Actualidad

La pesadilla judicial pospresidencial de Trump comienza ahora

El blindaje presidencial de Trump desaparecerá cuando deje el cargo el 20 de enero. Te contamos lo que ocurrirá después.
10.11.20
Donald Trump en una mesa redonda en la sala Roosevelt de la Casa Blanca, Washington D. C., jueves, 23 de agosto de 2018. Foto: Yuri Gripas/Bloomber via Getty Images
Donald Trump en una mesa redonda en la sala Roosevelt de la Casa Blanca, Washington D. C., jueves, 23 de agosto de 2018. Foto: Yuri Gripas/Bloomber via Getty Images

WASHINGTON — La contundente derrota del presidente estadounidense Donald Trump plantea una nueva cuestión: ¿tendrá que enfrentarse a los tribunales?

La protección de la que Trump gozaba ante las acusaciones federales tiene ahora fecha de caducidad el 20 de enero de 2021, cuando deje el cargo. Tampoco se sabe cómo la fiscalía abordará la cantidad de pruebas escandalosas que ha dejado a su paso.

La decisión de imputar a Trump traería consigo el impresionante espectáculo de llevar a un antiguo presidente estadounidense a los tribunales y el riesgo de que el primer mandato del presidente electo Joe Biden se vea sumido en una acalorada controversia. Esta jugada enfurecería a los seguidores de Trump, quien se describe a sí mismo como una víctima de la rabia de la izquierda y la justicia selectiva, y con toda seguridad muchos verían los cargos penales de la misma forma, sin importar lo fehacientes que sean las pruebas.

Publicidad

No obstante, si los fiscales llegan a la conclusión de que las pruebas demuestran de forma clara y convincente que existe una violación de la ley, renunciar al enjuiciamiento en el nombre de la unidad nacional plantearía otro problema diferente: que los futuros presidentes estadounidenses caigan en la tentación, se salten las normas y cometan crímenes a sabiendas de que el país no sería capaz de soportar tal ruina criminal.

Aplazarlo podría sugerir que cualquiera que llegue a la presidencia es demasiado grande como para fracasar, incluso, potencialmente, Trump, si decide volver a postularse en 2024.

“El próximo fiscal general tendrá que decidir no solo si se pueden presentar los cargos, sino también si debiera hacerse”, dijo Barbara McQuade, antigua fiscal federal principal de Detroit. “¿Queremos ser un país en el que los presidentes sean llevados a juicio por los gobiernos de sus sucesores? Por otro lado, ¿queremos ser un país en el que el presidente pueda cometer crímenes con impunidad y sin ninguna responsabilidad?”.

A Trump le preocupan los cargos potenciales a los que se podría enfrentar, según Michael Cohen, que durante años trabajó de cerca con Trump como abogado y portavoz. Cohen cree que Trump se aferra desesperadamente al poder por temor a las acusaciones cuando deje el cargo.

“La derrota en estas elecciones marca el comienzo del final de su compañía y la pérdida de sus recursos financieros”, le dijo Cohen a VICE News. “Podría suponer su encarcelación, la de sus familiares o la de ciertos ejecutivos de Trump Org.”.

Publicidad

La decisión

La vicepresidenta electa Kamala Harris, que fue fiscal, ha dicho que Trump debe definitivamente enfrentarse a las acusaciones cuando deje su cargo.

La decisión debería tomarla un fiscal general independiente, dijo Harris durante las primarias del Partido Demócrata. Pero cualquier funcionario imparcial llegaría solo a una conclusión, dijo.

“Creo que no tendrían otra opción y que deberían hacerlo, sí”, dijo Harris en una declaración a la NPR.

Biden ha sido más precavido. Dijo que no dará instrucciones a su futuro fiscal general de investigar o iniciar un procedimiento criminal contra Trump, pero tampoco lo impedirá.

“No me entrometeré en la decisión del Departamento de Justicia de si cree o no que debería iniciar un proceso judicial contra cualquiera que crea que haya violado la ley, pero pienso que depende de lo que pase”, dijo Biden en agosto.

Biden indicó que es consciente de la repercusión que tendría en el país enjuiciar a Trump; sin embargo, añadió que “no es muy… bueno para la democracia hablar de enjuiciar a antiguos presidentes”.

Puede que a la administración de Biden se le escape la cuestión de las manos, aunque el fiscal de distrito de Manhattan, Cyrus Vance ya está indagando en los asuntos financieros de Trump. La decisión de Vance de seguir adelante con juicios a nivel estatal se produciría independientemente de cualquier acusación federal presentada por el Departamento de Justicia.

Publicidad

Las pruebas

Tanto los investigadores federales como los estatales tienen una gran cantidad de pruebas que estudiar.

El equipo de Vance ha indicado en los documentos presentados a la corte que está investigando a profundidad los negocios financieros de Trump, y sus fiscales se han enfrentado a él hasta llegar a la Corte Suprema para poder revisar sus declaraciones de impuestos y otros registros financieros.

“Creo que los cargos a los que con casi toda probabilidad se enfrenta Trump tienen que ver con sus finanzas, que actualmente están siendo investigadas por el fiscal de distrito de Manhattan”, dijo McQueen.  

Cohen ha dicho que Trump le ordenó hacer varios pagos ilegales para comprara el silencio de mujeres que decían haberse acostado con él, lo cual forma parte de una serie de sucesos que llevaron a Cohen a la cárcel. También afirma que la empresa familiar Trump manipuló la valoración de sus activos con fines tributarios y de seguros.

Cohen, que ha dejado constancia de su acalorada ruptura con Trump en unas memorias en las que revela todo tipo de detalles, dice que el negocio familiar de Trump es uno de los puntos débiles clave de su antiguo jefe.

“Trump necesitaba esta elección como la gente necesita oxígeno”, dijo Cohen. “Ahora vendrá una plétora de demandas. No solo fue una muerte política sino también el fin de los negocios de Trump, de sus finanzas y posiblemente de su libertad”.

Publicidad

La fiscal general del estado de Nueva York Letitia James dirige ahora independientemente una investigación civil de las prácticas de los negocios de Trump, pero cualquier cosa que descubra se podría entregar fácilmente a la fiscalía de Vance.

El informe final del ex fiscal especial Robert Mueller presenta suficientes pruebas para formular cargos federales contra Trump por obstrucción a la Justicia, según una carta abierta firmada por 1000 exfiscales.

Las acciones de Trump en el escándalo de Ucrania, que llevó al proceso de destitución que inició la Cámara de los Representantes el año pasado, pusieron en evidencia que podría haber otras posibles violaciones, informaron a VICE News antiguos fiscales y expertos jurídicos, que van desde posibles irregularidades en la financiación de la campaña a intimidaciones potenciales de testigos.

No obstante, puesto que enjuiciar a Trump podría ser una bomba, los fiscales quieren asegurarse de que las imputaciones están exentas de toda duda, dijeron algunos exfiscales.

“Creo que la fiscalía del distrito tendrá cuidado a la hora de presentar cargos que no sean incontrovertibles”, dijo Rebecca Roiphe, antigua fiscal de la fiscalía del distrito de Manhattan y ahora experta en Ética Procesal en la Escuela de Derecho de Nueva York. “Podrían presentar un caso difícil de demostrar contra otra persona diferente, pero sería muy arriesgado en esta situación. Asumo que si el fiscal del distrito presenta cargos, las pruebas serán aplastantes”.

Publicidad

El indulto

Trump podría aprovecharse de un indulto presidencial, pero eso no serviría de mucho.

Para empezar, Trump tendría que dimitir probablemente antes de que se acabase su mandato, y dejar que el vicepresidente Mike Pence le otorgue un indulto preventivo.

Es la misma estrategia que tomó el expresidente Richard Nixon. Tras el escándalo del Watergate, Nixon dimitió en 1974 y dejó que su sucesor, Gerald Ford, le otorgara un indulto preventivo.

Pero un indulto federal no protegería a Trump de los cargos estatales que podría presentar la fiscalía de Vance.

A pesar de eso, Trump podría otorgar indultos a sus familiares y aliados, que los protegerían al menos de las ofensas federales.

“Creo que, si pierde, indultará a mucha, mucha gente, entre otros a él mismo, su familia y sus amigos”, dijo Harry Sandick, antiguo fiscal federal del distrito sur de Nueva York.

No está claro si las cortes permitirían a Trump indultarse a sí mismo, pero algunos expertos legales creen que podría intentarlo.

“Nunca se ha probado”, dijo Sandick.