Política

Por qué cada vez más españoles son euroescépticos

"Mucha gente que no se posicionaba respecto al tema ha reaccionado ante la superioridad y la prepotencia de nuestros socios ricos".
21 Abril 2020, 4:02am
2020-04-20

"María, ¿cómo vais por allí, qué te dicen los holandeses? Que no te la líen que les mandamos a los nietos del Duque de Alba y que se jodan". Se lo escribía mi padre a una de mis primas, que vive en Amsterdam, en el grupo de WhatsApp de la familia hace unas semanas. Un fantasma empezaba a recorrer España: el del rechazo a Alemania y Holanda por negarse, de primeras, a apoyar los coronabonos. Y esa idea, la de mandarles a los nietos del Duque de Alba era, sin pretenderlo, una metáfora de lo jodidos que estamos: sería igual de eficaz mandarles a la Cayetana y a sus primos que cualquier otra cosa. Estamos atados de pies y manos.

En las europeas del año pasado, el panfleto de propaganda electoral que envió el PSOE a los domicilios, firmado por Pedro Sánchez, arrancaba así: "Europa es un proyecto que no puede detenerse ni volver atrás". Antes de tirarlo al reciclaje le mandé una foto del texto a un amigo y me respondió: "Jajajajaja, ¿acaso es Europa la muerte?". Meses después el mismo Pedro Sánchez tuvo que plantarse ante una Unión Europea que se negaba, de entrada, a desarrollar medidas efectivas y suficientes para paliar la crisis sanitaria, económica y social del coronavirus.

Según expuso el politólogo Albert Aixalá en Crisis económica y euroescepticismo (2007-2014), la gestión de la crisis económica y financiera de hace ya más de una década tuvo como consecuencia una disminución del apoyo, tanto "efectivo como utilitario", a la Unión en nuestro país. Eran días en los que se hablaba mucho de la Troika y de sus políticas austericidas, pero aquel discurso pareció ir perdiendo fuelle poco a poco, pareció diluirse como lágrimas en la lluvia a medida que sus defensores empezaban a ocupar escaños. Sin embargo la crisis del coronavirus, que llega muy poco después de que se produjera el Brexit, está reabriendo un debate que parecía extinto. El de, parafraseando y modificando libremente esa célebre letra de Kaydy Cain: "¿UE para quién, por cuánto y cómo?"

David, 18 años

VICE: ¿Es la aceptación acrítica de la UE cosa de boomers?
David: Para muchas generaciones, sobre todo las que vivieron, aunque fuera durante pocos años, el franquismo y la Transición, estar en la UE era lo correcto, el sentido común existente. Ahora ese sentido común está deslizándose hacia otro lado, como indican por ejemplo las encuestas en Italia. Y no es que los jóvenes seamos más euroescépticos, es que no nacemos ni convivimos con ese sentido común de que la UE es una fuerza y una alianza eminentemente buena, y por lo tanto tenemos la posibilidad de preguntarnos qué modelo nos conviene más, de plantearnos qué alianzas necesitamos para poder desarrollarnos y desarrollar una democracia plena. No sé si es un debate que llegará a los grandes medios, pero desde luego entre la gente se da, está, sobre todo durante estas semanas.

¿Cuál es tu postura sobre la Unión Europea?
La veo como un tejido de alianzas entre países que es necesario de alguna manera en el mundo globalizado en el que vivimos, principalmente para el comercio, pero también creo que está establecida y organizada de forma que existe una clara dominación de los países del norte sobre los del sur. Con sus dogmas económicos liberales y austericidas es imposible desarrollar una democracia plena, yo siempre digo que no necesitan imponernos un Golpe por la vía del ejército porque ya tenemos una dictadura económica neoliberal. Eso es más o menos lo que siento respecto a la UE.

¿Te gustaría que hubiera un Spexit?
En cierto modo sí, pero no me gustaría que el viraje fuera hacia una especie de país autárquico sino hacia una serie de alianzas con los países del sur de Europa: Italia, Grecia, Portugal, incluso Francia en puntos determinados. A día de hoy, para afrontar determinados problemas globales necesitamos mecanismos estatales globales, tanto para controlar los mercados como a otras fuerzas que operan donde un solo Estado no es capaz de llegar.

Bárbara, 25 años

VICE: ¿Qué hay, Bárbara? ¿Alguna vez confiaste en la Unión?
Por supuesto. Desde el sistema educativo nos preparan para confiar en y defender a la Unión Europea. Sin embargo, todo análisis crítico de la realidad social creo que conduce a una objetividad para evaluar tanto los factores positivos, como los negativos. Es difícil imaginar un proyecto alternativo a la UE y sería absurdo un Spexit -que además suena a marca de refresco o a medicamento antitusivo- sin proyecto alternativo sería absurdo. Pero me gustaría que, por ejemplo, pudiera incluir a los países del sur de Europa, a los de Latinoamérica... O pensar que la alternativa a la UE es la propia UE pero realmente unida. Es decir, primando la justicia social sobre los intereses económicos particulares. Me parece curioso que se abogue por la "solidaridad" entre los países del norte y el sur de Europa, cuando se supone que todos somos europeos.

¿Por qué crees que en España no hay ningú**n partido medianamente fuerte abiertamente euroescéptico? Si lo hubiera, ¿les votarías?** ¿VOX no es euroescéptico? Me da que si no lo es, lo será. Creo que dependerá de la deriva que tomen sus homólogos en el resto de Europa y también del nivel de euroescepticismo que capten entre su posible electorado.Y por supuesto, no. No les votaría.

¿Por qué vimos con tan malos ojos el Brexit aun cuando percibimos que la UE no es, digámoslo así, del todo útil ni beneficiosa para los Estados que la componen?
¿Por los posibles efectos sobre la economía española, sobre los españoles emigrados…? No lo sé.

Emilio, 32 años

VICE: ¿Qué hay, Emilio? El precedente de la UE es la CEE. ¿Qué crees que supuso para España incorporarse a ella en el 85?
Emilio: Renunciar a una industria que, aunque anticuada, daba de comer a mucha gente para convertir a España en el resort de Europa, con la precarización y la temporalidad que ello conlleva. El espíritu integrador y solidario que son las bases de los principios fundacionales del proyecto europeo han sido absorbidos por el liberalismo más feroz. Al final, la UE es una entidad que funciona como una multinacional. Me imagino cómo sería gobernada por ideas comprometidas con el progreso y el desarrollo social y hasta me emociono, pero son muchas las tropelías que han cometido en los últimos años y que siguen cometiendo como para creer en su proyecto.

¿Crees que la crisis del coronavirus y su gestión por parte de la Unión Europea van a hacer de España un país más euroescéptico?
A España le ha ido relativamente bien al amparo de la Unión, independientemente de que las ayudas y subvenciones hayan sido bien o mal repartidas. La modernización del país durante los últimos 30 años es un hecho. Sin embargo, ya vimos qué ocurrió en 2008, los rescates económicos y las durísimas imposiciones de contrapartida, vimos también la pésima gestión que ha venido haciendo con el drama de los refugiados en el Mediterráneo... y estamos viendo ahora la actitud de Holanda, Alemania o Finlandia. Ha sido muy vistosa y muy publicitada, y mucha gente que normalmente no se posiciona respecto al tema ha reaccionado ante la superioridad y la prepotencia de nuestros socios ricos. Probablemente la gestión de esta crisis por parte de la UE sea una fábrica de euroescépticos, sí.

¿Por qué muchos de los que rajamos contra el Brexit... también rajamos contra la Unión Europea?
Vimos el Brexit con malos ojos por el tufillo de superioridad. La manera en que lo plantearon era demagogia pura, patrioterismo del más peligroso. La Historia nos lo ha mostrado muchas veces. Creo que los motivos de un hipotético Spexi' serían muy distintos a los del Brexit. Los nuestros serían por una segregación o discriminación, por ser los socios pobres e irresponsables del sur y los de Inglaterra por creerse muy superiores a sus socios, por no querer compartir mantel con los "parias" de Europa.

¿Crees que ese sentimiento euroescéptico que parece que se está gestando en la opinión pública será apropiado por algún partido político?
Por las redes se ven más opiniones con respecto a la UE que antes. Me hizo mucha gracia el tweet que decía que los holandeses iban a tener que comer tulipanes, muy gráfico.

Eva, 32 años

VICE: ¿Qué hay, Eva? ¿Alguna vez has defendido la Unión Europea?
Eva: Sí, claro. Me dedico al derecho y los órganos judiciales de la Unión Europea han obligado a España a revisar gran parte de sentencias y legislación, y han contribuido a que nuestro estado de Derecho mejore. En cuanto a la libre circulación de personas, es una suerte poder viajar por Europa como si estuvieses dentro de tu propio país.

¿Y qué ha pasado en estas últimas semanas?
En los últimos días me ha disgustado mucho la reacción de varios países ante esta situación de crisis. Alemania y Países Bajos no han demostrado tener espíritu de unidad con el resto de estados miembros, ni tampoco solidaridad. Parece que solo piensan en sus territorios en lugar de velar por el interés común. Esta pandemia es global, y las soluciones que se tomen deberían ser globales también. Tampoco estoy de acuerdo con cómo han gestionado el confinamiento otros países, y de nada servirá que en España haya sido así de estricto si después viene alguien de Reino Unido a contagiarnos de nuevo.

¿Crees, aún así y todavía, en el proyecto europeo?
Apoyo la Unión concebida como la unidad de varios estados para la libre circulación de personas y mercancías por sus territorios manteniendo siempre la independencia de cada estado miembro en cuanto a los poderes públicos, y por supuesto idioma tradiciones y cultura. Pero esta situación ha puesto de manifiesto una vez más, que la UE tiene un interés económico, que hay países más ricos y países más pobres, y que es en función del dinero como se toman las decisiones. En la crisis de 2008 los países del sur de Europa fuimos los más afectados, no solamente no se nos ayudó sino que además se nos obligó a tomar medidas que provocaron el empobrecimiento de nuestra población, la disminución drástica del gasto público, y en definitiva, desapareció para una parte importante de la población el estado de bienestar.

¿Te gusta la posibilidad de una Unión Mediterránea?
Los paises del sur nos entendemos mucho mejor, así que quizá dentro de la Unión Europea deberíamos tener nuestra propia Unión. O al margen de la UE, no lo sé. No lo tengo claro, pero lo que sí tengo claro es que estoy muy decepcionada con el trato de la Unión a España.

Sigue a Ana Iris Simón en @anairissimon.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.