Ahora, la gente canta canciones marineras para mantener la cordura

Las deprimentes condiciones de trabajo son la razón de que existan cantos laborales como "Wellerman", pero ahora mismo no podemos cantarlos juntos.
Los personajes principales de Bob Esponja se enfrentan al fantasmal Barón Rojo en su barco pirata.
Fuente de la imagen: Bob Esponja pantalones cuadrados/Nickelodeon

A medida que empezamos a vislumbrar lo que podría ser el final de nuestra travesía por una pandemia global, el internet se ha obsesionado con las canciones marineras.

Cantar con otras personas es una actividad increíblemente unificadora, especialmente si cantar no es tu fuerte. Escuchar cómo las voces combinadas de varias personas llenan una habitación, en una armonía que es a la vez una sola voz y una expresión individual es como un truco mágico. Desafortunadamente, vivimos en una época en la que "una habitación llena de gente" es peligrosa y, en los lugares donde hay un estricto toque de queda, también ilegal.

Publicidad

Muchos se han preguntado por qué las canciones marineras, de entre todas las cosas, ahora son tendencia, pero a mí no me sorprende que la gente extrañe cantar colectivamente. He lamentado todos los días que mi bar de karaoke favorito cerrara definitivamente. Lo que es curioso en este momento es que la gente se ha obsesionado específicamente con las canciones marineras y está utilizando las funciones de TikTok para crear esas armonías expansivas.

La persona que dio inicio a esta tendencia fue Nathan Evans, un trabajador postal escocés de 26 años. Su interpretación de "Wellerman", una canción neozelandesa sobre la caza de ballenas, arrasó en TikTok de una manera que solo es posible en esa plataforma. En lugar de simplemente compartir una y otra vez el video, la gente utilizó la función de "dueto" de TikTok para armonizar con Evans. Cuando haces "dueto" con un video, el video original aparece en una mitad de la pantalla y tu nuevo video aparece en la otra mitad, lo cual te permite hacer un dueto real con otra persona. También es posible encadenar los duetos, lo que da como resultado que varias personas canten con otras. El producto final es como el canto de una docena de borrachos en el mar, ansiosos por volver a casa, inventando canciones para no perder la razón.

En este momento, nos encontramos, metafóricamente, a la deriva en el mar. Ha pasado casi un año desde que el COVID-19 cambió la vida de todos, llevándonos a vivir de manera más solitaria, lo que fácilmente puede conducir a la tristeza. En muchas ciudades del mundo es increíblemente peligroso hacer cualquier cosa fuera de nuestras propias casas, lo que nos lleva a la sensación de que, si bien socializar no es una opción, trabajar es imperativo. Las deprimentes condiciones de trabajo son lo que impulsó la creación de cantos laborales como "Wellerman" en primera instancia, y si no podemos cantarlos juntos en persona, no es de extrañar que estemos encontrando maneras de cantarlos juntos en línea.

No hay cantos laborales sobre cómo trabajamos en el presente, aislados y en casa, o arriesgando nuestras vidas para satisfacer las necesidades de los consumidores. Para mí, despertarme día tras día para sentarme en una silla de oficina que está destruyendo por completo mi espalda definitivamente ha tenido repercusiones en mi psique. Antes del COVID-19, podía desahogarme pasando la hora feliz con mis amigos, o yendo al karaoke, con las voces de amigos y extraños elevándose por igual, celebrando los magros beneficios que me había brindado mi trabajo. Hasta que pueda volver a estar hombro con hombro con mis compañeros de trabajo, tengo las canciones marineras y TikTok.