La banda sonora de 'Donkey Kong Country' es la mejor cura contra la ansiedad

Si no puedes conseguir un Super Nintendo, lo mejor que puedes hacer es escuchar los suaves ritmos de "Aquatic Ambience" una y otra vez.
Hilary Pollack
Los Angeles, United States
ÁG
traducido por Álvaro García
22.7.20
donkey kong country coral cove
Imagen cortesía de Nintendo

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

A mediados de los años 70, el columnista veterano del San Francisco Chronicle Herb Caen acuñó la palabra 'nostalcohólico': alguien que está tan obsesionado con —o es adicto a— una visión gloriosa del pasado y es incapaz de reconocer que fue un periodo lleno de imperfecciones y problemas como el presente, o el futuro, para el caso. (El mismo Caen fue criticado por sus reflexiones demasiado sentimentales y con frecuencia problemáticas sobre cómo la ciudad era mucho mejor en los viejos tiempos). "Un asunto complicado, la nostalgia", escribió en una pieza de agosto de 1976. "Dentro de una década, ¿qué miraremos hacia atrás con asombro y fascinación, preguntándonos a dónde se fue todo?".

En 1994, cuando tenía siete años y jugaba de manera obsesiva Donkey Kong Country en un Super Nintendo, no pensé que un cuarto de siglo después escribiría melancólicamente sobre su música instrumental de acompañamiento. Pero aquí estamos.

Donkey Kong Country tuvo una recepción positiva desde su lanzamiento, tanto por sus "gráficos tridimensionales llamativos" (según The New York Times) como por su atractiva jugabilidad, con la cual podías propulsarte desde barriles y montar avestruces en una serie de niveles con secretos casi infinitos. Cuando éramos niños, mi hermano y yo lo alquilamos del Blockbuster y jugamos durante horas; al igual que todos los demás. Fue el tercer juego más vendido de SNES, con más de 9,3 millones de copias vendidas en todo el mundo, según VGChartz. Uno de los aspectos más memorables del juego fue su banda sonora ecléctica y magistral, cuya popularidad y aclamación general catapultaron al compositor David Wise al estatus de una leyenda de culto.

Cuando lanzaron Donkey Kong Country yo estaba escuchando principalmente el Dookie o algo parecido y no tenía idea de lo que constituía buena o mala música de videojuegos. Pero desde que mi novio me prestó recientemente una de esas consolas SNES modernizadas y precargadas que Nintendo lanzó en 2017, he vuelto a las aventuras de Donkey y Diddy Kong (sí, soy adulta, es cuarentena, déjenme en paz). Dicho esto, no puedo dejar de obsesionarme con la banda sonora del juego.

Desde el maravilloso y tribal "DK Island Swing" hasta el sexy y new age "Aquatic Ambience" que suena en el mundo submarino, cada track permanece firmemente ligado a ciertos niveles (y las frustraciones que uno enfrentaba en ellos) en mi mente y en la de muchos otros jugadores, pero también se destaca como una pieza impresionante de la historia de 16 bits. "Fear Factory", que suena en los niveles de Kremkroc Industries, posee un sonido adelantado a su tiempo, pero también teje varios hilos de la música emergente de principios de los años 90: industrial, eurodance y trance. En varias partes de la banda sonora, Wise mezcla efectos de sonido similares a grillos, aves, gotas, viento y reverberaciones atmosféricas.

"La gente pensaba que era un trabajo extraño hacer los sonidos que acompañaban a los videojuegos", dijo Wise en una entrevista de 2014. "En aquellos días no se pensaba realmente como música. Ciertamente no generaba los cumplidos que genera hoy en día". Wise indudablemente recibe cumplidos en la actualidad; The Independent lo describió en una ocasión como "una cruza inglesa entre Mozart y Steve Wozniak".

Decir que existe una nostalgia colectiva por los videojuegos que jugamos en nuestra infancia sería una obviedad y una gran subvaloración; aquí es donde mi "nostalcoholismo" realmente comienza a sentirse opresivamente intenso y en gran medida inútil. Pero todos merecemos un poco de escapismo ahora y siempre, y tras caer en un agujero de YouTube, encontré una base de fans amplia y altamente dedicada que no solo ama esta banda sonora, sino que tiene la intención de mantenerla viva de nuevas maneras. No puedo disculpar las extrañas versiones orquestales de varias canciones de DKC; en cambio, me siento extrañamente conmovida por una combinación ingeniosa de "Aquatic Ambience" con un acompañamiento de ruido blanco de una tormenta. (Hay aproximadamente 500 remixes de "Aquatic Ambience" en Soundcloud).

Con los años, varias partes de la banda sonora en YouTube han acumulado comentarios cargados de emociones, lo cual ejemplifica el lado más nostálgico de esta comunidad en línea. Muchos recuerdan haber jugado el juego con sus padres y afirman haber derramado lágrimas con solo escuchar la música; la sensación de saudade provocada por las notas del bajo o del teclado; e incluso un tipo que asegura que la banda sonora representa "el apogeo de la humanidad".

1595015715293-Screen-Shot-2020-07-17-at-125413-PM

Cuando era niño, solía jugar este juego con mi papá. Los mejores recuerdos. Falleció de cáncer hace un par de años y escucho esto de vez en cuando. Ahora son lágrimas de felicidad, en lugar de tristeza. Sus niveles favoritos eran los acuáticos donde tienes que nadar.

Aquatic Ambience, siempre me hizo sentir como si "perdiera algo" o me entristecía de una manera extraña. No puedo entender por qué de niño y ahora que soy adulto me hace sentir igual, maldita sea, esta es la banda sonora que me hace querer a nintendo de nuevo.

Es música con la que puedes dormir, ir de fiesta, bailar, trotar, e incluso tocar en un funeral. Realmente una pieza de arte sensorial que deja a beethoven y a bach mordiendo el polvo. Es la clase de música que las próximas generaciones mantendrán en alto y dirán 'es el apogeo de la humanidad'.

Recuerdo encender mi antiguo Nintendo y escuchar ese tema musical inaugural que me llenaba de emoción para jugar.

Aún no llego a ese nivel, pero estoy aquí para decirles que esta banda sonora ha generado un impacto inequívoco, y recomiendo volver a visitarlo con o sin Super Nintendo. El juego no es tan malo, pero "Snow Barrel Blast" es aún más difícil cuando tienes 30 años.


La banda sonora de Donkey Kong Country está en YouTube.