beisbol

Josh Lowey: el as de la Liga Mexicana de Beisbol

Josh Lowey se va a Corea, pero antes, recordamos su temporada con los Acereros de Monclova.
13.7.16
Foto vía MiLB.com

La Liga Mexicana de Beisbol (LMB) vive sus momentos más emocionantes de cara a la postemporada. Divididos en dos zonas (Norte y Sur), ocho equipos clasifican. En el Sur, los Pericos de Puebla y los Leones de Yucatán son los líderes, seguidos por los actuales campeones, los Tigres de Quintana Roo. Mientras en el Norte, la cima es una batalla entre los Sultanes de Monterrey y los Acereros del Norte.

¿Quiénes son los Acereros del Norte? Por el simple nombre, podrían parecer un equipo invencible. Una mezcla entre los temibles Acereros de Pittsburgh de la NFL y el Norte, comandado por Jon Snow y zona geográfica pilar de "Game of Thrones". Pero no. Los Acereros juegan en Monclova, Coahuila y no tienen por el momento a un Jon Snow pero cuentan con el pícher más espectacular de la Liga: Josh Lowey.

Leer más: A los Guerreros de Oaxaca también les afectan los conflictos políticos

El lanzador norteamericano domina la LMB desde el centro del diamante al encabezar el circuito en victorias, siendo además el líder en promedio de carreras limpias o ERA y en ponches recetados.

Si estos números se mantienen, Josh Lowey conseguiría la triple corona de picheo, algo que no se ha logrado en el beisbol mexicano desde el 2004, cuando el nacido en Guaymas, Francisco Campos de los Piratas de Campeche, lo hizo con un récord de 12-2, un ERA de 1.47 y 99 ponches.

Contando a Campos en 2004, solamente otros tres lanzadores han conseguido la triple corona de picheo en México: el cubano Martín Dihigo (1938 y 1942), el norteamericano Fred Waters (1955) y el sonorense Francisco Ramírez (1956). Lowey se convertiría así en el quinto lanzador en conseguir tal hazaña en toda la historia del deporte en México.

Con alrededor de seis salidas todavía en el tintero, Lowey necesitaría 5 victorias más para superar el récord de todos los tiempos de 17 triunfos que alcanzó Mario Rodríguez en 2007, curiosamente, con los mismos Acereros de Monclova.

El tremendo 2016 que Lowey está teniendo no es fruto de la casualidad. En 2015, el lanzador norteamericano fue premiado como pitcher del año. Lowey terminó como co-líder en triunfos con 13 victorias, siendo segundo lugar en ponches con 145 chocolates recetados y teniendo la cuarta mejor efectividad de la liga con 3.03 de ERA en 142.2 innings trabajados. Hoy, sus números son aún mejores.

Originario de Fort Walton Beach, Florida; Lowey no fue considerado durante su época colegial en su estado natal, por lo que emprendió y forjó su camino como profesional en las ligas independientes.

El diestro inició su trayectoria profesional en 2008 con los Windy City Hunder Bolts, de la Frontier League. Su paso por ligas independientes se extendió a la American Association en 2012 y a la Atlantic League en 2013, de dónde los Acereros del Norte lo trajeron a México.

"Mi historia es muy loca, empecé a jugar beisbol en secundaria, en Florida. Siempre fui infielder, luego me hice lanzador, pero creo que me subestimaron y ningún equipo me firmó, por lo que empecé a jugar en liga independiente y ahora estoy aquí, muy feliz", relató el diestro oriundo de Walton Beach para una entrevista de Televisa Deportes.

El abridor disfruta de su estancia en México, le agrada el clima, aunque califica a Monclova de extremadamente caluroso. También es fanático de la comida mexicana: "Me encantan los tacos con salsa, realmente me gusta el picante y sobretodo me gusta que en este país los vegetales son muy frescos".

Josh Lowey es un fenómeno. ¿Y su gran y único enemigo? La edad. Lowey tiene 30 años de edad. Por ende, las Ligas Mayores no fueron una opción real para Lowey. La directiva de los Acereros del Norte anunció que el lanzador norteamericano migrará al beisbol oriental después de recibir una invitación del equipo Kt Wiz de la Liga de Beisbol Profesional de Corea al concluir esta campaña.

Hoy simplemente queda disfrutarlo antes de que parta. Observarlo lanzar su recta constante de entre 93 y 94 millas por hora, con un sínker notable, el cual se corta más al llegar al plato para amarrar a los bateadores derechos. Disfrutemos también de su curva y la manera en que la combina dentro de su arsenal de picheos. Seamos testigos de uno de los píchers más dominantes que han llegado a México en la historia de nuestro beisbol y junto a él, presenciemos cómo Josh Lowey se convierte en leyenda.