FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

Estuve un día haciendo todo lo que me decía Siri (y casi me meo encima)

Pasamos un día entero consultándole cada movimiento al asistente virtual del iPhone y obedeciendo sus instrucciones. Es tan patético como suena.
11.4.16

"Siri, abre la nevera". No funcionó. Todas las imágenes por el autor

De lunes a viernes, atrapados por la rutina laboral, muchos acaban arrastrándose en un comportamiento automático que poco o nada tiene que ver con una buena salud física o mental. Se acuestan tarde y despiertan pronto, ingieren alimentos que no merecen ni ser llamados así y pasan demasiado tiempo frente al ordenador. Si esa es nuestra triste realidad y gran parte de la humanidad está enganchada al móvil, ¿por qué no llevar la alienación al extremo delegando cada una de nuestras decisiones en Siri, el simpático asistente virtual del iPhone? Quisimos comprobar empíricamente que hacer algo así es tan patético como suena. Y no solo conseguimos demostrarlo sino que descubrimos, además, que es un experimento bastante estúpido.

Publicidad

8:00 horas

Primer síntoma de que esto no nos iba a llevar muy lejos

Nunca antes había utilizado Siri. Quizá por eso acepté escribir este artículo cuando lo propusieron nuestros compañeros de VICE Reino Unido. Y quizá también por eso mis primeras consultas fueron "¿hace hoy calor cómo para salir desnudo a la calle?", "¿por qué no vas tú a trabajar en mi lugar Siri?" o "¿qué gel de ducha conviene más a mi piel?". También alguna tipo "átame los zapatos, por favor, Siri". Advierto: la mayoría de preguntitas pueriles supuestamente guasonas o bien no reciben respuesta o bien te remiten a búsquedas absurdas en Internet.

Gracias Siri por el descubrimiento, llevo cuatro años desayunando cada día en el Toma Café

Hay taxistas que dan menos rodeos que Siri en su ruta propuesta para ir en bici

Ok

Transporte público: la alegría de la huerta

Ni yo soy Joaquin Phoenix, ni esta voz en off es la de Scarlett Johansson. Resignado a que el romance y el entretenimiento no son puntos fuertes de Siri, más allá de tres gracietas sueltas como decirle la palabra "prostitución" y que indique cómo llegar hasta un negocio llamado Cleopatra Escorts, me ciño al plan inicial: usarlo como perro lazarillo. Tampoco es brillante en esto pero, como dicen Brujería, "hay que luchar, hay que pelear". No me rindo. Por su puta culpa me toca viajar en metro. Le pregunto si debería colarme y responde con evasivas. Pago mi billete.

9:00 horas

Lo sé, se tarda menos entrando directamente en Spotify

Una de las modalidades Siri más controvertidas es la del Siri-juez-supremo-de-nuestros-actos-y-pensamientos. Con frecuencia, buscando en ella (¿es "ella", no?) consuelo o ayuda, se permite el lujo de opinar y adoctrinar sobre asuntos de los que nadie le ha pedido su opinión. Lo que habitualmente es un titubeo de medias tintas y frases indecisas cuando le solicitas consejos prácticos, se convierte en sentencias firmes a la hora de darnos lecciones gratuitas de moral. En lugar de esto que lees, casi mejor le hubiésemos dedicado a Siri su propia columna de opinión.

Publicidad

Mi vejiga va a tardar años en perdonarme

12.00 horas

Las horas fueron pasando en la oficina sin que Siri se luciera mucho.

Alguien no se había tomado su medicación

El momento del café fue especialmente amargo.

Siri jugando con la sobredosis de cafeína. En la oficina, a estos vasos los llamamos 'chipitos', y al final del día los fregamos o los escondemos en tazas (con nuestro nombre y el logo de la empresa) para que un adulto al que llamamos 'Corea' no imponga su castigo

14:30 horas

Por fin un instante de comunión con este invento del diablo. Un microsegundo de entendimiento entre él y yo. La pausa para comer es el único recreo de los que no salimos a fumar a la terraza y hacer de ese momento de asueto un oasis de relax es clave para sobrevivir hasta el fin de semana. Esquivar el tupper se ha convertido en obsesión y salir a la calle para compartir el menú del día con alguien ajeno a la oficina es una perita en dulce, una guinda del pastel, miel sobre hojuelas. Siri apoya, o al menos no impide, que invite a Carlos del grupo Novedades Carminha a un sándwich especial del Dymax. Con botellín.

Carlangas, de Novedades Carminha, lo más emocionante del día hasta el momento

16:00 horas

Las fuentes de información permiten al profesional del periodismo tener elementos suficientes para elaborar y hacer sólida su noticia. Como talibanes de los principios internacionales de ética profesional del periodismo que somos, delegamos en Siri la búsqueda del dato clave sobre el que construir nuestra entrevista a los responsables de El Mundo Today sobre un comunicado que recibieron del Ayuntamiento de Teruel pidiéndoles que retirasen una broma en la que afirmaban que "La alcaldesa de Teruel robó fondos públicos aprovechando que la ciudad no existe".

Algún día Siri denunciará a El Mundo Today

17:30 horas

Gracias a la ayuda Siri pudimos trabajar en nuevos proyectos con nuestros compañeros de la Cadena SER. Podríamos haberlo hecho igualmente sin Siri, claro, pero no hubiésemos tenido la excusa perfecta para hacer un robado de la mano del gran periodista radiofónico Pedro Blanco y el ordenador del jefe de antena de la emisora. Para salir de ese laberinto que son las oficinas de PRISA Radio en Gran Vía tuvimos, como era de esperar, buscarnos la vida. Ayudarnos a abandonar el edificio no parecía estar en la lista de prioridades de Siri.

Publicidad

Nada que envidiar a las reuniones del grupo_ _Bilderberg

20:00 horas

Cuando trabajas en una empresa que organiza también fiestas y eventos te conviertes en un experto en evitarlos. Lo que para otros es una ocasión especial en la que poder cenar (canapés) y beber gratis, para ti es una emboscada aburrida y a la vez peligrosa que solo trae inconvenientes y/o resaca.

La fiesta de presentación del Festival de Cine de Málaga difícilmente entraría en mi agenda pero, claro, Siri insiste con su actitud tramposa de YO ME LAVO LAS MANOS. Cuidado actores y actrices, voy al Círculo de Bellas Artes con mi camisa y chaqueta de mago de hotel.

02:00 horas

Y entre esas imágenes de la revista Semana concluyó mi día con Siri. Un día que demostró que aunque quizá Siri puede ayudarte un poco en el caso de que un tiburón se te haya comido las manos, la tecnología todavía tiene bastante que mejorar.