​An example of one of the screens after clicking an ad on Pornhub.
An example of one of the screens after clicking an ad on Pornhub.

Intenté no correrme mientras jugaba a los juegos de Pornhub

Acepté el desafío de los juegos que se anuncian en Pornhub.
05 Marzo 2020, 6:15am

Algunas de las imágenes de este artículo pueden ser NSFW.

Me paso mucho tiempo en Pornhub por trabajo, y hay un anuncio en particular que no puedo sacarme de la cabeza. Las imágenes cambian, pero el texto es siempre el mismo y te invita a aceptar un reto: “Intenta no correrte con este juego”.

A menudo aparece con una imagen rollo Dragones y Mazmorras de una tía gótica con tetas grandes o algún tipo de personaje animado. Últimamente, veo mucho una imagen de Elsa y Anna, de la película animada de Disney Frozen, haciendo cosas terribles. Se burlan de mí. “Intenta no correrte”, dicen. “Intenta”.

Lo que pretenden decir es que los juegos son tan excitantes, con esos personajes de Disney cachondos e hipersexualizados, que no los puedes jugar mucho tiempo sin correrte descontroladamente.

Por hacerle un favor a la sociedad, he decidido caer en las redes de los anuncios de juegos pornográficos e intentar no correrme mientras los pruebo.

*

Lo primero que hay que saber es que no son gratis y no se pueden comprar en una tienda en línea como Steam. Estos anuncios venden suscripciones a páginas de videojuegos para adultos. TrafficJunky controla todos los anuncios de la red de Pornhub (YouPorn, Redtube, etc) y pertenece a la compañía matriz de Pornhub, MindGeek. Es una pescadilla de dinero publicitario que se muerde la cola, sin fin. Y me dice que no me corra.

Según el sitio web de TrafficJunky, estos anuncios tienen 3000 millones de impresiones diarias. Cientos de millones de personas encuentran, todos los días, una mujer animada que les provoca y les ordena que no hagan lo que precisamente han ido a hacer.



Comienzo esta aventura en casa, en vez de en la oficina de espacio abierto de VICE, porque no sé lo que me voy a encontrar. Hago clic en el primer vídeo que aparece en la sección de “los vídeos más vistos de Estados Unidos” en la página de inicio de Pornhub: “LA MADRE DE SU MEJOR AMIGA LE COME EL COÑO A UNA ADOLESCENTE”.

El primer anuncio que me sale al lado del vídeo es de Cumshots: The Game. Dice que es un simulador de “una aventura sexual familiar” pero cuando hago clic, me lleva a una página con diferentes animaciones pornográficas en 3D de personajes de fantasía, mamadas a hombres con dos penes y lo que parece ser la coneja policía de Zootopia.

Hago clic y me pide rellenar un cuestionario, una página entera para cada pregunta, con esos personajes animados de fondo. Me pide que elija:

- Sexo. Elijo hombre.

- Pareja sexual: Leliana o Vereesa. Elijo a Vereesa, pero me pregunto por qué habrá asumido que soy un varón hetero.

- Tamaño de la polla: pequeña, mediana, grande o enorme. Elijo enorme, que es tan grande como una tabla de skate, según compruebo gracias a la ayuda visual de un personaje generado por ordenador.

- El tamaño de las tetas de mi pareja. Elijo enormes, que son como dos pelotas de baloncesto en una mujer que no debería poder caminar.

Después, el cuestionario empieza a preguntarme cosas más serias:

“Cualquier cosa puede ocurrir en estos juegos, incluidas escenas de sexo agresivo, ¿te parece bien?”

“Este juego está considerado uno de los juegos en línea más adictivos, ¿tienes lo que hay que tener para jugar?”

“En este juego hay mucha dominación y sumisión femenina. ¿Te parece bien?”

“Tienes alguna enfermedad que podría desencadenarse por jugar a videojuegos? Por ejemplo: ataques, adicción, o comportamientos agresivos”.

“¿Qué te pone en un juego?”

Y así hasta que al final llego a una pantalla en la que me piden que introduzca mi tarjeta de crédito.

“Los habitantes de Nueva York tienen que ofrecer algún medio de verificación de edad (no te cobramos). Según la ley, debemos verificar la edad de los jugadores”, dice la página. No hay ninguna ley en Nueva York o en los Estados Unidos que obligue a las páginas web de adultos a verificar la edad de sus clientes a través de sus tarjetas de crédito.

No pienso usar mi información personal, así que espero a volver a la oficina para usar una tarjeta de crédito de VICE y empezar el proceso de nuevo.

Esta vez, comienzo haciendo clic en un anuncio de Elsa y Anna, de Frozen. Anna le mira las tetas a Elsa, que se le salen del sujetador. Disney no ha querido hacer ningún comentario sobre las tetas de Elsa.

Relleno el mismo cuestionario hasta que me piden la tarjeta de crédito. En realidad, todo está pensado para que te registres en MyGamerVault.com, donde, en letra muy pequeña, me informan de que tengo dos días de prueba y, después, me cobrarán 35 € al mes. El pago aparecerá como BRANDHELPSVCS.COM, una empresa que ofrece servicios de facturación y atención al cliente.

En cualquier caso, me da igual, ¡no es mi dinero!

Introduzco los datos de la tarjeta y finalmente me deja entrar en MyGamerVault, que tiene un menú con varios juegos pornográficos que parodian títulos populares, como Call of Booty y Grand Fuck Auto. Solía jugar a Call of Duty a todas horas cuando era pequeña, así que es obvio que voy a empezar por ese.

Call of Booty

Hay una pequeña introducción que explica que mi misión es salvar a Sarah, que lleva unas braguitas de camuflaje, de un grupo de terroristas. El juego es simple, un shooter en primera persona, y parece haber sido creado con los recursos gratuitos de la tienda de Unity. Aparezco en un terreno rocoso con un rifle de asalto y pronto me encuentro con terroristas bastante lelos a los que debo disparar. El juego a duras penas se ejecuta en el navegador.

Los controles son pésimos y no consigo recargar el juego. Mi puntería no es muy buena así que muero unas tres veces en cinco minutos. Lo siento, Sarah, te he fallado. Tengo cosas mejores que hacer que jugar a Call of Booty.

Reseña final: hasta ahora, no solo no me he corrido, sino que ni siquiera he tenido la oportunidad de no correrme.

Grand Fuck Auto

Aquí, la misión es: “encuentra a las tías más buenas y fóllatelas al estilo GTA”. Lo gracioso es que es al estilo de los primeros juegos de GTA, con una vista aérea en 2D de un coche. Al igual que en el original, tengo que conducir buscando profesionales del sexo para que se suban, lo cual ocurre en escenas que parecen sacadas de una novela visual, hablar con ellas con un lenguaje aborreciblemente agresivo y luego escapar de la policía. Me choco con un coche y se acaba el juego.

Reseña final: definitivamente, no me corrí.

World of Whorecraft

Es un endless runner en el que eres un orco que no puede parar de correr a toda velocidad. Lo único que puedes hacer es saltar, atacar, deslizarte o morir. Muero seis veces. Dos porque el juego se atascó y fui de cabeza a una piedra enorme.

Reseña final: no me corrí.

Titris

Intenté jugar a Titris, pero se necesitaba Flash, y la “Guía VICE más completa para que no te hackeen” dice que “a los hackers les encanta Flash porque tiene más agujeros que un queso suizo”. Con ese título, que es una mezcla de teta y tetris en inglés, me basta.

Reseña final: No me corrí ni lo intenté y casi pongo en peligro la integridad de mi ordenador.

CyberFuck

CyberFuck, que parece una copia del juego de rol Cyberpunk 2020, empieza mejor: las instrucciones son dar placer a una mujer. Quizás me corro.

A pesar de todas las instrucciones sexuales, es un puzle. Se me dan fatal los puzles. Cuando intento hacer uno suelo morir en el intento. Suficiente.

Reseña final: No me corrí.

Gotham Sluts

En Gotham Sluts, una novel visual, por fin veo algo de acción. Catwoman, Hiedra Venenosa y Harley Quinn se follan a Batman en una serie de imágenes animadas. Es difícil de describir, pero lo único que se mueve son las tetas que botan y una polla, y solo cuando mueves el cursor arriba y abajo. Es como un folioscopio.

Al igual que otras novelas visuales, este juego no es muy interactivo y lo único que te permite es hacer clic para pasar a siguiente escena. La parte del juego en que de verdad puedes interactuar es en la que tienes que mover el ratón todo lo rápido que puedas para que Batman la meta y la saque a toda leche. Es como una versión más explícita del juego de Nintendo DS WarioWare: Touched. (Yo diría que es una versión más cachonda de ese juego, que ya de por sí era algo cachonda).

Reseña final: Este juego incluye escenas sexuales, pero no me dieron ganas de correrme.

Going All The Way

Quizás tengo que dejar de probar las parodias y jugar a un juego que se deje de tonterías. Going All The Way, que en inglés significa algo así como “ir hasta el final”, parece prometedor.

Por desgracia, es un juego sin reglas ni historia, como Super Seducer.

El juego consiste en conversar con diferentes chicas y tratar de convencerlas para follar. Para ello, hay un recuadro en el que puedes decidir qué decir. Intento contestar a las preguntas correctamente para ver si por lo menos mi personaje se puede correr.

Este es el primer juego que he jugado en el que puedes follar o ver un pezón de verdad en los dos primeros minutos. En realidad, después de un par de diálogos, he conseguido convencer a una mujer para follar. Tras meter fichas adecuadamente, llega el momento de “hacerle un dedo a su coño jugoso”, que es la opción que me da el juego. Se muestra una escena a pantalla completa en la que se ve una mano en una vagina sin pelo. Como estoy en la oficina y me da cosa siquiera pasar por encima de la imagen, cierro el juego.

Reseña final: Me duele decirlo, pero Going All The Way es probablemente el que más puntos se lleva de todos los juegos a los que he jugado, pero solo porque me prometieron tetas y me dieron tetas. Sin embargo, no me costó no correrme.

*

En busca de la corrida prometida, me encontré con algo interesante. Hasta ahora, había estado viendo los juegos más recientes de MyGamerVault. No obstante, al cambiar el filtro para que me mostrara los títulos más valorados, descubrí la oscura realidad de este sitio web: los que tenían más puntos eran juegos inocentes, en su mayoría para niños: Master Checkers, Super Cowboy Run, Cake Connect, Monkey Banana Jump. Coloreé un león en un juego para colorear animales, Coloring Book Animals. Fue un momento tan puro que me hizo llorar.

No sé cómo una página que mezcla juegos pornográficos con juegos inocentes ha acabado siendo anunciada en Pornhub, pero buscando en Google descubrí que algunos de esos juegos no se habían creado exclusivamente para MyGamerVault. Cake Connect, por ejemplo, también está alojado en un sitio web educativo. Al igual que Monkey Banana Jump, que está alojado en una página de juegos para niños. Pero ahí están, debajo de un montón de anuncios de “cámaras en vivo” y junto a juegos como XXX-Men: Orgía Mutante.

Me puse en contacto con el servicio de atención al cliente de la página para averiguar por qué había juegos infantiles junto a anuncios y juegos pornográficos, pero no me han contestado.

Mi búsqueda había acabado, así que decidí cancelar la suscripción.

A pesar de los anuncios desafiantes de Pornhub, ningún juego estuvo a la altura de lo que prometía.

Tras jugar a siete títulos diferentes y ahorrarme por los pelos un pago de 40 dólares, ¿había siquiera intentado no correrme? No, ni un poquito.

No correrme fue fácil. De hecho, después de esta experiencia, puede que nunca vuelva a hacerlo.