Cinco mujeres demandan a Monster Energy por acoso sexual

La compañía dice que las demandantes son “empleadas descontentas.”

por Mayukh Sen; traducido por Bernardo Tavares
|
28 Enero 2018, 6:00pm

Photo via Flickr user jeepersmedia

Monster Energy, la famosa compañía de bebidas energéticas altas en cafeína, es sujeto de varias batallas legales: cinco exempleadas firmaron cuatro demandas contra la compañía por acusaciones de acoso sexual, según un reportaje exclusivo del Huffington Post publicado el martes, pasando del acoso a las agresiones y al abuso de poder.

Las acusaciones son detalladas y fuertes. Uno de los hombres acusados es el vicepresidente de la compañía, John Kenneally, acusado de bullying, acoso y abuso de poder por parte de tres demandantes. Los mensajes obtenidos por el HuffPost muestran cómo Kenneally describe a una exempleada con quien había intentado tener contacto sexual como una “puta”, otro donde se refiere a la misma mujer y otra empleada como “perras” y un tercero donde hace una referencia racial a “pitos negros”.

Philip Deitrich, quien también ocupa un rol administrativo en la compañía (su perfil de LinkedIn lo define como Director Nacional de Ventas), ha sido acusado por otra exempleada de haber sido humillada repetidamente en frente de sus compañeros, llamándola —en una ocasión— “mala excusa de empleada”. El director de marketing musical, Brent Hamilton, está esperando un juicio enfrentando cargos conectados a un incidente del 2016 donde lo acusan de estrangular a novia en un viaje de negocios, morderle el dedo hasta sangrar y arrancarle mechones de cabello.

En total hay cuatro demandas que nombran a tres hombres. Una quinta demanda contra la compañía, que fue firmada en 2016 por otra exempleada, declara que sus denuncias de acoso dentro de la compañía fueron ignoradas por la exdirectora de recursos humanos.

Los tres hombres mencionados en la nota siguen siendo empleados en Monster, aunque suspendieron a Kenneally una semana pagada después de que el HuffPost se comunicó con la compañía sobre al nota. La empresa negó que la decisión de ponerlo bajo suspensión estaba relacionada con la demanda.

El reporte del HuffPost pinta una imagen de un ambiente tóxico dentro de la compañía —relacionada antes con la imagen pública de Monster— que ofrece impunidad para actos malos, mientras que las mujeres que los sufrían han tenido daños a largo plazo.

LEE MÁS: Estudio sugiere una relación entre las bebidas energéticas y el uso de cocaína

Monster, en un comentario a HuffPost, sostenía que las cinco mujeres sólo eran “empleadas descontentas” y que sus alegatos no tenían mérito, aunque agregaron que la compañía se toma "muy seriamente" las denuncias de acoso sexual y discriminación; y que está haciendo una investigación interna sobre los casos.

“La única conexión que tienen las mujeres que demandan a Monster por dinero es que decidieron hacerlo juntas y litigar sus casos en los medios”, dijo la compañía en una declaración de 600 palabras que le mandaron al HuffPost. “Estos casos son diferentes, no tienen relación y no sugieren un ambiente sistemático de acoso y discriminación”.

Un representante de Coca-Cola, dueños del 18.1 por ciento de Monster Energy, le dijo al HuffPost que la compañía “no sabía” de estos casos. Cuando MUNCHIES pidió un comentario el miércoles vía email, un portavoz de Coca-Cola distanció a la compañía de las acusaciones contra Monster y reafirmó sus políticas contra el acoso.

“Coca-Cola no está relacionada con estos casos”, decía la declaración recibida por MUNCHIES. “Monster es una compañía independiente y cotizada en la bolsa. Nosotros no toleramos la discriminación o el acoso, y estamos comprometidos a crear un ambiente de trabajo próspero donde todos los empleados se sientan respetados y apoyados.”

MUNCHIES ha contactado a Monster en busca de más comentarios sobre las demandas pero no ha recibido respuesta.