Creators

El artista detrás de la 'Iglesia del Cannabis' ahora en las Fallas de Valencia

Okuda San Miguel prepara la Falla más grande del año y platicamos con él para conocer su gigantesca pieza.
19.3.18
Todas las fotografías cortesía del artista, manipulación por Hanna Quevedo.

Muchos no han escuchado hablar de ellas, pero hasta el 19 de marzo tuvieron lugar Las Fallas, una celebración popular que sucede en Valencia, en la costa mediterránea de España.

Las Fallas se preparan para, entre otras cosas, celebrar la llegada de la primavera y en una unión entre el arte y la sátira, y la fiesta explosiva y caótica, la colorida Valencia celebra su tierra y la unión de su gente en, sin duda, una de las celebraciones más internacionales del país.

Durante meses, se construyen esculturas enormes (del tamaño de edificios) para luego quemarse, dejando atrás lo malo y dando paso al renacimiento de una nueva estación. La ciudad estará en llamas, literalmente, y es un espectáculo visual como pocos en el mundo.

La tradición de Las Fallas viene de que en vísperas de la primavera, cuando las calles se dividían por gremios, a ésta se le daba la bienvenida quemando en las puertas de los talleres un rústico parot (una especie de lámpara artesanal que servía para alumbrar). Para mantener ardiendo las hogueras, los artesanos iban acumulando virutas, paños, telas, trastos viejos que los vecinos se aportaban unos a otros para terminar convirtiendo este parot en una especie de persona humana. Así nacía el ninot, precursor de lo que, a día de hoy, conocemos como falla.

Este año VICE se acercó a Valencia para presentarles al primer artista urbano contemporáneo invitado a producir una falla, Okuda San Miguel, quien junto a maestros falleros –con años de trayectoria como Latorre y Sanz–, ha creado una obra muy novedosa para el contexto tradicional de Las Fallas.

El título de esta obra pop surrealista convertida en Falla Mayor (la que se coloca en la plaza del Ayuntamiento) es “ The Multicolored Equilibrium Between Animals and Humans” y no hay más que ver el boceto original diseñado por Okuda para entenderlo.

Además de la Falla, en estos días se presenta una muestra del trabajo del artista en la Sala Ferreres.

Pérez Pont, director del Centre del Carme, que acoge la retrospectiva de Okuda (dedicado al arte pop-surrealista más de veinte años), manifestaba que “Okuda es uno de los grandes valores del arte actual” y aseguraba que “las formas geométricas y coloristas de Okuda dialogan y se funden con la singular arquitectura del espacio cubriéndolo de una nueva piel de más 600 metros cuadrados”.

VICE entrevista a Okuda antes de que su obra sea finalizada y, poco después, quemada:

VICE: ¿Cómo llega un artista contemporáneo a participar en la construcción de la Falla Mayor de Valencia? ¿Cuál fue el proceso para ello?

Okuda: Pues de la forma más inesperada: una llamada directa de unos de los artistas falleros más importantes, Latorre y Sanz, con 40 años de experiencia, en la que nos pidieron proponer un diseño para una Falla, y presentarla a concurso. Desde el primer momento, la propuesta nos atrajo porque me permitía juntar personajes de mis pinturas y esculturas con un mismo fin. El concepto, una suerte de tótem, lo tuve claro desde un principio.

Publicidad

¿Qué hace esta falla diferente a las fallas anteriores?

Tiene un lenguaje totalmente contemporáneo y está diseñada por un artista contemporáneo con un discurso dentro del mundo del arte. Es llevar la obra de un artista al mundo de las Fallas, llevando a una vida tridimensional mis personajes más reconocidos en un formato superior al habitual.

Por el momento ¿qué respuesta por parte del público crees que está teniendo tu obra?

Para mí fue importante que el jurado que eligió mi diseño estuviera formado, en parte, por falleros tradicionales… Soy de los que piensan que todo cambio es para bien… y creo que está teniendo muy buena acogida. Parte de la Falla, una cabeza de oso, fue paseada en la Cabalgata del Ninot, acompañada por 250 personas con una máscara réplica de dicha cabeza, y el feedback recibido fue muy positivo.

¿Qué sentimiento tienes ante una obra tan grande y efímera como esta? ¿Es la primera vez que trabajas una obra de esta magnitud en 3 dimensiones?

El sentimiento es doble: por un lado, mucha emoción ya que es mi mayor hito hasta la fecha, por el tamaño de la Falla y por la reunión de personajes de mis pinturas que cobran vida en la misma; por otro, estoy seguro que me embargará el hecho de verla arder, y de que se queme con tanto sentimiento alrededor, el de una ciudad con miles de personas y una tradición tan longeva. Va a ser una mezcla de tristeza, amor, alegría infinita, libertad… Creo que no se puede describir con palabras.

Publicidad

El tema de tu obra es “Equilibrio Universal” ¿Qué representa este nombre dentro de la temática de este año?

“Equilibrio Universal” representa lo que mi obra ha venido simbolizando desde hace años, poniendo a los animales y personas en un mismo nivel: en equilibrio con la vida misma. Pero con un guiño al dinero, sin el cual no podríamos hacer prácticamente nada, al estar metidos en este sistema desde hace tanto tiempo. Un sistema creado por el propio ser humano y del que se ha convertido en víctima.

¿Es la primera vez que reúnes tantos personajes en una sola obra? ¿qué significan para ti?

En mis cuadros también reúno muchos de mis personajes, por ejemplo en mi obra presentada en Art Madrid 2018, “El Lago del Deseo”. En la Falla he introducido muchos de mis animales, de fondo estampado, completos o solo su cabeza, mientras el ser humano está representado por una serie de caras de geometría multicolor, simbolizando la multiculturalidad. Sobre ellos hay dos Venus sosteniendo un mundo en forma de hucha en el que introducen una moneda de euro. A todo ello se suman elementos orgánicos, el universo… Todos ellos elementos que forman parte de mi trayectoria artística. De manera que introduzco este matiz de crítica a través de mi reinterpretación del arte clásico.

Estás trabajando con dos falleros de renombre como Jose Latorre y Gabriel Sanz, ¿nos podrías contar un poco en qué ha consistido esa colaboración?

Son dos de los falleros más respetados, por eso creo que esta pieza va a destacar, al tratarse de dos súper profesionales con los que desde el primer momento ha habido un feeling increíble. Parece como si les conociera desde hace muchos años. Y creo que eso se nota al final, se ve en el resultado. También mi equipo de Ink and Movement conectó totalmente con ellos desde un principio, siendo este el inicio de una nueva amistad y quién sabe si el primer paso de futuras colaboraciones. La colaboración en sí ha estado plagada de viajes de ida y vuelta entre su estudio y el nuestro; en una primera etapa, la de diseño, más en nuestro estudio donde se hizo todo el diseño 3D; luego, esos diseños cobraron vida en Valencia y fuimos nosotros los que nos desplazamos a pintar dichas creaciones.

¿De qué manera crees que tu intervención va a influir en la historia de las Fallas y en la posibilidad de más artistas contemporáneos en participar en ellas?

Creo que va a ser un punto y aparte. Y me encanta abanderar este cambio, aportando arte contemporáneo en un contexto como el de las Fallas en el que se mezcla lo tradicional y lo artístico, y abriendo esta puerta a otros artistas.

Okuda, entre otras cosas, es afamado mundialmente por haber llevado a cabo los murales caleidoscópicos de la Iglesia Internacional del Cannabis. Si quieres conocer más sobre su práctica y obra, visita su sitio y síguelo en Instagram.

Relacionados:

Curadores independientes presentan lo mejor del arte contemporáneo en NYC

Art Brut: personas que hacen arte sin saberlo

Sexo, futurismo y Sci-Fi, la nueva ola de arte digital