Cultură

Las madres que se arrepienten de tener hijos

“Decir que te arrepientes de tener hijos es violar las normas”.
7.5.16

Fotograma de 'Mad Men.' Foto vía IMDB/Lionsgate Television.

La maternidad moderna puede ser muy dura. La guardería cuesta más que la universidad en algunos estados y las mamás siempre reciben críticas en las redes sociales por lucir demasiado o muy poco embarazadas. A pesar de las dificultades económicas, emocionales y físicas que implica traer un bebé al mundo, pocas madres se atreven a reconocer que se arrepienten de haber decidido tener hijos.

"Decir que te arrepientes de tener hijos es violar las normas", dijo Robin Simon, profesora de sociología de la Universidad Wake Forest que se especializa en los efectos de la paternidad en la salud mental. "No creo que haya muchos padres que se arrepienten, en parte porque la ideología es demasiado poderosa. No se arrepienten. Solo no se imaginaban que iba a ser tan difícil".


Relacionado: La ciencia confirma que tener un hijo es lo peor que te puede pasar


Las mujeres que se arrepienten de ser madres no son solo un tabú cultural —también son increíblemente raras, según un estudio realizado por el Departamento de Salud y Servicios sociales de EU entre 2002 y 2003—.De las más de 7 mil madres encuestadas, el 97 por ciento dijo estar de acuerdo con que "Las recompensas de ser madre valen la pena a pesar del costo y el trabajo que requiere". No obstante, los resultados generan otra duda: ¿Qué pasa con el 3 por ciento de las madres que no están de acuerdo?

"R" es una de esas madres que creen que las molestias de tener hijos superan por mucho las recompensas. Como tenía miedo de decirle a sus conocidos que se arrepentía de ser madre, recurrió a internet en busca de respuestas y en Julio de 2012 fundó un grupo de Facebook para los padres que se arrepienten de haber tenido hijos. Cuatro años y casi 2 mil miembros después, ahora sabe que no es la única que se siente así. "Cientos de personas nos agradecen haber creado esta página porque aceptamos y mostramos la realidad brutal de la paternidad. La paternidad no es solo felicidad y sonrisas", me dijo Zephyr, uno de los moderadores del grupo de Facebook, por mensaje privado.

Publicidad

Para muchos de los miembros del grupo, que envían sus confesiones a través de mensajes de Facebook para que Zephyr y R los publiquen de forma anónima, la comunidad es el único foro donde es socialmente aceptable hablar de los sentimientos que mayoría de los padres considerarían imperdonables. Incluso en línea, abrirse resulta difícil.

"Los padres tienen mucho miedo de mandar sus confesiones porque no quieren que su familia los desprecie o que sus hijos se enteren y surjan problemas", dijo Zephyr. Y sus miedos tienen fundamentos: el grupo de Facebook ha recibido ataques, spam y reportes provenientes de "padres felices", como les dice Zephyr, o gente que opina que la página es ofensiva, degradante e incluso violenta.

"Las reacciones van desde el típico comentario sexista 'Para qué abres las piernas' dirigido a las madres hasta amenazas de publicar la identidad de los miembros del grupo", explicó Zephyr. Otros amenazan con denunciar a los miembros del grupo con protección civil con base en sus confesiones.

Después de estudiar a un grupo de padres y compararlos con gente que nunca ha tenido hijos, los investigadores descubrieron que "los padres, y las madres en particular, no experimentan más felicidad, salud o bienestar sicológico que las personas que nunca han tenido hijos", dijo Simon, que también es madre y abuela. Ella insiste en que la maternidad puede ser una experiencia muy placentera y gratificante pero "el problema es que es muy difícil llegar a esos beneficios", al menos desde un punto de vista científico. "Es muy difícil para los investigadores descubrir por qué. Y es triste", señaló. También explicó que la falta de apoyo económico y social para las familias es otro de los obstáculos que enfrentan los padres.

Al tener hijos, las mujeres con frecuencia enfrentan retos aún mayores, sobre todo en el trabajo. En un estudio publicado en 2014, Michelle Budig, sociólogo de la Universidad de Massachusetts, descubrió que el sueldo de las mujeres normalmente baja 4 por ciento por cada niño que amamantan. Por otro lado, el sueldo de los hombres incrementa 6 por ciento después de convertirse en padres. Además, según algunos estudios, las madres entran a trabajar con salarios más bajos y reciben menos aumentos y asensos en comparación con las mujeres sin hijos. Los investigadores lo llaman "la sanción de la maternidad". No obstante, a pesar de la atención que se le da a los efectos sicológicos y profesionales negativos de la maternidad, muy pocos científicos han hecho investigaciones con madres que se arrepienten de la maternidad.

Publicidad

Orna Donath, socióloga israelí especializada en el género y la salud de la mujer en la Universidad Ben-Gurión del Negév, es una de los pocas académicas que se enfoca en el tema. El año pasado, se entrevistó a un grupo de 23 madres, incluyendo cinco abuelas, y todas dijeron que se arrepentían de tener hijos. Donath identificaba el arrepentimiento a través de dos preguntas clave: "¿Si pudieras regresar el tiempo sin perder el conocimiento y la experiencia que tienes, ¿volverías a ser madre?" y "Desde tu punto de vista, ¿la maternidad tiene ventajas?" Todas las madres del estudio respondieron que no a la primera pregunta y si respondían sí a la segunda pregunta, se les hacía una tercera pregunta: "¿Desde tu punto de vista, las ventajas superan las desventajas?" Todas respondieron con un rotundo no.


Relacionado: Lo peor de ser madre, según nuestras madres


Donath dice que el estudio —y el libro que inspiró, Regretting Motherhood, publicado en Alemania en febrero de este año— no pretende ser una generalización de todas las madres ni representar a la población. "Por el contrario, desde el principio el objetivo era trazar un mapa complejo que permitiera a las madres de diversos grupos sociales ubicarse a sí mismas con el fin de permitir la existencia de una variedad de experiencias maternas subjetivas", me escribió Donath en un correo electrónico. Como Donath siempre supo que no quería tener hijos, afirma que una de las razones por las que realizó la investigación era hacer frente a la falta de información sobre el tema tabú.

"Como la gente tiende a negar que es posible arrepentirse de tener hijos, técnicamente no hay un tema qué estudiar" escribió. Sin embargo, sus grupos focales demuestran lo contrario. Su investigación ha abierto la posibilidad de un análisis más profundo entre grupos focales más grandes y de una conversación más abierta sobre el arrepentimiento entre las madres.

Cuando Isabella Dutton escribió que se arrepentía de haber tenido hijos en el Daily Mail en 2013, recibió una serie de críticas en internet. El comentario con más "likes" decía que era "una mujer miserable, de corazón frío y egoísta". Además de las criticas, el artículo hizo que varios padres se sintieran identificados con el arrepentimiento de Dutton y que admiraran su honestidad. Si buscas el nombre de Dutton en Google, salen varias páginas con blogs, ensayos y foros en línea donde los padres que celebran, defienden y agradecen a Dutton por atreverse a decir lo que antes era impronunciable.

Otros además de Dutton han decidido expresarlo. En marzo, la madre Simone Chubb escribió un artículo para XO Jane titulado "Amo a mi bebé pero me arrepiento de ser madre", en el que detalla su embarazo físicamente agotador y la falta de sexo y confianza en su vida posparto —sin mencionar la depresión y la falta de sueño—. Además, algunos foros anónimos como Reddit, Quora y Whisper están repletos de discusiones creadas por madres que intentan reconciliarse con su pesar. Tal vez descubran que no están solas.

Sigue a Jennifer Swann en Twitter.