FYI.

This story is over 5 years old.

Colombia, otro país que se suma a legalización de la marihuana con fines medicinales

La iniciativa coloca a Colombia en sintonía con varios países latinoamericanos que han apostado por descriminalizar la sustancia en vista de sus fines terapéuticos, y que han permitido, incluso, su producción.
23.12.15
Photo de Luis Eduardo Noriega/EPA
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha legalizado la producción y la venta de marihuana con fines terapéuticos. La medida ha puesto al país en sintonía con el resto del continente suramericano, donde cada vez son más países los que están enarbolando la liberalización de la poderosa hierba.

"Este decreto pone a Colombia en el grupo de países que van a la vanguardia como un país de avanzada, como un país progresista, en el uso de los recursos naturales para combatir las enfermedades", ha expresado Santos para dar la bienvenida a un decreto que entrará en vigor hoy mismo.

Publicidad

El documento — suscrito por el presidente y por el ministro de Sanidad — regula la posesión de semillas y de plantas, además de la producción, distribución y comercialización para su exportación "con fines estrictamente médicos y científicos". La creación de una "licencia para exportar" permitirá que los productores tengan derecho a vender medicinas elaboradas con cannabis a los países que han legalizado su consumo. La medida abrirá una nueva vía de producción de fármacos cuyo principio activo es la marihuana en el mercado internacional.

"La demanda es inmensa", confesó Santos el mes pasado ante los micrófonos de la BBC. Acto seguido el mandatario colombiano destacó "el gran negocio que representa en Canadá y Estados Unidos".

Hannah Hetzer, responsable de la división americana de la Drug Policy Alliance, saludó la medida como un nuevo ejemplo del cambio de actitud que el continente suramericano está abrazando. "A lo largo de los últimos años, los presidentes suramericanos se han convertido en algunas de las voces más fuertes del panorama global. Están proclamando nuevas maneras de abordar sus políticas en materia de narcóticos", ha comentado a VICE News. "El decreto recién suscrito por el presidente Santos sobre el uso medicinal de la marihuana es la demostración de que se ha comprometido a garantizar que su medida se cumpla en su propio país y no solo a escala internacional".

Peña Nieto promete un debate sobre la legalización de la marihuana en México. Leer más aquí. 

Publicidad

El decreto que permite la producción y la venta de marihuana con usos medicinales se produce tres años después de que el congreso de Colombia descriminalizara la posesión de marihuana cuando esta era inferior a 20 gramos. En tal caso, pasó a entenderse que se trataba de una dosis destinada al uso personal. El año pasado, el ministerio de Sanidad colombiano elaboró una estudio que concluía que el 11,5 por ciento de los colombianos había consumido marihuana, al menos una vez en su vida.

La legalización colombiana se suma a otras destacadas medidas registradas por todo el continente latinoamericano. Uruguay legalizó completamente la marihuana en 2013, y sigue siendo el único país que ha abrazado la liberalización tanto médica como recreativa. Sin embargo, el mes pasado, el Tribunal Supremo de México emitió un histórico fallo a favor de cuatro individuos a quienes se reconoció el derecho de plantar marihuana con fines recreativos. Igualmente, el congreso chileno ha dado luz verde al uso recreacional con una propuesta de ley que ya está en el senado.

Sin embargo, algunos activistas favorables a la legalización de la marihuana, han expresado sus reservas ante la medida adoptada. Según ellos, el acuerdo suscrito por el presidente Santos resultará mucho más beneficioso para la industria farmacéutica que para el colectivo pro legalización.

"No queremos que las farmacéuticas desplacen o sepulten a todos aquellos que venían haciendo un gran trabajo hasta ahora, pero que no tienen los mismos recursos", cuenta a VICE News Marcela Tovar Thomas, una activista que lucha por el cambio de las políticas en materia de drogas en el Centre of Thought and Action for Transition (CPAT). "Espero que se adopten medidas para garantizar la igualdad del cultivo, que es algo sustancialmente distinto a entregarle la llave del monopolio a la todopoderosa industria farmacéutica".

Publicidad

"No hay que olvidar que cuando alguien lucha por cambiar las políticas sobre drogas, quienes más padecen la prohibición son los más débiles", explica Tovar. "No podemos debilitarles aún más".

Para Julián Quintero, director de la plataforma por legalización colombiana Acción Técnica Social (ATS), el decreto significa un "gran paso", aunque está impaciente porque la marihuana terapéutica pueda conseguirse sin necesidad de receta. "La implementación del decreto va a suponer varios desafíos que exigirán consultas y reajustes sistemáticos", relata a VICE News. "Yo creo que todavía tendrán que pasar dos años antes de que nos encontremos con la marihuana medicinal en el mercado".

El inspector general de Colombia, el político del Partido Conservador Alejandro Ordóñez, ha liderado la campaña contra la legalización. "Supone un debilitamiento de la lucha contra la droga y una amenaza para los ciudadanos", comentó Ordóñez a la prensa local cuando el decreto fue propuesto el mes pasado.

En imágenes: Portland festeja la legalización de la marihuana y la independencia de EEUU. Leer más aquí. 

La lucha contra la droga de Colombia ha estado proverbialmente vinculada a la cocaína antes que a la marihuana. A día de hoy Perú ha vuelto a convertirse en el máximo productor de hoja de coca a nivel mundial. Si bien la mayor parte de la marihuana que se produce en Colombia se consume localmente, la cocaína se exporta a nivel mundial.

Publicidad

Los distintos grupos armados que pueblan la geografía colombiana — desde las guerrillas de izquierdas hasta los paramilitares de derechas — se financian de manera casi exclusiva gracias al tráfico de cocaína.

El país canceló las fumigaciones aéreas de las plantaciones de hoja de coca a principios de este año, a instancia de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que advirtió que el herbicida empleado para llevara a cabo las fumigaciones, el glifosato, podría ser cancerígeno.

Santos, pese a todo, se ha comprometido a erradicar la producción de cocaína, una promesa que, de hecho, es el eje de la buena salud de sus relaciones diplomáticas con Estados Unidos. Según un informe redactado por el congreso estadounidense, la lucha contra la cocaína ya ha reportado más de 10 mil millones de dólares desde 2000. A día de hoy, el gobierno se plantea abogar por la erradicación manual y por instalar un nuevo programa de cultivo que permita replantar los campos de hoja de coca con otro ingrediente.

De momento, Santos ya ha asegurado que la única sustancia legalizada será la marihuana con fines medicinales.

"La marihuana tienen grandes atributos a nivel medicinal. Es algo que ha sido demostrado científicamente", declaró Santos a la BBC. "En cambio, no existe ninguna evidencia de que la heroína o la cocaína posean ningún ingrediente activo que tenga valor medicinal alguno. Si así fuera, no tendría problema alguno en hacer con ambas lo que he hecho con la marihuana".

Sigue a Joe Parkin Daniels on Twitter: @joeparkdan