Publicidad
Cultura

Le preguntamos a una filósofa si es éticamente correcto consumir drogas

La filosofía nos dice más sobre nuestro consumo de drogas que los medios científicos y la legislación porque las drogas siempre han ido de su mano.

por Amber Roberts
01 Febrero 2016, 9:05am



Foto vía el usuario de Flickr Frank.

Peg O'Connor ha dedicado toda su vida a analizar el consumo de drogas. Su blog, "Filosofía despierta, no alterada", plantea algunas de las más grandes preguntas de la filosofía occidental sobre nuestro estilo de vida hedonista: ¿por qué los estudiantes aman tanto el MDMA?, ¿la vergüenza puede arruinar tu vida? y ¿está bien tener amigos sólo para ir de fiesta?

Desde siempre, la filosofía ha adoptado un enfoque más idiosincrático hacia las drogas que cualquier otra disciplina. El libro Las puertas de la percepción de Aldous Huxley, publicado en 1954, documenta el colapso de su ego y el "conocimiento oscuro" que adquirió a raíz de un viaje de ocho horas con mescalina —uno de los psicodélicos predilectos de Sartre–. Y también se cree que Nietzsche era adicto al opio cuando escribió La genealogía de la moral. Según una encuesta de 2013, el 90 % de los estudiantes de filosofía del Reino Unido ha consumido drogas alguna vez.

La filosofía nos dice más sobre nuestro consumo de drogas que los medios científicos y la legislación, quizá por eso esta investigación demuestra que puede resultar útil para la gente que trata de recuperarse de una adicción. Peg era alcohólica y ahora lleva diez años sobria. Ella insiste en que gracias a la filosofía pudo entender las causas y consecuencias de su adicción, y también lo que la motiva a estar sobria, vivir bien y "florecer", en palabras de Aristóteles.

Peg publicó hace poco su libro más reciente, La vida en las rocas: en busca del significado de la adicción y de la recuperación, así que decidimos preguntarle, desde un punto de vista filosófico, si es éticamente correcto consumir drogas.

VICE:Antes de nada, ¿cómo se relaciona el consumo de drogas con la filosofía?

Peg O'Connor: Desde la Antigüedad, la filosofía se ha centrado en el bienestar. Proporciona a la gente la capacidad de preguntarse, "¿por qué hago esto?, ¿cómo entraron las drogas en mi vida?, ¿esta sustancia afecta a mi carácter de alguna manera?, ¿soy la persona que quiero ser?". Creo que todos en general nos hacemos estas preguntas, pero los filósofos se las hacen de forma intencionada.

¿Es por eso que los estudiantes de filosofía consumen más drogas?
A muchas personas les atrae la filosofía porque les da la oportunidad de plantear cierto tipo de preguntas que les atormentan en un contexto académico. Los filósofos que más les interesan a mis estudiantes son los existencialistas: Sartre, Camus, Kierkegaard, etcétera. Mi teoría es que, como los filósofos existencialistas siempre se preguntan sobre sí mismos —"¿Qué soy yo en el mundo? ¿Cuál es mi responsabilidad? ¿Por qué sufro de esta forma? ¿Qué significa esta situación?"—, esas preguntas tocan fibras sensibles del grupo más joven, el que más se deja llevar por la angustia.

También está la idealización de las drogas. Todos conocen algún gran escritor alcohólico que tiene pensamientos muy profundos, y pasa lo mismo con los músicos y los poetas, que creen que las drogas y el alcohol ayudan a despertar el genio interno, sus musas o algo por el estilo. La idea de que los estudiantes de filosofía consumen más drogas es parte de un producto social, parte de la experiencia universitaria.

Desde un punto de vista filosófico, ¿es inmoral consumir drogas?

No creo que encasillarlo en términos de moral o inmoral sea lo mejor porque lo estaríamos polarizando automáticamente. No obstante, podemos aplicar la premisa de John Stewart Mill: si una persona se droga en su casa sin operar maquinaria ni afectar a nadie, entonces está bien, ¿verdad? Sin embargo, nunca está de más analizar por qué consume drogas la gente, qué clase de drogas consume y en qué cantidad. Que algo sea legal no significa que no sea dañino o adictivo.

¿El hecho de que el gobierno diga que las drogas son malas las vuelve malas?

Depende a qué te refieras con "malas". Si el gobierno dice que tal droga es mala y la vuelve ilegal, pues ahí tienes tu "mala". Soy consciente de que los gobiernos tienen mucho control sobre qué drogas presentar como "tan dañinas que nunca serán legales". Hace mucho tiempo, la marihuana era lo peor y ahora es legal en muchos lugares.

¿Y qué hay de las drogas psicodélicas? Muchos afirman que los psicodélicos ayudan a abrir la mente y ver las cosas desde otra perspectiva...

La drogas psicodélicas se utilizan en ciertas tradiciones religiosas, por eso debo reconocer que se consumen por las razones que has mencionado —abren nuevas formas de percibir el mundo, en parte porque afectan al proceso cognitivo al que estamos habituados—. Tienes tus ondas mentales muy bien definidas porque siempre ves las cosas de la misma manera. Sin embargo, los efectos son muy impredecibles y nunca se sabe cuánto van a durar. Es muy probable que te hagan sentir que has perdido el control porque tu percepción de la realidad está distorsionada.

¿En qué puede ayudar la filosofía a combatir una adicción?

La filosofía siempre se cuestiona el sufrimiento y el significado de la vida; busca el sentido y el significado del sufrimiento. Con frecuencia, la drogadicción es la causa y la consecuencia del sufrimiento, se relaciona con la naturaleza y la condición humana, dos materias con las que la filosofía ha tratado de comprender el mundo desde hace mucho tiempo, con resultados muy productivos e innovadores. El problema es que el pensamiento filosófico y los peligros del consumo de drogas nunca han coincidido.

Entonces, si la adicción es la causa y la consecuencia del sufrimiento, ¿es una paradoja?

Definitivamente es un ciclo. Creo que muchas personas empiezan a beber o a consumir drogas porque están sufriendo de muchas formas. Toda la información que proporcionan las ciencias sociales demuestra que las víctimas de abuso infantil son más propensas a desarrollar una adicción. Hay otras personas que empiezan a consumir drogas para automedicarse, insensibilizarse o escapar. Claro que también hay muchas personas que no han sufrido nada así, empiezan a consumir drogas y alcohol y, con el tiempo, su consumo empieza a cambiar, pasan del consumo ocasional al abuso, luego a la adicción y finamente a la dependencia.

¿Crees que el consumo de drogas es una forma de escapismo?

No siempre. Ese es el problema, no podemos ignorar el hecho de que consumir drogas puede ser muy divertido y placentero. Pero vivimos en una cultura donde consumir alcohol y drogas tiene un aire glamuroso y significa que ya eres adulto. En cualquier película de cultura pop donde haya universitarios, parte de la diversión es emborracharse o drogarse y emprender una aventura, pero nunca muestran las horribles consecuencias. Por eso las drogas parecen tan glamurosas.

¿Cómo te ayudó la filosofía a superar tu adicción?

De muchas formas diferentes, pero lo más importante fue que me ayudó a ejercer mi libre albedrío. William James hace una distinción maravillosa entre el deseo y la voluntad. Durante mucho tiempo deseé que mi vida fuera diferente pero, sin la voluntad, el deseo es sólo un botón que no sirve para nada, al menos hasta que decides presionarlo.

El libro de Peg, La vida en las rocas: en busca del significado de la adicción y de la recuperación, ya está a la venta. Cómpralo aquí.

Sigue a Amber Roberts en Twitter.

Tagged:
Drogas
Moral
filósofos
filosofía
adicciones
drogadicción
Adicción
Vice Blog
ética
adiccion a las drogas
filosofía y drogas