Pasé unos días con un Pastafari

FYI.

This story is over 5 years old.

Identidad

Pasé unos días con un Pastafari

Estas fotos pretenden dar a conocer la existencia de una religión muy humilde, uno de cuyos pastores es Obi Canuel, un pastafari que cree que el universo fue creado por el Monstruo del Espagueti Volador.
28.1.15

Con la atención de los medios puesta en los actos terroristas perpetrados por extremistas religiosos, es fácil pasar por alto todos esos extraños cultos que aparecen por todo el mundo. Con esta serie de fotos pretendo dar a conocer la existencia de una religión muy humilde, uno de cuyos pastores es Obi Canuel, un pastafari que cree que el universo fue creado por el Monstruo del Espagueti Volador, quien tocó a Obi "con uno de sus apéndices de fideo" en Surrey, Columbia Británica.

Canuel tiene 37 años y es un carismático mecánico aficionado y coleccionista de videojuegos graduado en filosofía. Estuve con él en un par de ocasiones en Navidad para fotografiar sus actividades diarias y charlar sobre sus creencias. Según cuenta, desde hace unos años se ha ido "acercando cada vez más al Espagueti", y ahora es ministro ordenado de la Iglesia del Monstruo del Espagueti Volador (Iglesia del MEV). Uno de los preceptos de su credo exige a Obi llevar un colador de pasta sagrado en la cabeza, de modo que "deje pasar el agua y retenga los fideos". Para Obi, el escurridor es su tocado religioso. De hecho, hace poco presentó una foto para renovar su licencia de conducir en la que aparece luciendo el utensilio en la cabeza, pero a la entidad emisora de licencias de Columbia Británica (ICBC) no le pareció aceptable, así que su la expedición de su carné está pendiente.

Publicidad

Durante los últimos meses, Obi, haciendo gala de una enorme paciencia y educación, ha reclamado sin éxito su licencia en repetidas ocasiones. Incluso contrató a un abogado para ayudarle a conseguir que aprobaran la foto, pero hasta ahora no ha tenido suerte. Puesto que el pastafarismo es una religión relativamente nueva (aunque, según la Iglesia del MEV, hace cientos de años que los piratas la practican), son muchos los servicios burocráticos que no la entienden o no la toman en serio.

La Iglesia del MEV se dio a conocer en 2005, después de que un consternado padre escribiera una carta abierta al Consejo Educativo de Kansas en la que criticaba la enseñanza del creacionismo en las escuelas. El pastafarismo es una religión auténtica que atrae a ateos, agnósticos y librepensadores por igual, aunque también hay budistas, cristianos y musulmanes entre sus fieles. Canuel y los pastafaris aseguran "no ser antirreligiosos, sino que más bien estamos en contra de las locuras y tonterías que se hacen en nombre de la religión".

Debido a la delirante imaginería que ilustra el pastafarismo, son muchos los que consideran que la Iglesia del MEV es una sátira. A menudo, la respuesta de los pastafaris es: "los elementos de nuestra religión suelen considerarse satíricos y hay muchos de nuestros miembros que no creen nuestras escrituras al pie de la letra, pero eso ocurre con frecuencia en las religiones. Muchos cristianos, por ejemplo, no creen que los relatos de la Biblia sean del todo ciertos, pero eso no quiere decir que no sean verdaderos cristianos".

Publicidad

Canuel, que demuestra gran ingenio a la hora de defenderse de las críticas, sigue esperando recibir su licencia de conducir, y aduce que "tiene derecho a expresar sus creencias libremente". Mientras tanto, sigue con su rutina diaria, sin dejar de recordar a la ICBC que "los derechos religiosos no se crearon para las religiones establecidas, sino para casos poco comunes". Según él, "la gente debería poder presentarse de una cierta forma, adscrita a un determinado conjunto de creencias, siempre dentro de los límites de la ley".

Dentro de unos meses el tribunal emitirá su fallo sobre si Canuel puede o no usar la foto en la que aparece con el colador en la cabeza. Mientras tanto, la ICBC se niega a revelar la lista de religiones que reconoce.

Obi posa delante de una iglesia ortodoxa griega en Surrey, donde antiguamente residía.

Obi en plena campaña de promoción de la Iglesia del MEV en una estación de tren de Surrey.

Obi muestra panfletos informativos de la Iglesia del Monstruo del Espagueti Volador.

La tarjeta de BC Services de Obi. En esta foto pudo llevar el escurridor de pasta, pero la ICBC no aprueba el uso de la imagen para expedir su licencia de conducir.

Obi en una gasolinera de Surrey.

Algunos de los empleados de este restaurante lo reconocieron por las noticias y estaban encantados de conocerlo en persona.

Obi comprando un escurridor nuevo.

Obi hablando por teléfono.

Obi explica su religión a una adepta en potencia.

Obi esperando el autobús.

Obi reparte folletos de la Iglesia del MEV en el autobús.

Hace poco Obi terminó de construir su propio coche, tarea que le ha llevado cuatro años. Está estacionado frente a uno de sus lugares preferidos: la tienda de artículos de segunda mano Value Village.

Obi hace cola en Value Village para comprar un videojuego.

Obi lleva un enorme y destartalado reloj de pulsera que simboliza que el pastafarismo no conoce restricciones temporales. Al parecer, de esta forma se fomenta un modo de vida más divertido y libre.

Obi posa con una llave inglesa en la mano. Es un habilidoso aficionado a la mecánica y firme defensor de los derechos de los obreros.

Obi y su colección de pistolas para videojuegos.

Obi jugando a Pac-Man.