Seis pasos para ayudar a alguien que tenga un mal viaje psicodélico

Seis pasos para ayudar a alguien que tenga un mal viaje psicodélico

Empieza por no llamarlo “un mal viaje”.
07 Mayo 2018, 3:45am

Si has ido con cierta frecuencia a festivales de música, seguramente te habrás encontrado con gente —amigos o completos desconocidos— que haya tomado drogas psicodélicas y experimentado cierto grado de angustia, sin saber cómo reaccionar en medio de la sobrecarga sensorial de la pista de baile. A muchos nos gustaría echar un cable en estos casos, pero no siempre tenemos claro cuándo o cómo ofrecer ayuda.

Esa es la razón que llevó a Zendo Project —una organización para la reducción de daños fundada en 2012 por la Multidisciplinary Association of Psychedelic Studies (MAPS)— a ofrecer espacios seguros en festivales musicales para personas que consumen sustancias psicodélicas, así como “cuidadores” con formación específica para ayudarles en caso de que tengan una mala experiencia con las drogas.


MIRA:


“Siempre me han interesado los estados de conciencia no ordinarios y el uso de sustancias psicodélicas en el ámbito de la psicoterapia”, nos cuenta Sara Gael, directora del Proyecto Zendo, psicóloga consejera en Boulder, Colorado, y gran aficionada a la música dance desde hace más de una década.

En su época de festivalera, Gael recuerda haberse sentido preocupada por “la forma obsoleta en la que la organización de festivales se hacía cargo de las personas que sufrían malas experiencias psicodélicas”, en ocasiones incluso recurriendo a ataduras, sedación o al arresto policial.

Gael afirma que estas formas de actuar se deben “a un profundo desconocimiento del funcionamiento de las sustancias psicodélicas y de su impacto en la mente de quien las consume”.

consejos ayuda mal viaje drogas psicodélicas

Gael ha participado en el Proyecto Zendo desde su fundación. Hasta ahora, la organización ha prestado ayuda a más de 2.000 personas en festivales como Burning Man, Lightning in A Bottle, Boom y Symbiosis y ha formado a más de 2.000 voluntarios, capacitándolos para ofrecer lo que llaman “primeros auxilios psicodélicos”. Todas estas iniciativas forman parte de la misión de Zendo, financiada con donaciones, de crear una comunidad de atención compasiva.

Gael ve un gran potencial terapéutico en las drogas psicodélicas, siempre que se administren de forma segura y en el entorno apropiado. Durante su trabajo de investigación en MAPS, participó en los recién terminados ensayos clínicos de Fase 2 llevados a cabo por el centro, en los que se analiza el uso controlado de MDMA para tratar el TEPT.

Sin embargo, Gael también reconoce que, en un entorno recreativo, las sustancias psicodélicas también tienen el potencial de hacer aflorar traumas psicológicos o miedos enterrados en el subconsciente en un momento y un lugar nada óptimos para trabajar con esas emociones.

El exhaustivo manual de formación del Proyecto Zendo y su vídeo oficial de reducción de daños ofrecen una serie de guías para ayudar a convertir una experiencia difícil en una valiosa oportunidad de aprendizaje, a crear un espacio seguro y entender que un viaje “difícil” no es lo mismo que un mal viaje.

A partir de esos principios, Sara explica en sus propias palabras cuál es la mejor forma de ayudar a un amigo o a un completo desconocido a sobrellevar una experiencia psicodélica difícil en un festival de música.

1. Primero, determina si la persona necesita o quiere que la ayudes

“Una experiencia psicodélica complicada puede darse hacia fuera o hacia dentro, y no siempre es fácil saber cómo está siendo la experiencia interior de una persona en un momento dado.

Por tanto, habrá veces en que será muy obvio que una persona necesita ayuda, mientras que otras no estará tan claro. Algunas pistas podrían ser ansiedad, sentimiento de soledad o sensación de estar atrapado, desorientación, confusión y miedo a perder el control.

Si crees que alguien lo está pasando mal, puedes acercarte a esa persona, presentarte y quizá preguntarle cómo está, en lugar de dar por sentado que necesita ayuda.

Acércate con amabilidad y calma, sin mostrar miedo ni ansiedad. A veces, la mera presencia de una persona amable y dispuesta a ayudar puede resultar de mucha ayuda para hacer sentir más seguro a alguien”.

2. No fuerces la situación

“Deja que sea la experiencia de la persona la que sirva de guía. No intentes adelantarte al proceso. Analiza los aspectos angustiantes a medida que aparezcan. Sin desviarte de la experiencia, ayuda a la persona a conectar con lo que está sintiendo en ese momento.

Invita a la persona a ahondar en la experiencia y anímala a dejarse llevar, a no resistirse”.

3. Sugiérele ir a un lugar más cómodo y tranquilo

“Si responde positivamente a lo anterior e indica que necesita ayuda, ofrece a la persona la posibilidad de ir a un sitio tranquilo, lejos de las luces brillantes, la música a todo volumen y la muchedumbre, elementos que pueden provocarle más desorientación.

Pregúntale cómo se sentiría más cómoda. Ofrécele mantas y agua. Antes de tocar a nadie, pide siempre permiso primero. No difundas ninguna información personal que te pueda dar”.

consejos ayuda mal viaje drogas psicodélicas

4. No dudes en pedir ayuda si fuera necesario

“Hay tres situaciones en las que es absolutamente imprescindible contar con ayuda externa: en casos de crisis de salud mental grave, cuando haya episodios de violencia o en caso de emergencia médica.

Cuando te acerques a la persona, por tanto, busca signos de alguna de esas tres posibilidades, en lugar de suponer que el problema simplemente es de naturaleza psicológica o emocional.

Si alguien está sufriendo una crisis grave de salud mental o necesita asistencia médica inmediata por lesiones físicas, debes solicitarla. Si muestran comportamiento violento, no te pongas en peligro. Contacta con el personal de seguridad del evento o con la policía”.

5. No te olvides de cuidar de ti mismo, sobre todo si también has tomado sustancias psicodélicas

“Si tú también estás bajo los efectos de drogas psicodélicas, puede ser muy complicado ayudar a alguien en la misma situación, tanto física como emocionalmente. En casos así, lo mejor es que pidas ayuda a alguien que no tenga las capacidades alteradas”.

6. No te olvides de ayudarles a reintegrarse de nuevo en la sociedad

“Muchas veces, la persona puede necesitar apoyo adicional después de que la experiencia haya pasado. Volver a la sociedad puede suponer un contraste enorme después de haber pasado un tiempo en el espacio psicodélico, por lo que es precisamente en esos momentos cuando también hace falta contar con el apoyo y el cuidado de los demás, sobre todo si la experiencia ha sido complicada”.

Este artículo se publicó originalmente en Thump.