Tranquilos: aquí están las soluciones de transporte para llegar al FEP

¿Cómo llegar al Festival Estéreo Picnic sin tener que sufrir los enormes trancones a la llegada y salida del mismo?

Pareciera que la única parte jarta de ir al Estéreo Picnic es pagar la boleta. Y así es hasta que días antes del festival llega el recuerdo de que hay que ver cómo carajos ir y devolverse tres días seguidos desde la 222.

El lío no es solo encontrar cuál puede ser el mejor medio de transporte para devolverse a las tres de la mañana, también es considerar qué es lo menos tortuoso para lidiar con el trancón capitalino y con las más de 20.000 personas que, como usted, tratan de llegar al festival cada día.

Publicidad

Pensando en todo ese caos que adorna la autopista y la séptima en la madrugada, los organizadores del festival han dispuesto este año varias nuevas opciones de transporte para facilitarle la vida.

A eso se suma que este año el FEP se corre un día. Eso significa que usted ya no va a tener que salir corriendo el jueves del trabajo a ver en qué se trepa para llegar más rápido a la 222, sino que tendrá la tranquilidad del domingo para pensar con tiempo cómo se desplaza hasta el parque.

Aquí le presentamos una guía de opciones de transporte para que planee con tiempo qué se acomoda mejor a sus necesidades y deje de perderse las bandas que pagó para ver.


Lea también:


Unos apuntes importantes antes: este año, la séptima solo funcionará en sentido norte y la 224 estará cerrada. Tenga eso en cuenta.

Ahora sí:

Tren

Desde la versión pasada, el tren de la sabana se volvió otro de los medios de transporte en la lista. Lo que al principio parecía más una opción “juguetona” y curiosita, se ha vuelto una de las formas más rápidas y eficientes de llegar al festival.

El recorrido entre la estación de Usaquén –el punto de partida– y la 222 dura unos 15 minutos. El tren es lento pero no tiene semáforo ni trancón ni estrés de ningún tipo.

Lo que hay que considerar es la plata: cada trayecto cuesta 50.000 pesos más el servicio. Es decir, tiene que destinar 107.000 pesos diarios si quiere llegar e irse en tren.

Publicidad

Si para usted, querido afortunado, la plata no es un problema, tenga en cuenta que el tren tiene horarios estrictos y que no lo va a esperar si se le hace tarde o si se le pega la aguja.

El viernes, el tren arranca a las 7:30 P.M. y se devuelve a las 3 A.M. Es decir que llegaría apenas para ver a The Neighborhood, se perdería a todos los que tocan antes y probablemente tendría que salir un poco antes de que se acabe la presentación de Metronomy.

El sábado y el domingo, los horarios son más tempraneros: el tren sale a las 2:30 y 2:50 P.M., respectivamente, lo que quiere decir que llegaría prácticamente al inicio de la jornada los dos días. El sábado, la hora de regreso es a las 3 A.M. y el domingo a la 1:30 A.M., en los dos casos se perdería un pedacito de los artistas que cierran: Bonobo el sábado y The Black Madonna el domingo.

Aquí puede reservar y comprar sus pasajes de tren.

Taxi o Uber

Tal vez estas son las peores opciones en términos de tiempo y precio. Seguro usted conoce al menos una persona que, a la salida del festival, duró dos horas sentado en un taxi, pagó al final 120.000 pesos y que apenas iba para la 127. Lo mismo en Uber. Sin embargo, siempre podrá recurrir a ellos a último minuto.

Tampoco son ideales para llegar al festival. La diferencia entre estar en un Uber y en un bus, es que en los dos se está mamando el mismo trancón pero en el Uber cada minuto le sale más caro.

Publicidad

Calcular en cuánto le puede salir cada trayecto es difícil, sobre todo sin poder saber a cuánto puede subir la tarifa dinámica de Uber. Pero aproximadamente puede ser así: un taxi desde el norte --póngale por ahí desde la 134-- le puede costar 50.000 pesos hasta la 222 gracias al trancón. Es decir que un Uber le podría salir tal vez por 70.000. Y de vuelta, la cuenta no se le baja de 100.000 pesos a menos de que vaya hasta la 170.

Súmele a eso, el tedio de estar atrapado en el tráfico.

Si su amor por Uber o por los taxis es inquebrantable, o si tiene la fortuna de que lo lleven y lo recojan, los organizadores del festival adecuaron este año una zona de “Drop Off/Pick Up” para que se suba y se baje del carro. La zona está en la entrada del Multiparque, una cuadra al norte de la 224, en la que los carros pueden esperar máximo 30 minutos.

Van

Esta es una de las mejores alternativas si cuenta con diez personas más con las que pueda compartir el viaje. Aproximadamente, una van está alrededor de los 200.000 y 250.000 pesos ida y vuelta, es decir le sale como a 20.000 el día.

Lo más importante a la hora de decidir es pensar en el trancón. En versiones pasadas, arrancar del centro o de Chapinero hasta la 222 es un trayecto de tres a cuatro horas, sobre todo si espera hasta las cuatro de la tarde para salir. A eso súmele, por ejemplo, el trancón de los sábados, el trancón de los que salen el domingo a almorzar y separe varias –hartas– horas de trayecto.

Publicidad

Esto quiere decir que si quiere ver a Mac Demarco el sábado, debería arrancar sobre las 4:30 para que llegue apenas a las 8:45 de la noche. Eso también quiere decir que se habrá perdido a Kali Uchis.

Este año, el Estéreo Picnic ha dispuesto también de vans oficiales que cuestan 300.000 ida y vuelta, y que tienen una capacidad de 11 personas. El servicio incluye un punto de recogida y dos puntos de dejada y los horarios se establecen al gusto del que paga.

Buses oficiales

Este año, el Estéreo Picnic repite la estrategia de los buses pero esta vez con más cobertura. Serán cinco puntos en la ciudad de los que saldrán: Unicentro, el Parque Nacional, la Calle 80 con Boyacá, Gran Estación y Centro Suba.

El trayecto cuesta 10.000 pesos más 2.000 de la reserva. O 15.000 por ida y vuelta más los mismos 2.000 pesos.

De ida, los buses saldrán cada hora desde la una de la tarde hasta las siete de la noche. Y de vuelta, estarán habilitados de 11 de la noche a tres de la mañana.

Acá puede realizar la reserva. También puede pedir el servicio directamente en el festival en los Puntos de Soluciones de Transporte ubicados en el parque.

SITP y Transmilenio

Transmilenio es, sin duda, la forma más rápida, y más barata, de atravesar la ciudad. La llegada hasta el Portal del Norte es lo menos complicado: desde el centro pueden ser 45 minutos de trayecto. Lo demorado es el camino en flota, alimentador o SITP desde el portal hasta la entrada del festival. Ese pedazo de trayecto puede ser de aproximadamente una hora, tal vez un poco más si se le hizo tarde y llega al Portal Norte sobre las 7 de la noche.

En total, dependiendo del punto de la ciudad desde el que arranque, pueden ser dos o tres horas de trayecto y un total de 3.000 o 6.000 pesos.

Publicidad

Si va vaciado y solo tiene un par de pesos para comer y devolverse, esta es la opción que más le conviene.

Bicicleta

Si usted no suelta la bicicleta ni para irse de farra, el Estéreo Picnic también es un destino al que se puede ir pedaleando.

El parqueadero del festival tiene cupo para 50 bicicletas y el día le cuesta 10.000 pesos. El horario en el que la puede dejar es de 9 de la mañana a 6 de la mañana del día siguiente. Lo que se gaste en tiempo y recursos, depende enteramente de usted.

Carro o moto

Si su plan es no tomar ni alterar de ninguna forma su estado de consciencia, los vehículos motorizados pueden ser una buena elección. Eso es, claro, si al final de la jornada está dispuesto a aguantarse las más o menos dos horas de fila que tendrá que hacer para salir del parqueadero. Si no tiene lío con la espera, lo único que tiene que apartar son 40.000 pesos al día si va en carro y 20.000 si va en moto.

El parqueadero funciona de 9:00 de la mañana a 6:00 de la mañana del día siguiente y la única entrada es por la entrada principal del Multiparque, una cuadra al norte de la 224.

Lo mejor, si elige su carro o moto por encima de las otras opciones, es llegar temprano e irse al final, ya que si arranca sobre las 4 o 5 de la tarde se demorará las mismas cuatro horas de trancón que ya le contamos.

En últimas, si esta es definitivamente la forma en que se transportará al FEP, solo le tenemos un consejo: hágalo todo temprano y ármese de paciencia.

Publicidad

Conductor elegido

Si quiere irse y volver en su carro pero no quiere ser el único sobrio del parche, lo suyo es contratar un conductor elegido.

Este año, el FEP le da esa opción: si va para Bogotá le cuesta 90.000 pesos. Si va fuera de Bogotá, máximo a 30 kms de distancia, le cuesta 100.000. Lo más seguro es reservarlo mínimo dos horas antes, pero también puede pedirlo a la hora misma del servicio.

Otra opción es contratar el conductor directamente con el seguro de su carro. El servicio suele ser gratis, pero tenga en cuenta que la mayoría de aseguradoras establecen un límite de 10 o 12 veces al año para usar esta opción. Haga sus cálculos.

Y, finalmente, también puede optar por un conductor de Uber, o “Uber Angel”. En promedio, un trayecto entre el centro de la ciudad y la 222 puede costar unos 50.000 pesos. Si le suma la hora pico y el trancón del Estéreo Picnic, fácilmente podría llegarle a los 100.000 pesos.

Tenga en cuenta que a cualquiera de esas opciones le tiene que sumar los 40.000 del parqueadero.

Eso es. Calcule, presupueste y decida.