FYI.

This story is over 5 years old.

Noticias

Cavernícolas De Granada

En el barrio del Sacromonte de Granada, frente a la Alhambra, viven cavernícolas, en el sentido literal y no peyorativo de la palabra. Los historiadores no acaban de ponerse de acuerdo, pero se cree que estas cuevas se construyeron (o, más bien...
1.12.10

En el barrio del Sacromonte de Granada, frente a la Alhambra, viven cavernícolas, en el sentido literal y no peyorativo de la palabra. Los historiadores no acaban de ponerse de acuerdo, pero se cree que estas cuevas se construyeron (o, más bien, excavaron) a partir del siglo XVI, cuando la población musulmana y judía fue sacada a patadas de sus hogares durante la reconquista de la ciudad a cargo de los Reyes Católicos. A esta especie de gueto se unieron también los gitanos de costumbres nómadas. Y aquí sigue—resistiendo lluvias, derrumbes y frecuentes amenazas de desalojo—el principal arrabal de cuevas habitadas de las 11.795 contabilizadas ahora mismo en la provincia de Granada. La tipología de cuevas va desde el simple agujero insalubre hasta bien equipadas casas de gnomos de cuento o cómodas cuevas-taller de trabajo, pasando por coquetos tem-plos/muesos del flamenco. Eso sí, poco queda ya de esa época de glamour que supusieron los años 60, cuando el régimen nacionalcatólico de Franco se puso las pilas con lo del turismo bajo el lema "Spain is different" y por aquí pasaron Ingrid Bergman, Claudia Cardinale, Anthony Quinn, Telly Savalas, Yul Brynner o el duque de Windsor para empaparse de esencia flamenca. Bueno, Telly Savalas seguramente también venía a la caza del conejo.

El objetivo de muchas de las personas que estos días optan por ocupar una de estas cuevas sigue siendo el hecho de vivir fuera del control administrativo (y no pagar alquiler, acabáramos), pero lo que sí se ha diversificado mucho en estos últimos 400 años es el perfil de estos hombres y mujeres de las cavernas. Descartados, para este reportaje, los perroflautas que pululan por todo Granada viviendo de la cuenta corriente de los papás—¿a alguien le interesa lo que puedan contar?—en este lugar exento de policía conocí a todo tipo de gente: anacoretas cincuentones de vuelta de todo, inmigrantes africanos llegados en cayuco, neohippies con visión empresarial, orgullosos descendientes de los gitanos que retratara García Lorca en su Romancero Gitano, músicos de flamenco que por alguna razón aún no se han mudado a Japón (donde pagan mejor y no tendrían que tocar ante ebrias hordas de turistas), algún bala perdida alemán que agarró una señora insolación y ya no se movió de aquí, un par de gallegos, cómo no, e incluso un fugitivo de la ley del que yo no os he dicho nada.

"CHITURRÍN"
La cueva me la dio mi abuelo y cuando entré había dentro un caballo muerto. ¡Lo saqué yo! Ahora llevo más de 20 años viviendo aquí. La he arreglado toda yo, aquí siempre hay trabajo que hacer, siempre estás arreglando algo. Yo trabajo de fontanero y he trabajo de paleta y de todo. Tenemos tres habitaciones, chimenea, cocina, lavabo, bañera, jardín, huerto, ¡de todo! La luz está pinchada de abajo y el agua la cojo de un vecino con una manguera de más de 200 metros. Puse un motor para bombearla. También vendemos algo de cerveza para los vecinos.

DESCONOCIDO
No me gustan las fotos. No soy un mono, ni tengo ningún mono. ¿Queréis una cerveza?

DAVID HEREDIA, "EL MARQUÉS"
Nosotros tenemos un grupo que se llama Babolé, tenemos conciertos fijos cada semana por los bares de Granada y de vez en cuando nos sale algún bolillo por India, Alemania o Estambul. ¡Aquí en la cueva podemos permitirnos el lujo de vivir de la música, no pagamos alquiler! Por aquí han venido artistas conocidos, nos hacemos fiestas hasta la madrugada, ya conocen mi cueva, "la cueva del marqués". Recuerdo una fiesta que hicimos con unos gitanos que vinieron de Francia, no recuerdo cómo se llamaban pero eran famosos, hicimos una lumbre y unas migas y nos quedamos un grupo de 20 ó 30 personas tocando alrededor del fuego hasta las 8 de la madrugada. Al día siguiente, el vecino, que ni se había enterado, ¡se enfadó porque no le habíamos avisado! La cueva se la compré a mi abuelo y la arreglé toda yo. Antes era un gallinero. Hace 12 años que vivo en la cueva, ya no podría volver a un piso normal en la ciudad, aquí tengo tranquilidad, un clima perfecto, naturaleza… no aguanto los vecinos ruidosos ni el estrés, estoy libre de la sociedad… ¡Si aquí no sube ni la policía! Tenemos agua desde hace dos años. Tiramos una manguera a la casa de un vecino. Pero antes teníamos que ir a buscarla hasta arriba de la montaña. Hicimos una canción sobre esto… "A la fuente la amapola a por agua to los días, en el barrio cascabeles entre pencas y buleríaaaoun…"

GABRIEL
Nací en Galicia pero me crié en Madrid. Estuve los últimos 25 años viviendo en la sierra de Granada trabajando como profesor de arquitectura popular, después vi que necesitaba un cambio y lo dejé todo, estaba harto de la rutina, harto. Me fui a vivir tres años a una ciudad de Marruecos llamada Asilah y allí empecé a pintar al óleo. Ahora vivo y pinto en esta cueva. En la cueva estoy con mi mujer y gastamos muy poco, Granada es barata y aquí no pago alquiler.

RAQUEL
En el año 78 me fui a vivir con los hippies a la montaña, allí tuve y crié a mi hija. Ella ahora vive en Barcelona y estudia danza contemporánea. Un vecino me avisó de que había una cueva abandonada en Granada y ni lo pensé. La restauré toda yo con la ayuda de mi hermano y ahora llevo 20 años viviendo aquí. De hecho tenemos tres, la cueva donde vivo, un estudio para trabajar y otra muy bonita que la alquilo a extranjeros, que es de lo que vivo. También organizo fiestas flamencas. Mira qué cueva tengo, aquí te comes un tripi y parece que las paredes se mueven.

ARNAU
Mi madre es granadina y mi padre italiano. Yo ahora vivo en la India. Estoy en esta cueva de paso, sólo he venido para tres días. ¿Que cómo me gano la vida? Bueno… mmm… pues eso, viajo. Ya llevo seis meses en la India…

RAMÓN PIÑEIRO
Soy gallego, llevo aquí más de 25 años en una cueva que me encontré. Hasta estoy empadronado en mi cueva. Nosotros fuimos los primeros del barranco en ponernos una bañera. Al lado teníamos la chimenea y se estaba calentito, los turistas que subían nos tiraban fotos, algún que otro nos preguntó que si se podía bañar en la cueva, que nos lo pagaba. Pero ahora el ayuntamiento quiere echarnos y nos ha cortado el agua. ¿Acaso no somos personas? Luego nos dirán guarros y que no nos duchamos. ¡Esto es la Resistencia!

ANTONIO HEREDIA, "KIKI"
Yo nací en esta cueva, era de mi familia de toda la vida. Quizá tenga más de 400 años. Cuando la cogí monté un bar. Aquí viene la gente del barrio a tomarse un café y algunos turistas a ver la cueva porque tengo la mejor terraza de todas. También han venido muchos famosos. Antes venían artistas flamencos muy conocidos y tocaban en la cueva, se hacían fiestas hasta altas horas de la madrugada. Por aquí ha pasado gente importante de Hollywood, ¡y hasta los reyes de España!

DAOUDA (izquierda)
Soy de Senegal, soy rastafari y llevo cuatro años en España sin papeles. La primera vez que intenté llegar a España viajé de Senegal a Mauritania, allí pagué mil euros para llegar a las Canarias en una patera. Nos pillaron cuando estábamos llegando a la costa y nos deportaron. La segunda vez llegué en cayuco. En mi país, si tienes dinero te hacen un visado falso para llegar a España, pero si no puedes pagarlo tienes que jugártela por el mar, es una mierda. Yo quiero trabajar pero no tengo papeles. En verano me voy a Almería y trabajo de temporero con la fruta, me pagan 30 euros al día. Aquí sólo puedo trabajar por los bares vendiendo pulseras, cinturones y collares. La policía ya nos conoce, cada vez que nos pilla nos detiene, nos lleva a comisaría y allí pasamos dos días. Luego tenemos que volver andando hasta la cueva.