Publicidad
Noisey

La psicodelia más allá de Tame Impala

Hacemos un repaso al presente y pasado del género más allá de Tame Impala.

por Marcos Hassan
09 Septiembre 2016, 9:09am

Foto vía.

Síguenos para descubrir tu música favorita

Parece que Tame Impala han resucitado uno de los géneros musicales más icónicos, como si fueran Jesús con un pedal de fuzz. Esto es una verdad a medias ya que los australianos son unos de los protagonistas más importantes de una escena que en realidad nunca ha dejado de existir pero que ha tomado fuerza en los últimos años.

Debemos reconocer que lo de Tame Impala tiene mérito. Han hecho un gran trabajo para convertirse en una de las bandas más importantes de nuestros tiempos, gracias a canciones memorables vestidas de un sonido impresionante que ha evolucionado a través de tres discos que incluyen desde jams con mucho fuzz y distorsión hasta exploraciones de sintetizadores dignas del clásico acid house—el sonido del segundo verano del amor en Inglaterra a través de raves por todo su territorio en 1988. Inclusive han ayudado a que otros exponentes del género logren más reconocimiento, como ha sido el caso de Melody's Echo Chamber y Pond. Pero la música psicodélica hoy en día no termina con los de Kevin Parker; al contrario, nos topamos en una de las épocas más prolífica para la música technicolor de toda índole.

Instintivamente es fácil entender que es la música psicodélica pero es difícil de explicar. Para muchos es música inspirada por drogas alucinógenas aunque algunos de sus exponentes no se acercan ni al tabaco; se caracteriza por las cantidades de fuzz y efectos pero gran parte del contingente toma como base o única expresión la guitarra acústica; para algunos es rock de guitarras tocando solos interminables pero la psicodelia no se limita a esto, ya que ha proliferado en géneros como la electrónica, hip-hop, metal y punk. Lo que une a esta música es un deseo de romper lo establecido para poder alcanzar nuevos niveles de consciencia y euforia más altos, ya sea a través de la improvisación, una exploración sonora diferente o melodías experimentales. Todo vale con tal de hacer música en la que te puedes sumergir y tal vez dar una vuelta a la luna.

Si hay un fenómeno que haya permitido dar un escenario más grande—literalmente—a la psicodelia, es el festival Levitation, antes conocido como Austin Psych Fest. En este festival de alto perfil se pueden ver todas las permutaciones que hay hoy en día bajo la bandera de la psicodelia. En sus carteles puedes ver a pioneros y leyendas como Brian Wilson y los 13th Floor Elevators hasta nuevos exponentes tocando desde lo más clásico y garagero hasta las expresiones más abstractas. Han aparecido otros festivales siguiendo su ejemplo y otros que ya existían han visto muchos más asistentes; Levitation han establecido festivales en otras ciudades además de su natal Austin y coordinado eventos como el showcase que tuvieron en 2015 junto con NRMAL.

La psicodelia comenzó como un producto del movimiento hippie, representado en los 60s por los Beatles, Beach Boys, Jimi Hendrix Experience, Pink Floyd, Cream, The Byrds, Jefferson Airplane, Fairport Convention, 13th Floor Elevators, Red Krayola, Procol Harum, The Grateful Dead y un largo etc. Desde su declive comercial—marcado por muchos por el trágico concierto gratuito en Altamont en diciembre de 1969— la psicodelia se ha desarrollado de maneras diferentes, retomando en casos influencias que informaron a los pioneros como las composiciones minimalistas de John Cage y La Monte Young, el free jazz de John Coltrane y Albert Ayler, y las ragas-blues acústicas de John Fahey y Robbie Basho. Inclusive grupos que no fueron parte del movimiento hippie como Velvet Underground o los Stooges ahora son grandes influencias, así como subsecuentes desarrollos en subgéneros como krautrock, tropicalia, dub, jangle pop, shoegaze, acid house y muchos otros.

Bandas hoy en día como The Black Angels, Ringo Deathstarr, Nothing, Natural Snow Buildings, Indian Jewelry, The Warlocks, Pure X, The Men, White Hills, Cloudland Canyon, Lumerians, Wooden Shjips, Moon Duo, The Soft Moon, Woods, Psychic Ills, Sun Araw, LSD and the Search For God, Eternal Tapestry, Heron Oblivion, Temples, Bo Ningen, Toy, Hookworms y más se han convertido en modernos estandartes del género. Con aún más proyección encontramos a proyectos como Foxygen, King Gizzard and the Lizard Wizard y Uncle Acid and the Deadbeats quienes le inyectan melodías retro a su estilo. Inclusive en plano internacional se han dado propuestas muy originales de lugares poco comunes que se han proyectado a nivel mundial como lo son Goat de Suecia, Tinariwen de Mali y Group Doueh del Sahara Occidental.

Más allá de las guitarras encontramos con sonidos expandentes dentro del trabajo de artistas electrónicos como Flying Lotus, así como de su disquera Brainfeeder con varios exponentes (recién anunciaron que lanzarán el próximo disco de George Clinton, mente maestra detrás de Funkadelic). FlyLo tiene muchos lazos con el hip-hop, género que no ha estado libre de haber psicodelia, como lo prueban los discos 3 Feet High and Rising de De La Soul y Paul's Boutique de los Beastie Boys, ambos de 1989. A través de los años, artistas como DJ Shadow, Kool Keith, DJ Screw, Dälek, MF Doom, Madlib, proyectos de la disquera Anticon como el clásico cLOUDDEAD, J Dilla, Prefuse 73, Gaslamp Killer, Antwon, Spaceghostpurrp y muchos otros han experimentado con nuevas formas de expandir la mente.

En planes más abstractos encontramos proyectos como Emeralds de Mark McGuire y Sun Araw que se deshacen de las estructuras para lograr pura exploración galáctica, mientras que proyectos aún más experimentales como Guardian Alien y Good Willsmith están logrando entrar a territorios jamás explorados. El noise ha expandido mucho el género a través de trabajos por gente como Yellow Swans, Burning Star Core, Birchville Cat Motel, Sightings y Sunburned Hand of The Man, la mayor parte establecidos la década pasada. Por otro lado, la psicodelia en el metal ha logrado algunos de los sonidos más oscuros y envolventes, así como han llevado al género a sentimientos que pocas veces ha experimentado, como se escucha en trabajos de Jesu, Alcest o Nadja, el doom espacial de Ufomammut, Morkobot y Dark Buddha Rising, el black metal vanguardista de Xasthur, Blut Aus Nord y Oranssi Pazuzu, el death metal de Portal y experimentos libres como Wreck and Reference y Author and Punisher.

Por el lado del punk, tomando como influencia a Hawkwind y Comets On Fire, bandas como Purling Hiss, Puffy Areolas, Glitter Wizard, Rayon Beach y Acid Dad han reconfigurado los ritmos rápidos y desenfrenados con muchos efectos y un enfoque a la euforia total.

En América Latina han nacido muchos proyectos que han llevado a la psicodelia a nuevos planos, inclusive llamando la atención fuera de sus fronteras para formar parte de festivales internacionales y con lanzamientos en discograficas de Estados Unidos y Europa. En Chile se hizo una escena alrededor de la discografica Blow Your Mind Records, la cuál se dedicó a documentar lo que pasaba con bandas como Föllakzoid, The Holydrug Couple, Nueva Costa, La Hell Gang, Chicos de Nazca y The Ganjas. En México se ha dado una gran escena también gracias a bandas de toda la república como Lorelle Meets The Obsolete, Los Mundos, Has A Shadow, Vyctoria, Pirámides, Tajak y Par Ásito; mientras que Puerto Rico nos ha dado a Fantasmes y Brasil a Boogarins. Discograficas como la recién desaparecida Discos Humeantes en España y las estadounidenses Captcha y Sacred Bones le han dado proyección internacional a bandas y lanzamientos de estas latitudes.

Aunque Tame Impala han puesto la psicodelia en boca de todos, esta podrá subir pero jamás desaparecer. De la misma manera en que bandas del entonces micro colectivo Elephant 6 como Neutral Milk Hotel, Olivia Tremor Control, Elf Power, Apples In Stereo y The Music Tapes informaron el movimiento de freak folk de los años 2000 con Devendra Banhart, Sufjan Stevens, Joanna Newsom y muchos más; igual que las aproximaciones de pop ácido de Flaming Lips, Animal Collective y Of Montreal dieron pie a fenómenos como MGMT y Foxygen, la psicodelia nos seguirá dando música inspiradora porque más allá de un género, es una manera de romper con lo establecido para buscar algo que no podemos ver a simple vista.

Tagged:
POP
tame impala
música
psicodelia
nueva psicodelia