Noisey

¿Es el beso de Britney y Madonna el momento más importante en la historia de la música pop?

Hace 13 años de esto y todavía no nos hemos recuperado.
6.7.16

La palabra "icónico" se usa demasiado en los últimos tiempos. Podríamos llamar "icónicas" a las patatas bravas del Tomás, así como el vídeo de Mariah Carey para "Heartbreaker" o el vestido de ganso que Björk usó para los Oscar en 2001. Son tantas cosas que el verdadero significado de "icónico" parece haberse perdido—o por lo menos debilitado hasta convertirse en "es algo relativamente bueno, y mucho mejor que la mediocridad a la que estamos acostumbrados a ver en el mundo".

La mayoría de nosotras estamos familiarizadas con el beso que se dieron Madonna y Britney Spears en el escenario porque es algo que aparece recurrentemente en programas del corazón y resúmenes de la década. La imagen de sus lenguas y labios rozándose durante un cuarto de segundo ha sido tan reciclada y regurgitada que incluso es difícil creer que realmente pasó y había gente viéndolo en tiempo real. Pero pasó, y para recordarnos a nosotras mismas el verdadero significado de "icónico"—y devolver su verdadero valor a la palabra— tenemos que viajar en el tiempo a ese sublime momento de decadencia, ese que alimentó de titulares espectaculares a las revistas de chismes e impactó al mundo del pop, esa presentación que únicamente puede ser descrita como uno de los momentos más icónicos del mundo moderno. En serio: fue una cosa loquísima. Es, por lo menos, 10,000 veces mejor que ver cómo se le rompe el pantalón a Lenny Kravitz.

Publicidad

El beso por si mismo es un momento que define a la generación, y la presentación es mucho más que un desliz lésbico entre estrellas de pop. De hecho, podría atreverme a decir que el juego de lenguas es casi lo menos relevante dentro de toda la escena de cinco minutos. Antes de eso, Britney Spears, Christina Aguilera, y Missy Elliott dieron un show tan extraordinario, que si lo transmitiéramos en otro planeta las primeras palabras de contacto que recibiríamos de un marciano serían "¿Cómo hacemos para conseguir más de esta mierda?" Fue una presentación tan específica para ese tiempo y espacio que cuando vuelves a ver a esas artistas sobre el escenario, es como si pudieras probar una Cherry Coke, recordar la textura de los pantalones de camuflaje que usabas, o incluso volver a escuchar a Crazy Frog atormentando tu cerebro. Ese fue el 2003, y fue icónico. Así que, antes de adentrarme en los detalles de ese magnífico momento, por favor, mirad otra vez el vídeo aquí abajo.

¿Lo habéis visto? Lo que hay ahí es un río de brillantez fluyendo libremente. Tienes a Britney Spears y Christina Aguilera usando los mismos vestidos de boda mientras caminan presumiendo sus volantes sobre el escenario. Madonna, saliendo de un pastel de boda como una reina dominatirix mágica. Y luego, Madonna quintándole la liguero de encaje a Christina, besando a ambas, una por una, con lengua, antes de que Missy Elliott saliera a rapear (sí, rapear) "YO! YO! YO! WHO DA BEEEAT?!" a una audiencia que solo puede ser descrita como completamente histérica o perpleja. Es un momento tan ardiente dentro del canon de momentos icónicos, que necesita una manta mojada para apaciguar las llamas. Pero dejemos a un lado el resumen de la presentación, mejor examinemos con lupa qué mierdas pasó.

ANEXO A: AVRIL LAVIGNE Y KELLY OSBOURNE

No hay una imagen más concisa de nuestra adolescencia que Avril Lavinge y Kelly Osbourne sentadas en la audiencia vestidas como dos góticas en una cena familiar navideña. A pesar de sus pantalones cagados y sus caras de "iugh, el pop es súper chungo, prefiero ir a casa hacer agujeros en las mangas de mi sudadera", vale la pena recordar que justo un año antes, Kelly había lanzado su propia versión de "Papa Don't Preach" y ese mismo año, Avril intentó construir su carrera a través de pop brillante muy parecido a lo que Britney Spears y Christina Aguilera sí supieron hacer. Claro que eso fue antes de casarse con un tipo que tiene el mismo carisma que una cuchara sucia y arruinar su imagen para siempre con un video ridículamente horrible.

ANEXO B: MARY J BLIGE TIENE UN PROBLEMA CON CHRISTINA AGUILERA

Esta es su cara cuando Christina camina en el escenario. Y ese gesto de repudio es tan sincero, que parece que solo podrías hacérselo a alguien que acaba de romper las llantas de tu coche con una navaja, o a quien tuvo sexo con tu novio, o te mea encima. Es una jeta en la que puede leerse: "Ni se te ocurra cruzarte conmigo perra, soy Mary J Blige". Tal vez estaba prediciendo el incidente que ocurrió unos años más tarde entre ella y Christina, cuando Christina levantó su mano para que Mary la besara y Mary se lo tomó como una ofensa (esto en serio pasó). O tal vez simplemente odia las bodas. De cualquier modo, aquí está ella otra vez, con su cara de asco. Alguien debería de empezar a molestar a Mary en tumbrl:

ANEXO C: LA REACCIÓN DE JUSTIN TIMBERLAKE AL BESO DE BRITNEY Y MADONNA

Esta reacción lo es todo, y no entiendo por qué no hemos hablado de ella hasta ahora. Para dar un contexto, este fue el año en el que Britney Spears le puso los cuernos a Justin Timberlake, y unos meses después de que soltara "Cry Me a River". No creo que Britney esté llorando ríos aquí, la verdad. Está demasiado ocupada metiéndole la lengua a Madonna. No hay ningún tipo de río aquí, al menos que estemos hablando de los que se desataron en los pantalones de todos (lo siento).

ANEXO D: PARIS HILTON Y LINDSAY LOHAN

¡Aaaaawwww ahí está Lindsay Lohan antes de que empezara a robar collares! Y también ahí está Paris Hilton antes de huir a Ibiza para convertirse en una de las DJs mejor pagadas en la historia. Ver a estas dos estrellas del pop bailando como extras en el trailer de una película de amor me provoca tantas cosas que me gustaría renunciar inmediatamente a mi trabajo, mudarme a Beverly Hills, llevar mi comida en bolsas de papel y tener, por lo menos, una aventura con el jardinero. Una nota aparte, ¿qué coño es lo que está llevando Lidsay? Repito: ¿Qué coño es lo que está llevando Lindsay? Sé que era el 2003, la gente se peinaba con churros engominados y usaban pantalones desteñidos y zapatos de plástico, pero no creo que eso sea suficiente como para excusar la situación que está planteada arriba. Es como si se hubiera vestido para una cita ardiente en Los Sims y estuviese a punto de tener una crisis de los 40. Por favor, que alguien la ayude.

ANEXO E: SNOOP DOGG RIENDO TODO EL RATO COMO SI ESTUVIERA VIENDO UN VÍDEO DE PERROS DURMIENDO EN YOUTUBE

Quiero creer que la continua risa de Snoop es su respuesta a lo absurdo de la situación, pero lo más probable es que estuviese muy, pero que muy fumado.

ANEXO F: EMINEM Y 50 CENT SIN SABER MUY BIEN QUÉ PENSAR

Eminem y 50, yo tampoco tengo ni idea. Ni la más remota.

FINLAMENTE, ANEXO G: ¿PUEDES ACEPTAR POR UN MOMENTO LO CALIENTE QUE TE PUSO VER ESTO?

Puedes seguir a Daisy enTwitter.