía de fracasar y que en el papel, le debía corresponder a Jesús Ramírez. Pero para la FMF y la junta de dueños habían otras obligaciones que debía encarar y cumplir el 'Pentapichichi'… Aquel golpe enseñó a la Federación que el técnico de la mayor no tenía que volver a agarrar a un equipo olímpico.

Tras una gira europea, Hugo Sánchez bajó del avión y en una recordada junta en la Colonia Roma, la FMF decidió que el ex delantero no debía ser más el entrenador de la selección nacional.

Para un hombre que puede rayar en lo soberbio y ególatra, la decisión le partió en dos sus planes. Ante el mundo, Hugo quedaba en evidencia al no haber podido con la tarea de conducir correctamente a una selección nacional. El fracaso de su salida tocaba todos los medios deportivos de España, varios de ellos, controlados por la parte alta del madridismo.

Publicidad

Hugo tenía ante si, la oportunidad de reinventarse y reestructurarse. El golpe del Tri no le borraba el gran nombre que poseía y el trabajo a nivel de clubes le dejaba invicta la posibilidad de tomar algún club eurpeo. Herido, pero no muerto, era cuestión de tiempo para que el celular del 'Penta' sonara con una oferta para continuar su carrera. Obviamente, a México no le convenía volver pues eso se tenía que considerar como un retroceso en su carrera.

Tiempo después, fue el Almería quien lo buscó. Un equipo que vive entre la Primera División y la Liga Adelante (hoy en la segunda división española en grave riesgo de perder nuevamente la categoría), un club pequeño que en aquel entonces peleaba el descenso en la más alta estructura de la Liga.

Ahí iba 'Hugol'. Era su segundo chance, su nueva oportunidad. La medicina que podía hacerle olvidar su tropiezo con México y dejarle abierta la puerta del Real Madrid. Hacerlo bien le catapultaría a subir escalones de la piramide, pero fracasar, prácticamente era un golpe letal en sus grandes ambiciones.

Fue el segundo.

Hugo no estuvo mucho tiempo en Almería. Los resultados en el segundo torneo que estuvo lo condenaron. Sus métodos y su carácter no gustaron lo que habían encantado en México. Era el momento de digerir todo y aceptar lo inevitable.

Tiempo después, regresó a México. Pachuca fue el sitio que confió en él, pero Hugo ya no era lo que mostró en Pumas. No duró mucho y los resultados no le favorecieron. Con la puerta cerrada de la UNAM, tuvo que centrar su trabajo en analizar futbol desde otro sitio, sentado, pero no en un banquillo sino en un mediod e comunicación, a un lado de un personaje al que criticó en diversas ocasiones. Hoy, el 'Pentapichichi' está lejos, lejísimos de saborear lo que se prometió y de alcanzar las metas que se trazó.

Foto: Mexsport

Gusto no nos da, un personaje tan importante para México tendría que estar en una cancha, enseñando, dirigiendo… ganando.