Celebramos el regreso de La Derecha con su EP 'Árbol torcido'

FYI.

This story is over 5 years old.

Música

Celebramos el regreso de La Derecha con su EP 'Árbol torcido'

Hablamos con Mario Duarte sobre la intermitencia de la banda, el pasado, el presente y quizás, entre líneas, del futuro. Celebramos el regreso de la banda bogotana con su EP 'Árbol torcido'.
15.7.15

Foto: Alberto Sierra Restrepo

Intermitente, tal vez esa sea la palabra adecuada para describir la presencia de La Derecha en la escena del rock alternativo bogotano. Desde 1992, la banda has sido referente de la movida local, una de las pioneras. En 1994 debutaron con su álbum La Derecha, un primer acercamiento a la capacidad creativa de Mario Duarte, vocalista de la banda, con la composición de letras profundas, callejeras, semipoéticas y sucias. De ahí vienen canciones como "Ay qué dolor" (que también hizo parte de nuestro top de videos noventeros que retrataban a Bogotá), "Paraíso congelado" y "Laguna azul". En 1996 sacaron su segundo trabajo Balas de bebé, un disco caótico que salió en uno de los momentos más difíciles para la banda, la muerte de Carlos Esteban Olarte "Panelo", percusionista de La Derecha en ese entonces.

En el 97, a raíz de asuntos emocionales, la banda decide separarse y durante 14 años no supimos nada de ellos hasta 2011, año en el que sacaron su tercer disco Polvo eres, un reencuentro con el pasado contado desde el presente, la oportunidad de reunir y recordar todos los momentos de la agrupación, algo así como una reunión de ex alumnos que termina en una fiesta infinita, pero también un testamento fallido con el que querían despedirse para siempre y no pudieron.

Publicidad

En los últimos 4 años, le han bajado a la intermitencia y los hemos visto en algunos conciertos, En los próximos días estarán presentando su EP Árbol torcido, así que charlé con Mario Duarte sobre la intermitencia de La Derecha y sobre el hecho de volver a grabar un disco con Richard Blair, quien produjo su primer álbum hace 20 años, además hablamos sobre sus logros y satisfacciones en este momento de su vida.

La Derecha es una banda que ha estado yendo y viniendo, por cuestiones personales en el 97 dejaron la banda y volvieron a creer en ustedes mismos para sacar Polvo eres en el 2011, ¿qué ha pasado durante estos cuatro años?

Hicimos bastantes conciertos, eso fue bueno. Nosotros grabamos Polvo eres, como tú dices, volviendo a creer en nosotros, pero por lo menos yo pensaba que eso iba a ser más suave, que íbamos a volver, que iba a haber unos eventos alrededor y ya. No digo que pensara que iba a ser una cosa que fuera a pasar desapercibida, digamos que iba a ser un regreso un poco más discreto, pero me sorprendió muchísimo que la gente se volvió a encarretar y que una nueva generación de amigos de La Derecha apareció. En 2013 hicimos algunos conciertos, en 2014 hicimos como 3 conciertos, porque nos invitaron, pero ya estaba claro que si no volvíamos a sacar algo nuevo, lo dejábamos ahí. Creo que eso es un problema mío, yo me aburro de hacer las mismas cosas, es parte de mi personalidad, yo creo que por lo mismo me volví actor, pero no es porque sea una vocación mía loquísima, sino porque yo me aburro; yo me aburro de verme la misma cara. Me aburro rapidísimo de todo. Hace 20 años el álbum debut de la banda lo produjo Richard Blair y ahora se volvieron a juntar para grabar Árbol torcido, ¿cómo fue todo ese proceso al momento de volver a encontrarse en un estudio? Árbol toricido lo hicimos en Audiovisión, que es ese mítico estudio bogotano que Richard conoce muy bien y donde ha hecho muchísimas cosas. Lo hicimos como se hacían los discos antes, en los años gloriosos del rock en el planeta, que era en combo y con tomas únicas; también se escribían las canciones en los estudios. Entonces en Árbol torcido, hay dos canciones que escribí allá o las terminé allá, mejor dicho siempre dejábamos una parte para hacerla en el estudio, bien fuera de la composición o de la interpretación. Reunimos a los personajes que participaron en Polvo eres, también eso es importante, porque ya en este momento, el baterista, Juan Diego Jiménez vive en Francia y Juan José Peña, que es el tecladista, se ganó una beca Fulbright en Chicago. Estos personajes son gente muy joven que vino a darle sangre nueva a La Derecha en este regreso, pero que también nos abandonaron en estos 4 años porque tenían que seguir sus vidas. A principio de este año dio la casualidad que Juan José estaba en Medellín, Juanito en Pereira y nosotros tres acá, en Bogotá, llegando de las Navidades y eso, entonces yo simplemente caí en cuenta de que era una oportunidad de oro que teníamos. Estaba Audiovisión a nuestra disposición y Richard igual, entonces eso fue como un plan, caímos todos. Yo le dije a Richard «quiero hacerlo así», el man me dijo «perfecto, hagámoslo así, corramos ese riesgo ». En un principio eran cinco canciones, pensábamos que iba a salir una canción nada más porque era un riesgo que de pronto no funcionara y mira, salieron cuatro temas y ahí fue que decidimos hacer este EP. Hicimos unas primeras sesiones de grabación y, apenas terminamos eso, Juanito y los muchachos volvieron a sus países, yo me quedé acá con Richard, oímos el material y ahí fue que de las cuatro canciones que habían quedado decidimos hacer una segunda entrada al estudio. Hicimos unas tomas para hacer nuevos aportes musicales en los que invitamos a los cantantes de Sidestepper, que le ponen una onda especial a este EP, que además tiene un gran valor porque son tomas únicas. ¿Cuáles son las colaboraciones que tiene este disco? Hay tres músicos de Sidestepper que cantaron en este disco: Edgardo "El Guajiro", Eka y Chongo. Los tres cantaron e hicieron los coros. La otra colaboración es en los dos solos que hay en el disco: el solo de "Qué liviano", lo hace Eka y el de "El sol", lo hace Edgardo. Nosotros no hacemos muchas colaboraciones y es porque el rock para mí sí tiene ese ingrediente que está como mezclado entre la amistad y la música, pero ya estamos más maduros entonces también es una cosa de celebrar. Por ejemplo, nosotros nunca habíamos hecho voces de ninguna naturaleza porque no sabíamos hacer eso, entonces, ¿para qué ponernos a hacer algo que uno no sabe hacer? Además a mí me parecía que las voces que yo oía en la escena no me gustaban, no me parecía que se acercara a ese concepto del background que tienen en el rock norteamericano y en el rock inglés, o sea que esa gente ha construido todo un lenguaje. Yo no me atrevo a meterme en eso, dije «mejor quedémonos así», pero Richard fue el que me dijo «no temas, confía en mí, déjame yo lo hago» y pues con él yo tengo una confianza absoluta y le dije «bueno, hágalo» y fue toda una sorpresa. ¿Qué se quedó por fuera? Se quedó por fuera una versión de "She belongs to me", una canción de Bob Dylan que yo hice en español. A mí me gustan las versiones y siempre me han gustado, si tú lo notas no es una cosa de ahora ni nada, ni es una decisión aleatoria, sino que nosotros desde "Sombras", hacíamos versiones, sólo que en los primeros dos discos se impuso el hecho de que yo tenía muchas cosas que contar y que decir; luego, en Polvo eres, ya me habían pasado todos esos años y yo tenía claro que el hecho de hacer una versión no es una falta de originalidad ni nada de esas cosas, al contrario, hacer una buena versión es un acto creativo. El tema de la versión de Bob Dylan es que en realidad no era tan buena, jajajaja, entonces decidimos dejarla por fuera. ¿Cuáles han sido los mejores momentos de La Derecha pensándolo desde cada uno de sus discos La Derecha, Balas de bebé, Polvo eres y Árbol torcido? Yo creo que lo mejor de nuestro primer LP La Derecha, es la ilusión que te genera grabar un disco, la pura y dura espontaneidad; descubrir todo. Porque nosotros en esa época no pensábamos en nada, ni en que nos iba a ir bien, ni que iba a durar… además, Colombia y Bogotá eran sitios muy hostiles para el rock, para la música en general, nosotros no teníamos ninguna esperanza de nada. Cuando se dio todo ese boom del rock alternativo latinoamericano, nosotros estábamos muy escépticos frente a todo y no nos montamos en la ola porque no sabíamos cómo, estábamos muy pesimistas y muy dark.

Publicidad

En Balas de bebé fue muy raro, porque ahí fue que se murió "Panelo", ya no estábamos juntos, entonces era un disco lleno de culpas. Yo estaba muy mal emocionalmente y muy deprimido, entonces creo que lo bueno de ese disco son canciones como "Si te busco" y "Sombras". Las segundas partes de todo son más difíciles. Este disco está lleno de dudas, pero en medio de todas esas incógnitas salieron un par de respuestas que son esos temas. Hay que decir que algo teníamos en la cabeza y en el pecho, pero en realidad fue un momento muy difícil, tanto así que después de presentar el disco en los conciertos nos abrimos, ahí se acabó La Derecha.

De Polvo eres, el momento chévere es el reencuentro con los amigos. Siempre será bacano volverse a encontrar con la gente que se ha querido, sobre todo dejando atrás tanto ego y tanta bobada. Ya la tragedia se vuelve una comedia y creo que, en el fondo, nosotros ahí entendimos que ya teníamos un sonido propio, más allá de ser una banda que hizo parte de un movimiento alternativo, de una rebeldía o de ser callejeros, rumberos o lo que fuera. Entendimos que teníamos un sonido y un lenguaje, además, para mí, como compositor, haber escrito "El puñal" fue volver a sentirme como escritor de canciones, que es algo que siempre he sentido que soy, probablemente lo otro se lo debo más bien al Chato y a Francisco, el sonido que ellos han creado alrededor de mi manera de cantar.

También lo chévere de Polvo eres, es lo que te digo: que era como un testamento fallido, porque como testamento no sirvió.

Publicidad

De Árbol torcido, yo diría que el mejor momento fue haber podido grabar en un estudio mítico. Para nosotros lo chévere es que ya no queremos demostrarle nada a nadie, no estamos en eso, ahí hay como una libertad chévere, espiritual y emocional de decir «esto es lo que nosotros hacemos y ya» y creo que el encuentro con Richard fue muy cálido y como de unos viejos amigos que se vuelven a chocar las manos y a entender por qué fue que hicieron eso hace 20 años. Para mí como escritor de las canciones de Árbol torcido, era darme cuenta que después de "El puñal", donde yo sentí que había hecho una buena canción y podía morir en paz, podía seguir escribiendo otras buenas canciones.

"Emociones" fue el empalme entre el pasado y el presente de La Derecha cuando regresaron en 2011, ¿cuál fue la excusa para empalmar Polvo eres y Árbol torcido? Yo creo que simplemente queremos hacer unos últimos conciertos, volver a vivir eso que hemos vivido estos últimos años. El empalme yo creo que simplemente son los conciertos en vivo, eso fue lo que nos haló a pasar de Polvo eres y "Emociones", a Árbol torcido. Como banda, creo que a todos nos ha tocado una fibra especial el hecho de que esos conciertos nuestros le gusten a la gente y que nosotros también podamos mover el esqueleto ahí. Para un personaje como Francisco, que solamente toca guitarra con La Derecha, yo creo que volver a tocar su guitarra es una putería y una celebración. Además el feedback de la gente es algo muy sabroso y eso fue lo que nos impulsó a hacer Árbol torcido.

¿Cuánto quieres que dure este nuevo ciclo? No sé, esta vez sí espero que dure lo que dure y ya, no me atrevo a decir nada. Siempre que digo que no, pasa lo contrario, entonces esta vez ya no voy a decir nada. Jajaja. Hablando un poco de Árbol torcido siento que "El dios que adora" es como la historia de un dios mendigo, muy agradecido con la vida y con todo lo que lo rodea, así esté en una situación tenaz, y también siento que de alguna forma existe una relación con "Dinero", canción que hace parte de Polvo eres, como que están de alguna manera conectadas, ¿lo están? De hecho no lo había pillado pero sí, puede ser, como si fueran un extremo y otro extremo. Yo siento que la gente creativa que no se cita a sí mismo y que no se repite, está como diletando mucho y es un peligro también tanto diletantismo y tanto ingenio. De alguna manera yo me cito a mí mismo y busco mis propios temas y todo, porque creo que es la forma más honesta de decir las cosas. En el fondo todos decimos algo, no es que digamos muchas cosas; todos tenemos como unos temas y este tema de la vida, en "Dinero" y "El dios que adora", es como estar en la situación pésima, pero también estar en la situación súper ganadora. Son como las dos caras del día, ni siquiera de la vida, del día, como que yo siento que a veces tengo éxito en la mañana y por la tarde me devuelvo a la realidad y eso me gusta, eso hace parte de mi manera de ver la vida.

Tus letras tienen algo como de poesía callejera sucia, en el buen sentido de la palabra. ¿A qué tipo de historias te remites a la hora de componer? No sé, a mí me sale. Yo no soy melómano, yo no tengo ese beat del conocedor de música, yo soy más fan, a mí me gustan cosas y me gustan por épocas, entonces cuando yo oigo otras músicas, me doy cuenta y a veces pienso «me gustaría hacer esto, me gustaría escribir como escribe este man, uy que buena música que hace este man», pero cuando yo voy a escribir es lo que me sale a mí, porque eso es lo que yo he vivido y es lo que he visto, entonces esas canciones salen de esa mezcla entre lo que yo vivo y lo que veo. Digamos que yo ahora no vivo en la calle (jajaja) pero creo que también asocio la idea del rock con la calle en mi imaginario personal, creo que sí pertenezco a una generación que tenía un romanticismo con la calle.

Publicidad

¿Estás satisfecho en este punto de tu vida?

Creo que esos cuentos son como de temperamentos. Me he dado cuenta que yo, con lo que he hecho, no estoy satisfecho, pero he entendido con los años que eso no está en manos de uno tampoco, tú haces unas cosas y tienes que entregarlas, ya es cuestión del público, la vida y la sociedad los que le van a dar un valor a eso. Cada vez que terminamos algo me doy cuenta que lo pude haber hecho mejor y también me doy cuenta que no lo pude haber hecho mejor, que eso es lo que yo hago y lo suelto. Pero con mi vida, en lo personal no estoy satisfecho en esas cosas, en otras cosas por lo menos no sé si satisfecho, pero sí me siento cómodo en donde estoy sentado, como que la silla en la que yo terminé sentado en esta rumba, en esta sala, en esta vida, en esta escena colombiana, en lo que hacemos acá en este país… por lo menos siento que en esta silla en la que estoy, estoy tranquilo, no me siento incómodo. Satisfecho no, pero incómodo tampoco.

¿Quieres vivir de la música?

Pues a mí me hubiera gustado en un momento haber podido vivir de la música, era un deseo que tenía, es más… creo que nosotros nos dábamos tan duro contra el pesimismo, porque en el fondo queríamos hacer lo contrario, queríamos vivir de la música. Pero lo que pasaba era que no había puertas que abrir ni que tocar para nosotros. Ahora en este momento querer vivir de la música, pues sería muy chévere, pero ya digamos que ese es un deseo superado, un deseo de algo que no sucedió y que ahora lo que sucede alrededor de eso es bienvenido y si no, pues no pasa nada.

Publicidad

¿Qué vamos a ver este jueves en el lanzamiento de este EP?

Vamos a presentar el EP, vamos a tocar y vamos a tratar de que sea un concierto alrededor de las cuatro canciones, vamos a invitar a los de Sidestepper y vamos a tocar otros temas que no hemos tocado en estos años y que no son usuales de los conciertos para que sea una noche especial.

***

Dale play al primer sencillo de Árbol torcido, "Que liviano"

La Derecha va a presentar Árbol torcido este jueves 16 de julio en Armando Records. Sigue a la banda poracá.