Nos adentramos en la increíble cuenta de Twitter de José Manuel Parada

FYI.

This story is over 5 years old.

Actualidad

Nos adentramos en la increíble cuenta de Twitter de José Manuel Parada

Hiroshima 45, Vietnam 55, Twitter de Parada 2017.

Puede ser extraño afirmar tal cosa desde, precisamente, un medio de comunicación, pero en fin, allá voy: al fin y al cabo, no todo es comunicable. Por mucho que uno intente describir un concepto o una situación con palabras concisas y certeras o, contrariamente, con el apoyo de un compendio semiótico enciclopédico ofensivamente avasallador, siempre habrá algo que se perderá: un sentimiento, una sensación o un estremecimiento en el seno de nuestra alma. ¿Cómo describir el abismo profundamente desconocido y oscuro con el que se enfrenta ese individuo que acaba de aniquilar a su propio hermano para conseguir heredar una granja en Tarragona? ¿Qué siente alguien que se ha enamorado de un roble? Momentos muy difíciles de concretar en palabras impresas o sonidos articulados. Aun así, el hombre siempre ha mantenido la esperanza, convirtiendo la comunicación en uno de sus pilares principales, en el origen y fin de su propia inteligencia. Es por esto que, joder, voy a intentarlo. Voy a intentar que comprendáis el temible y sorprendente vértigo que genera el sitio donde he estado los últimos días, quiero que sintáis ese miedo, ese amor y ese desconcierto, pese a que soy consciente de que la barrera del lenguaje filtrará, probablemente, las impresiones más intensas y verdaderas. Amigos, yo he estado en el Twitter de José Manuel Parada y quiero contaros lo que he vivido.

Publicidad

Al traspasar el portal que separa la realidad en la que vivimos del Twitter de Parada, lo primero que vemos es esa foto de perfil en la que parece un individuo adulto pero a la vez joven, una especie de ejercicio a la niños de Akira. Ese es Parada. La cabecera no contiene ninguna imagen por lo que el perfil está coronado por un color plano generado por defecto, en este caso es el cian (¿el cielo de este nuevo mundo?). Muy probablemente Parada no maneje mucho esta red social y no haya sabido configurar la foto de portada, de todas formas, es ejemplar que el señor maneje sus propias redes y no recurra a profesionales de la comunicación digital.

En este Twitter descubriremos que Parada es una bestia social, su hábitat natural es la gente. El tipo no para de ir a fiestas, a estrenos de obras de teatro, a ferias del vino, a festivales internacionales de jamón, a restaurantes, exposiciones y todo tipo de saraos, por lo que la materia prima de la que dispone Parada para sus redes sociales es una auténtica mina de oro.

José Manuel escogió el nombre "@Paradadecine" para acceder a su cuenta de Twitter, un claro ejemplo de la importancia de Cine de Barrio en la biografía de este señor, un ser incapaz de amputar esta parte de su pasado. Actualmente colabora en el programa de su colega Herrera en la COPE, con una sección llamada Canción de Barrio, donde comenta canciones, faranduleo, material de prensa rosa y cosas de la vida en general.

Publicidad

La imagen —y, en cierto modo, el texto— de este tuit describen perfectamente la locura y el desenfreno del mundo del Twitter de Parada (a partir de ahora el MTP). Mirad ese fondo, esa trama que reboza la pared se nos muestra totalmente imposible, laberíntica y desquiciante si la mezclamos con el resto de la foto. La perspectiva de la instantánea colisiona frontalmente con el estampado y genera una realidad incongruente, digna de la locura final que viven los personajes del cine negro, esos pobres diablos que se encuentran inmersos en un laberinto de engaños, manipulación y locura. A esa textura le tenemos que sumar un par de cosas más: 1) la incómoda —pese a que pretenda mostrarse cómoda y natural— pose de Parada apoyado contra la pared. Analicémoslo: más que apoyarse, está tocando la pared, no existe ningún signo que nos invite a pensar que, si no se sujeta a esa superficie, caerá al suelo. En definitiva, ese gesto es forzado, innecesario y gratuito, por lo tanto —dada su poca importancia— maravilloso. Y 2) la cara de Parada, elemento recurrente en el MTP, ese gesto facial que se encuentra entre la máxima indiferencia y el interés desmesurado, un bello oxímoron que se despliega ante nosotros como las plumas de un pavo real o los peligrosos rayos X emitidos por la corona de una estrella llameante. Todos estos elementos mencionados conjugan una imagen difícil de entender, repleta de puntos de fuga y distracciones. En cierto modo uno nunca podrá relajar su mirada en el MTP.

Publicidad

Por cierto, no nos olvidemos del texto. Escueto, informativo y repleto de jugarretas semánticas, gramaticales y gráficas que se descubre como el equivalente escrito de toda esta locura visual. Es como una especie de aviso: "estáis entrando en un terreno muy-muy-muy extraño. Sed bienvenidos".

PARADA Y LA TECNOLOGÍA

Parada es muy activo en las redes sociales, haciendo varias publicaciones casi cada día. Es por esto que, con tanta actividad, a veces comete pequeños errores.

Es preciosa esa ilusión e ímpetu que comunica Parada en su Twitter, capaz de publicar fotos al revés, hechas con el móvil mal orientado. Nunca, NUNCA, se propone girarlas. El tipo prefiere dejarlas porque lo que hacen los hombres —aunque sea algo malo— debe quedar marcado en el eterno devenir de la historia, como huellas en el desierto, como cicatrices en la espalda de un guerrero. En vez de borrar, se vuelve a hacer la foto, esta vez bien, habiendo aprendido la lección.

Parada nos demuestra en más ocasiones este savoir faire tan digno y sincero.

En esta sociedad en la que todo personaje público lo tiene todo tan controlado y planificado, es entrañable encontrar un poco de humanidad, a alguien que le suda tanto esto de las redes sociales y que se lo toma muy tranquilamente. En fin, es ese estado en el que los dioses deciden tomarse una copa de vino con los humanos y charlar con ellos para, finalmente, descubrir que todos sufren de los mismos males.

Publicidad

Sigamos con los pequeños errores. Aquí tenemos el concepto "maña".

El desconcierto es normal en el MTP, por lo que esto, a un visitante experimentado, ya no le sorprende, este sabe que las cosas extrañas recibirán, en su debido momento, su merecida explicación.

Vale, ahora lo entendemos todo. Se ha tratado de otra vil jugada de la tecnología. Casi podemos imaginarnos a Parada tecleando el tuit y mandándolo sin querer para luego reescribirlo de nuevo y publicarlo por segunda vez. La palabra "entrañable" se queda corta para describir esta sucesión de acciones. Evidentemente, ni se le pasa por la cabeza destruir el tuit erróneo y, de nuevo, esto le engrandece.

Hay más ejemplos de pequeños altercados tecnológicos. Véase:

Observad que en el segundo tuit, Parada ha vuelto a redactar todo el texto a mano, cambiando u omitiendo algunas palabras. La idea del copy la tenía clara, el concepto es el mismo, pero la forma resulta alterada ligeramente, incluso la palabra "Torrente" —puede que la palabra más importante del texto—, es la que más mal parada ("mal Parada") sale, reencarnándose en un simpático "Tirrente".

Estos entrañables errores se mezclan a veces con otras entrañables situaciones. Aquí vemos como Parada publica una oferta de arrendamiento de un apartamento en Marbella, desconocemos si es suyo o le está haciendo un favor a un colega suyo; del palo, "ya te pongo lo del apartamento en mi Twitter, que tendrá más visibilidad y te van a llamar enseguida". Ambos posts suman exactamente tres likes. La duplicación no responde a un intento de visibilizar más el anuncio —fueron publicados con solamente un minuto de diferencia— sino que es fruto de una mala gestión del Twitter. Destacan también los extraños espacios utilizados en el texto. Por su parte, la puntuación y las mayúsculas también hacen lo que les sale de los huevos, como Parada, como la libertad.

Publicidad

PARADA Y LA GASTRONOMÍA

Paseando por la avenida Parada uno se da cuenta de que al tipo le gusta comer. Es un asiduo a las ferias gastronómicas, a los restaurantes y a los bares, en fin, a todo ese sitio en el que uno pueda meterse cosas por la boca, digerirlas y, posteriormente, defecarlas. Ahí os dejo unas bellas estampas.

A Parada le gustan los centollos.

Y la paella.

Y el entrecot.

Y los bogavantes.

Y el espeto de sardinas.

Y las sobras de paella y los sombreros molones.

Y, por supuesto el vino y las camisas apretadas. Todos estos productos son manjares que nos gustan a todos, todos nos sentimos identificados con ese Parada comilón que disfruta degustando platos y vasos. Por eso nos gusta Parada, y por esto nos gusta navegar a través del Twitter de Parada.

PARADA Y LOS DOCTORES

Ante todo Parada es un tipo que se cuida, solamente hace falta ver su perfecto rostro, con esa barba que demuestra que el arte puede residir en el cutis de un hombre. Parada dispone de un amplio surtido de profesionales que le tratan con felicidad y esmero y es por eso que él les recompensa publicitando sus centros y clínicas en su concurrida cuenta de Twitter.

Es necesario puntualizar que, actualmente, la cuenta de Twitter de Parada dispone de unos 3.500 seguidores, cantidad que a muchos nos parecerá tremendamente limitada teniendo en cuenta el historial del presentador de Cine de Barrio. Sus publicaciones tampoco es que disfruten de muchos retuits ni likes pero eso le da completamente igual, él sigue subiendo contenido sin parar. Tenemos que tener en cuenta que Parada se dirige, sobre todo, a un público de edad avanzada, gente que apenas roza con la yema de sus dedos los límites más superficiales de internet. Parada, realmente, se mueve por otro tipo de medios, es por eso que su rostro apareció tantísimas veces en la portada de ese pequeño y regordete panfleto llamada TP (Teleprograma). Bueno, os dejo con estas extravagantes estampas de Parada con traumatólogos, urólogos, odontólogos y demás.

Publicidad

PARADA Y LOS REGALOS

Un día a Parada le regalaron una cámara.

Y se aseguró de que nos quedara muy claro de que se trataba de un regalo.

Muy, muy claro.

Creo necesario destacar la mutación del nombre de la cámara HP Xcam (una especie de GoPro, por lo que es una cámara para aventureros de la vida, como Parada), que, en la última publicación, Parada rebautiza como "Xp", en un maravilloso acto de simplificación conceptual de producto y de marca. Sin duda HP estarán encantados. La broma de la cámara le duró pocos días, pues luego ya no se supo más de ella. Nunca ha vuelto a aparecer en el MTP.

Se comenta que una vez Parada asistió a un evento en el que daban el último modelo de un móvil Samsung. Parada no recibió nada y eso no le gustó. Ahí una secuencia de esos momentos tan delicados. La época oscura del Twitter de Parada.

UN POCO MÁS DE PARADA

Llegando al final, os dejo con una traca final de Parada en varias situaciones que, espero, sepáis disfrutar.

Parada disfrazado de Rey Gaspar.

Parada orgulloso de ser conductor y crear puestos de trabajo con sus cuatro ruedas.

Parada, todo un cachondo.

Paseando por su Twitter vislumbré un retuit de una tal Machusa, tendrá este individuo algo que ver con el famoso "tócame el paquete Machús" de este vídeo.

Aquí Parada con unos legionarios.

El concepto "españolear".

Parada montado en un camello.

Y terminemos con esta extraña entrada. Que cada uno saque sus propias conclusiones.

Espero que no estéis mareado, ha sido un viaje complicado y abrupto. Os animo a vivir en vuestras propias carnes la experiencia Parada, ya sabéis, siempre a vuestra disposición en @Paradadecine. Yo os lo he contado, pero es mejor —mucho mejor— experimentarlo.