Publicidad
Este artículo se publicó hace más de cinco años.
Cultura

Las manchitas de Guillem Cortés

Una entrevista con Guillem Cortés, también conocido como el Nick Blinko catalán o "ese chico que no se quita la chupa de cuero ni en verano".

por Alejandra Núñez
05 Septiembre 2011, 3:03am

Hacía mucho tiempo que tenía en mente hacerle una pequeña entrevista a Guillem Cortés, aka Muro, con la excusa de poder enseñarle a la gente sus dibujos. Pero mi miedo a que la policía del hardcore-punk definitivamente me baneara de los conciertos simplemente por escribir sobre lo que me gusta, me echaba para atrás. Cuando le pregunté qué le parecía a él la idea, me dijo que le parecía más que bien y eso me puso muy contenta.

Vice: Estoy muy espesa y he dormido muy poco, así que la primera pregunta va a ser muy fácil. ¿Cómo empezaste?

Guillem ‘Muro’ Cortés: Empecé a dibujar de pequeño porque mi madre estaba empeñada en que fuera a escuelas de arte, pero la verdad es que estuve mucho tiempo sin prestarle demasiada atención. Con los años vine a vivir a Barcelona y empecé a hacer cosas para grupos, ya que los grupos necesitan portadas para los discos, carteles para los conciertos, y todo lo demás.

¿Tu madre quería que te dedicaras a esto porque creía que tenías talento?

Sí. De hecho la casa de mis padres está llena de los cuadros y bodegones que hacía [nda: como la estampa infernal de aquí arriba]. Mola porque tienen colgados cuadros de cuando era muy pequeño y hacía dibujos muy cutres, hasta ya un poco más mayor. A mi eso me rallaba, veía que hacer cuadros al óleo y cosas así no me aportaba nada. No me acababa de gustar.

¿Los dibujos que haces ahora también los tienen colgados?

Jaja, no. Lo que hago ahora se lo guardan en el ordenador. A mi madre le gusta guardar todo lo que hago y tiene todo lo que edito porque me gusta que lo tenga. Lo ve, dice que le gusta, que tengo talento, pero es otro estilo que ella nunca imaginó que acabaría haciendo.

Trabajando en la portada para el primer disco de Invasión encontré mi estilo, así un poco más oscuro, y quise seguir por esa línea. Descubrí la plumilla y empecé a hacer muchas manchas. Estaba manchando una superficie de color negro y salió la cara del perro, le dibujé los dientes y me moló a saco. Me gusta mucho manchar una superficie y, a partir de las manchas, imaginarme objetos, caras… y de ahí saco el dibujo.

La segunda portada de Invasión, la de los ojos, surgió de unas manchas que hice con una pintura industrial muy densa sobre papel, le di la vuelta al papel y vi que las manchas tenían una forma guay, y de ahí salieron los ojos.

Vaya, ¡que todo te sale de casualidad!

Jajajaja, exacto.

¿Para qué grupos has hecho portadas, camisetas, etc?

Para mis grupos: Invasión, Destino Final, Crimen de Estado, Atentado… He hecho el diseño del disco de Dictadura, y ahora estoy trabajando en el diseño del disco de Tort. También he hecho cosas para grupos de fuera como la banda Crimen, de México, diseñé una camiseta para Raw Arse de Malmo y a los Stab de Londres les hice un dibujo bastante sencillo para una camiseta, pero no sé si lo van a editar.

También he hecho la portada de un fanzine griego que se llama Mountza, pero todavía no ha salido. Hice una portada, camisetas y chapas para la Maximumrockandroll. Y bueno, un montón de carteles para conciertos, incluso para conciertos de fuera. Jamás pensé que a la gente le fuera a gustar lo que hago, que en un mundillo como este mis dibujos tendrían tan buena acogida, porque dentro del estilo me parece bastante sencillo. Por ejemplo, cuando estaba de gira por Estados Unidos con Invasión y fuimos a visitar a los de MRR y me dijeron que les gustaba tanto mis dibujos, flipé. Les dije, “¿No os habréis confundido de persona?” Para mi fue muy emocionante.

Cada vez me doy más cuenta de que todo es un trabajo. Ha pasado de ser un hobby a prácticamente ser un trabajo, y a veces no estoy tan cómodo como cuando dibujaba a mi rollo, porque hay un plazo de entrega y hay que dedicarle horas de trabajo. Y, para mí, eso vale dinero, porque en esta vida todo cuesta, y el tiempo vale pasta. El simple hecho de hacer un diseño no es tan fácil como parece, hay que pensar mucho, a veces incluso dedicarle semanas, semanas en las que gasto mogollón de tinta y tiro un montón de papeles hasta que veo una cara que mole en una manchita.

¿Crees que tu estilo puede encajar en otro terreno que no sea el punk?

Yo creo que sí. Realmente tampoco me encasillo en este estilo. Ha surgido a través del punk y haciendo punk pero no quiero encasillarme sólo en esto. Alguna gente puede considerar que mis dibujos son arte, y a mí me parece bien. No me cierro a nada. Por eso me estás haciendo esta entrevista para Vice, revista con la que no tengo absolutamente nada que ver.


Tagged:
punk
ilustración
Vice Blog
alejandra núñez
Guillem Cortés