Bukkake: la necesidad de pertenecer a un grupo

FYI.

This story is over 5 years old.

Bukkake: la necesidad de pertenecer a un grupo

Gente en sitios con las manos ocupadas, esperando pacientemente su turno. El fotógrafo Davit Ruiz se sumergió en el mundo de las productoras porno y el resultado es su serie "Bukkake"
28.10.14

A través de televisiones locales descubrí una serie de personajes del porno patrio. Cuando los veía a través de la pantalla, me empujaban a pensar en qué habría detrás de las cámaras. Un fortuito encontronazo en El Rastro de Madrid con un tío bajito y con unas gafas de sol opacas me hizo adentrarme de manera profesional en ese mundo. Comencé a trabajar como cámara y asistente en una productora, tras rechazar una primera invitación a hacerlo como participante.

Lo que en un principio fue un interés puramente estético, cambió al poder apreciar los comportamientos sociales e individuales que dejan a la vista pública lo más básico de nosotros mismos: estas sesiones de bukkake cinematográfico son como un vals colectivo de atunes del Atlántico, bailando en grupo por inercia pero también por cierta necesidad. Son actos en apariencia grupales, pero individuales en su ejecución.

La ficción cinematográfica cubre las expectativas más íntimas de alguien que sueña en convertirse en actor porno: nuevas experiencias, sentirse miembro de en grupo con un mismo fin común y el anonimato tras una máscara. Muchos de estos improvisados 'actores' que participan en sesiones filmadas para luego ser observados por otros, encuentran aquí la vía de escape al trabajo de 9 a 6, a la ansiedad del día a día.

Todos necesitamos potenciar nuestra sensación de permanencia a un grupo, a una manada, a un colectivo. Marcar la casilla de saciar el apetito sexual, satisfacer el morbo. Las ansias de hacer pinitos en el porno son mucho más fáciles de saciar de lo que se puede pensar a priori.

Para este trabajo he optado por dotar de una clara uniformidad a la luz, alejarme de lo sórdido y oscuro, para mostrar los logros, deseos y decepciones del circo romano que se celebra en ese momento. Y también las prisas, las esperas, las miradas…