Este artículo se publicó hace más de cinco años.
Noticias

Ocio, negocio y pobreza en la Zona Hermética de Sabadell

Visitamos un barrio lleno de bares que tienen que cerrar y hombres que recorren las calles en busca de chatarra.

por Arnau Palou
02 Junio 2014, 10:59am

Vivo en el barrio de Gracia de Sabadell. Una ciudad situada dentro la provincia de Barcelona, con más de doscientos mil habitantes. Es capital del Valles occidental, juntamente con Terrassa. Sabadell se conoce por tener el Ikea más grande de España y la Zona Hermética, referente discotequero dentro del área metropolitana de Barcelona, lleno de locales nocturnos de estilos variopintos. También destaca por un pasado industrial glorioso y por su equipo de fútbol  de segunda división. A mitad del siglo XIX se convirtió en la ciudad lanera más importante del país. La llamaron la “Manchester catalana”.

Omar también vive aquí, tendrá unos treinta años y se dedica a recoger chatarra por el barrio. Lleva las rastas escondidas dentro un sombrero de lana. Me tomo un café con él en una mesa exterior del bar Sharaos, en mi barrio, a medio camino entre la discoteca Bora Bora y una empresa de reciclaje y gestión de residuos. Domina suficientemente el español. Nos comprendemos. 

¿Puedo grabar la conversación?

Omar: No

De acuerdo.

Tuve problemas con la policía. Me pusieron una multa de 500 euros por no tener papeles. Cuando hay problemas me voy. No robo, no molesto.

Entonces ni una foto.

No fotos.

¿Qué relación tienes con los vecinos?

Algunos me dan cosas que no quieren… Ayer me dieron una tele. Otros te gritan desde el coche.

¿De dónde eres?

De Gambia.

¿Cuánto tiempo llevas aquí?

Cinco años en Sabadell.

El 31 de mayo del 2016 es la fecha límite que puso el consistorio  de Sabadell para trasladar los locales de ocio nocturno de la Zona Hermética al lado del Ikea. Actualmente se encuentra en mi barrio, Gracia. Esta decisión la tomaron en el 2011 presionados por la “Agrupación de Vecinos de Gracia” (AVG) hartos de tanta violencia, alcohol y vómitos en sus calles. Una decisión opuesta a los intereses de la “Asociación de Locales de Ocio de la Zona Hermética”, que reúne más de 30 bares y discotecas. Estos no quieren irse. Quedan dos años para realizar el traslado y el conflicto sigue abierto. En medio de estas negociaciones se ha expandido un nuevo fenómeno social por el barrio. Los basureros sin ley. Los caminantes con carros de la compra que buscan lo aprovechable entre los  residuos de la zona.

¿Vienes mucho por esta zona?

Siete días por semana. Nos conocemos todos los que venimos por aquí. Hay una nave grande y ahora abrirán otra al final de esta calle. A veces también voy a Sabadell Norte.

¿A pie?

Sí, con el carro.

¿Que llevas dentro?

Está vacío. Ahora voy a buscar.

¿Que buscas?

Hierro, cartón, plástico y cobre. El cobre lo pagan a cuatro euros el kilo.

¿Solo en contenedores?

No. Por las calles y plazas también. Y casas abandonadas.

¿Cuánto te puedes sacar en un día?

Cinco, diez, quince euros, depende de la suerte. Ahora hay más gente. No solo inmigrantes. Hay muchos compatriotas tuyos, de Sabadell. Hace tres años que hay más gente. De todas partes. Hay menos trabajo. Hace un tiempo que ayudo a una mujer catalana. Le duele la pierna y no puede andar. Voy  donde me dice, recojo lo que hay con mi carro y lo traigo aquí. Nos repartimos el dinero.

Trabajando todos los días de la semana puede ganar 300 euros al mes, casi la mitad del salario mínimo interprofesional español, fijado en 645 euros mensuales para este año 2014. En Francia es de 1430 euros mensuales.

¿Qué haces cuando no vas con el carro?

Siempre estoy trabajando. Todo el día en la calle. También busco mujer.

¿Cuáles son tus objetivos?

Conseguir los papeles.

La historia de Omar tiene un final abierto, como el de la zona hermética, como el del barrio de Gracia. Aquí convivimos rodeados de conflictos de intereses y relaciones de poder. Los vecinos quieren deshacerse de los locales nocturnos, los empresarios del ocio no quieren perder su negocio y los chatarreros luchan por salir de la pobreza.