FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

Mira estos retorcidos pasteles con formas asquerosas

Ratas atropelladas, bebés descuartizados y cerebros. ¿Te los comerías?
15.4.16

Pastel de cerebro. Todas las fotos son cortesía de Katherine Dey.

Crear pasteles extremadamente perversos y realistas, como este pastel reluciente de cisne rojo desplumado, para ponerle emoción a las fiestas, lleva años siendo una industria artesanal. Pero incluso dentro de los estándares de postres depravados, las creaciones de Katherine Dey son bastante… fuertes. Esta semana, el periódico New York Post presentó una galería de sus pasteles en su sitio web, y después de ver varios de ellos —como el combo sangriento de cerebro y médula espinal y el trasero enfermizo con termómetro— supe que tenía que averiguar más sobre ella.

Pastel de rata.

Katherine me contó por correo que fue a la Escuela de Diseño de Rhode Island, donde se enfocó en ilustración y escultura, luego trabajó para una compañía de robótica que construía robots humanoides. Desde entonces, ha estado registrada como enfermera en Rochester, Nueva York, pero todavía hace arte. A continuación se encuentra el resto de nuestra conversación (editada ligeramente por motivos de claridad).


Relacionado: ¿Los videos de granos son adictivos?


VICE: ¿Cómo fue que empezaste a hacer estos pasteles?
Katherine Dey: Hacer pasteles es un reto divertido para mí por que es un producto que se come, y tengo poco tiempo para trabajar. Es divertido por que, una vez que termino, puedo dárselo a la gente para que se lo coma. Uno de los primeros pasteles que esculpí fue para la Asociación Micológica de Rochester (soy miembro del club local de hongos). Quería que fuera algo en verdad relacionado con hongos, así que hice un tronco de árbol cubierto de Lycoperdon pyriforme, un hongo parecido al champiñón. Con el tiempo, tuve mayor control de los materiales y de todo el proceso.

El pastel de hongos.

¿Cómo es el proceso?
Primero decido cómo quiero que se vea mi pastel. Luego elijo mis materiales. Si hay riesgo de que se caigan, fabrico un armazón para que todo se mantenga en su lugar. Por lo regular, horneo los pasteles primero y luego los congelo. Cuando está congelado, empiezo a esculpirle la forma básica. Luego lo congelo otra vez y trabajo en los detalles usando mazapán, fondant o chocolate para moldear. El fondant lo utilizo lo menos posible porque, a mi parecer, sabe asqueroso. Si hay elementos que requieren mucho detalle, utilizo arroz inflado cubierto de chocolate para moldear esas partes. Utilizo mucho ese método para esculpir cabezas porque así puedo ser muy precisa. La superficie la pinto con colores que preparo mezclando colorante para comida y azúcar glas.

Pastel de lamprea.

Pastel de trasero.

¿Lo haces por diversión o planeas convertirlo en un negocio?
Hago estos pasteles más que nada por diversión. A veces los preparo para amigos u ocasiones especiales. Me gustaría empezar mi propio negocio para venderlos. Sin embargo, necesito cocinar en un cocina certificada, lo cual es difícil porque vivo en una cabaña aislada al norte de Nueva York. Así que, por ahora, me divierte mucho hacerlos y compartirlos con la gente cada que puedo.

Pastel de bebé.

Vi que hiciste uno de tus pasteles basándote en la cabeza de tu esposo. ¿En qué otros modelos te has basado?
He basado un par de pasteles en diferentes personas. Me encantan los retratos. Creo que nunca observo bien la cara de alguien hasta que intento hacerle un retrato. Hice un retrato de mi papá y salió bastante bien. En este momento estoy elaborando dos para una boda. Quieren que sus invitados se alimenten con sus cabezas decapitadas. Es un proyecto muy divertido.

Pastel de la cabeza del esposo de Dey. Tiene relleno de arroz inflado.

¿En qué estás trabajando en este momento?
En este momento me encuentro trabajando en mi primer video. Mucha gente me ha pedido un tutorial en video para hacer pastel, así que le estoy dando una oportunidad. Un amigo lo va a editar. Debería estar listo en una o dos semanas.

Una simulación médica de sífilis terciaria que hizo Dey.

¿Me puedes hablar de las simulaciones médicas que has hecho?
Empecé a ayudar en el laboratorio de simulaciones en la escuela de enfermería. La utilería que teníamos (si es que llegábamos a tener) era pésima, así que hacía varias cosas para los maniquíes que usábamos durante las simulaciones médicas como heridas, coágulos y cosas por el estilo. Los alumnos pasaban por un escenario y tenían que tomar decisiones sobre cómo responder, y luego discutíamos cómo podíamos mejorar. Los maniquíes parecían más reales. Me encanta trabajar en simulaciones o proyectos de montaje cada que hay oportunidad.

Puedes ver un poco más del arte de Katherine aquí.