Salud

La generación Z está desarrollando misteriosa epidemia de tics nerviosos

La exposición a las redes sociales y los factores estresantes provocados por la pandemia están convergiendo en una epidemia de tics entre lxs jóvenes.
10.9.21
generación z, tics, jóvenes, salud mental, síndrome de Tourette, tiktok, redes sociales
Imagen: Stephen Simpson vía Getty Images 

Alex Turnquist comenzó a notar sus tics mientras estudiaba en la Universidad Loyola de Chicago. La pandemia de COVID-19 obligó a la joven de 20 años a regresar a casa con sus padres. Fue ahí donde se dio cuenta, al ver sus videos de Snapchat, de que su párpado se movía incontrolablemente. Poco después, empezó a experimentar temblores bruscos e inesperados en la cabeza.

Se lo contó a su psiquiatra, quien pensó que tal vez se debía a los antidepresivos. Después de un año de seguimiento, y de suspender su medicación en vano, le diagnosticaron un trastorno de tics nerviosos anormales. Sigue sin saber exactamente cuál fue la causa, pero en marzo de este año encontró algunos artículos que parecían describir lo que estaba experimentando, y abrió una cuenta de TikTok bajo el nombre de @alexandrea.joy para hablar al respecto.

Publicidad

"Desarrollé tics nerviosos durante la pandemia. Pensé que se debían a los antidepresivos porque hay investigaciones al respecto. Pero me acabo de enterar de que el confinamiento ha provocado un brote masivo de [tics] en las niñas", dice en uno de sus videos.

Según datos de un estudio publicado el 13 de agosto, especialistas en síndrome de Tourette y otros trastornos nerviosos han mostrado su interés en personas como Alex después de ver un aumento considerable en las consultas por estas afecciones durante la pandemia.

Los investigadores describen "una pandemia paralela [a la del COVID-19] de jóvenes de 12 a 25 años (casi exclusivamente niñas y mujeres) con tics motores y vocales", y afirman que los pacientes que analizaron, además de sufrir factores de estrés relacionados con la pandemia, “han estado más expuestos a influencers (principalmente en TikTok) con tics o síndrome de Tourette”. De hecho, hay miles de videos, algunos con millones de vistas, en un rincón de TikTok llamado "Tic Tok".

Mientras tanto, otro artículo publicado en julio sobre los influencers con tics en TikTok indica que este es un tipo de trastorno "diferente" al de Tourette. "Creemos que este es un ejemplo de una enfermedad psicogénica de masas, que involucra comportamientos, emociones o condiciones que se propagan espontáneamente en un grupo", escribieron los autores.

Turnquist, que actualmente está haciendo un doctorado en inmunología molecular y biología del cáncer en Dartmouth, está de acuerdo con los hallazgos de los investigadores: “Siento que la pandemia ha traído muchos factores estresantes, y probablemente eso es lo que nos llevó al límite".

“Una epidemia dentro de una pandemia”

En el otoño de 2020, Tamara Pringsheim y Davide Martino, dos neurólogos de la Universidad de Calgary en Canadá, empezaron a escuchar casos de tics de aparición repentina en jóvenes. Un colega que trabaja en emergencias le dijo a Pringsheim que tres adolescentes con síntomas extrañamente similares fueron ingresados al hospital en una semana. Luego, en enero, el número de casos aumentó considerablemente. "Es una epidemia dentro de la pandemia", dijo Martino.

Los síntomas de los pacientes difieren notablemente de los del síndrome de Tourette clásico, el trastorno de tic más conocido. En primer lugar, los tics de Tourette tienden a aparecer entre los 5 y los 7 años. En este caso, Martino dijo que no ha tenido pacientes menores de 11 años y casi todas eran niñas y mujeres jóvenes con síntomas más extremos que los pacientes con Tourette.

Basándose en estas diferencias y otras, los neurólogos definieron estos síntomas de aparición repentina como comportamientos funcionales similares a los de un tic, en lugar de tics per se. Ambos son coautores de dos estudios sobre esta enfermedad en adultos y niños, publicados en julio y agosto respectivamente.

Aunque estos pacientes no tienen Tourette, Martino dijo que sus síntomas son legítimos y merecen un tratamiento específico. “No pueden parar, y somos testigos de eso. Algunos de los pacientes y familiares con los que hablamos están desesperados; necesitamos compasión y compromiso para tratar de ayudarlos".

Publicidad

Algo que le ha ayudado a los dos investigadores a comprender mejor esta enfermedad son los mismos “tics”: por ejemplo, varios pacientes dicen la palabra "frijoles" incontrolablemente. Aunque es una sola palabra, este comportamiento se considera una vocalización compleja, a diferencia de los simples tics faciales que suelen tener los pacientes con Tourette, como parpadear con frecuencia o arrugar la nariz, dijo Pringsheim.

Como la mayoría de los fenómenos efímeros en internet, es imposible decir con certeza de dónde salió el tic de los "frijoles", pero hay docenas de videos en TikTok y discusiones en Reddit que mencionan este comportamiento y su conexión con @thistrippyhippie, una TikToker que anunció su diagnóstico de Tourette en 2020 y que tiene 13.5 millones de seguidores en la plataforma.

Obviamente, @thistrippyhippie, una británica de 21 años llamada Evie Meg, no tiene la culpa de que los adolescentes en TikTok digan "frijoles" incontrolablemente, ni tampoco las personas que experimentan estos síntomas reales y debilitantes. Pero un creciente número de estudios, incluidos tres publicados en agosto, indica que estos pacientes no padecen un trastorno de tics tradicional.

Más bien, Pringsheim, Martino y otros investigadores que trabajan en este fenómeno creen que el estrés del año pasado —desde el cierre de las escuelas hasta el aislamiento social– junto con los problemas de salud mental preexistentes en algunos casos, llevaron a esta población a buscar inconscientemente una salida para su angustia. En otras palabras, los investigadores creen que el trastorno no tiene originalmente un componente genético como el Tourette, sino más bien un componente ambiental o psicológico.

Publicidad

Según la teoría de los investigadores, ver a influencers populares con tics en las redes sociales fue lo que desencadenó el fuego. TikTok no respondió a nuestra solicitud de comentarios.

Tic Tok

Tyla Saxton, una británica de 23 años que se hace llamar @tylatics creó “Tic Tok”, la subcultura de TikTok dedicada a las personas que comparten sus experiencias con tics y comportamientos similares. Saxton ha estado sufriendo de tics desde hace un año y medio, cuando Gran Bretaña salió de su primer bloqueo; está en lista de espera para ver a un neurólogo para determinar la causa.

“Desarrollé una ansiedad social bastante severa cuando esto comenzó”, dijo, y agregó que las actividades cotidianas, como salir a la calle, le provocaban pánico y ataques de tics perturbadores. “Luego descubrí TikTok y vi a varias personas con tics, la principal fue @thistrippyhippie. Eso me dio la confianza para empezar a salir más, y luego decidí que también quería crear conciencia sobre ello”.

Saxton dijo que muchas veces imita los tics de otros TikTokers cuando ve sus videos, algo que también le pasa a Turnquist. Imitar los tics de otras personas es común en personas con tics crónicos y comportamientos similares a los de un tic. Saxton dijo que por eso incluye advertencias en los videos donde muestra sus tics más agresivos. En un video que comienza con una advertencia que dura varios segundos, aparece golpeándose repetidamente en la cara. Otros creadores, incluida Meg, aparecen con hematomas y otras lesiones causadas por tics agresivos y comportamientos similares.

Los tics y los comportamientos similares a los de un tic también pueden propagarse fuera de TikTok. Un artículo publicado el 23 de agosto en la revista Brain detalla la experiencia de unos médicos alemanes que tuvieron un aumento de pacientes con comportamientos similares a los de un tic que se asemejan a los documentados por un popular YouTuber en la plataforma.

Los investigadores plantearon la hipótesis de que la enfermedad que padecen sus pacientes es una forma de enfermedad psicogénica de masas, un fenómeno controvertido y poco conocido que alguna vez se llamó histeria colectiva. Ellos, junto con otros, compararon sus observaciones actuales con un famoso brote de tics de 2013 en Le Roy, Nueva York, que también se cree que fue una enfermedad psicogénica de masas. La diferencia es que esta vez los videos en redes sociales fueron los que indujeron la afección, más que el contacto directo.

Publicidad

No todos los médicos están de acuerdo con esta evaluación. Un editorial publicado en abril en la revista Archives of Disease in Childhood sugiere que los estudios futuros podrían probar hipótesis relacionadas con enfermedades psicógenas masivas y un posible mecanismo biológico. Según Martino, el papel de las redes sociales ha sido exagerado y es solo un factor entre muchos en el desarrollo de estos comportamientos similares a los de un tic. “Es importante no centrar toda la atención exclusivamente en las redes sociales porque no queremos estigmatizar a las personas que comparten sus experiencias en TikTok o YouTube”, dice.

No todos los médicos están de acuerdo con esta evaluación. Un artículo publicado en abril en la revista Archives of Disease in Childhood sugirió que las futuras investigaciones pueden probar hipótesis relacionadas con la enfermedad psicogénica de masas y un posible mecanismo biológico. Martino dijo que se ha enfatizado demasiado el papel de las redes sociales, y es solo un factor entre muchos en el desarrollo de estos comportamientos. “Es importante no centrar toda la atención en las redes sociales porque no queremos estigmatizar a las personas que comparten sus experiencias en TikTok o YouTube”, dijo.

Myah Adele, una influencer que se hace llamar @maybemyahadele en TikTok, dijo empezó a ver videos de chicas con síndrome de Tourette como parte de una clase de psicología en la universidad. Para 2018, había desarrollado lo que consideraba "espasmos musculares" después de un evento traumático, y después de ver los videos, sintió que estaba imitando los tics de las niñas. Cuando habló con su médico, el médico le explicó que su comportamiento podría ser una reacción física al dolor y al trauma que estaba experimentando.

Publicidad

Aunque su médico le diagnosticó tics, dijo que le sigue preocupando que otros piensen que está fingiendo sus síntomas, e incluso tiene que convencerse a sí misma de que no los está inventando. "Hace dos días, me preguntaba si estaba fingiendo o no, y obviamente no estaba fingiendo porque estaba sola", dijo, y agregó que sus tics también pueden ser estresantes y dolorosos.

Turnquist dijo que ha recibido cierto rechazo en los comentarios de sus TikToks por parte de usuarios que dudan de su condición. Dijo que sus videos tenían como objetivo crear conciencia sobre los tics y trata de no dejar que los comentarios negativos y las amenazas la afecten. "Siento que hay muchos estigmas retrógrados en TikTok sobre el trastorno de tics", dijo.

Pringsheim y Martino están trabajando en un estudio de seguimiento para identificar los tratamientos más efectivos para controlar o curar comportamientos parecidos a los tics de aparición repentina, un estudio que completarán en unos meses.

Alex, por su parte, explicó que después de probar varias terapias durante más de un año, ha aceptado sus tics como parte de su personalidad. Hace todo lo posible por controlar sus factores desencadenantes, que son el estrés, el alcohol y el agotamiento. Pero no planea dejar de ver y crear videos en TikTok, una decisión que Martino dijo que entiende. “Es poco realista pedirle a la gente que se aleje de las redes sociales por completo”, dijo.