Canada

Canadá investiga el caso de un asesino en serie de animales

Desde 2015, cerca de 25 animales han sido encontrados mutilados y asesinados en London, una ciudad en la provincia de Ontario. Las autoridades temen que los casos aumenten y un expolicía y profesor de criminología habla de un asesino en serie de...
27.2.17
Imagen vía Abir Sultán/EPA

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Los apacibles campos en London no son tan apacibles como parecen, y es que esta ciudad al sur de la provincia canadiense de Ontario, ha vuelto a ser noticia, después de una serie de historias criminales que han marcado su historia.

En 1880, cinco miembros de una familia de migrantes irlandeses —conocidos como The Black Donnellys— fueron salvajemente asesinados por una multitud armada, que posteriormente redujo su granja a cenizas. Más recientemente, en los años setenta, dos asesinos seriales impidieron por un tiempo que los canadienses de la región pudieran dormir tranquilamente: Mad Slasher, solía cortar la garganta de sus víctimas con una navaja, y Bedroom Strangler, era un sujeto que se las arreglaba para entrar a la habitación de las mujeres y estrangularlas mientras dormían.

Experimentando con animales: monos de laboratorio. Leer más aquí.

Este lúgubre pasaje en la historia de London motivó a Michael Arntfield, un expolicía y profesor de criminología en la Universidad Western Ontario, a escribir un libro sobre la época en que la ciudad tenía la fama de ser uno de los lugares menos deseados para vivir en Canadá.

Ahora, London vuelve a ser noticia y es que desde 2015, cerca de 25 animales han sido encontrados mutilados y asesinados. Coyotes, serpientes exóticas, un gato de compañía, un conejo e incluso un perro cachorro. Algunos cadáveres fueron dejados a la vista de todo el mundo y otros fueron colocados en lugares menos visibles. Los cuerpos sin vida de los animales presentaban ciertas similitudes. La mayoría de las veces, no se podía determinar la especie de la que se trataba: los dos cuerpos de los perros decapitados y mutilados fueron encontrados detrás de una tienda en febrero de 2016, aunque después de las investigaciones se descubrió que en realidad se trataba de coyotes.

Publicidad

"No pensé que fuera a repetirse", nos explica Judy Foster, directora de London Humane Society, una organización que lucha por el bienestar animal desde 1899.

Maltrato animal vs tradición: recorremos algunos de los polémicos festejos de España. Leer más aquí.

En septiembre del año pasado, diez serpientes fueron encontradas con la cabeza aplastada. El gato no tenía vísceras, y sus intestinos habían sido regados en un parque local. El conejo estaba descuartizado y el gato decapitado.

Más allá de los sórdidos detalles de estos actos, poco sabemos sobre las muertes. La policía de London no ha dado mayor información.

Hasta aquí, no hay nada que nos permita ligar los casos. De hecho, los incidentes han sido tratados y clasificados como aislados. Sin embargo, el expolicía Arntfield, que ha ayudado a difundir el caso a través de entrevistas, asegura que hay un sistema detrás de los hechos. En un principio, las víctimas eran animales salvajes, después empezaron los animales de compañía.

Arntfield cree que todos esos crímenes han sido cometidos por una sola persona, pero que nadie se atreve a decir públicamente que podría tratarse de un asesino en serie de animales. "El problema es que desde hace varios meses, ya casi un año, nadie parece ver la implicación criminal en los actos", explica Arntfield. Y e realidad "esto es algo mucho más siniestro que una broma", agrega.

Nuevo vídeo sobre el cruel maltrato a los animales en un matadero francés. Leer más aquí.

Arntfield, también profesor, descifra en sus clases los signos de los sádicos sexuales que sienten placer matando personas. De acuerdo con su hipótesis, el asesino de animales en London pertenece a este perfil. "El responsable lo hace por razones sexuales", dice.

Su libro, titulado Murder City publicado en 2015, habla sobre los factores psicológicos, geográficos y circunstanciales que hicieron de London, una ciudad criminal entre 1960 y 1980. Durante este periodo, seis asesinos en serie cometieron crímenes en la ciudad. En proporción con la población total de London, se trata de la mayor concentración de asesinos en serie a nivel mundial.

Publicidad

"He hablado de lo que está pasando en la ciudad con otros colegas y expertos. Ninguno había escuchado algo similar antes", explica Arntfield. "No sabemos lo que pueda venir después, pero no será bueno".

Arntfield recibió una fotografía tomada el 16 de octubre en la que se pueden ver seis aves tiradas y dispuestas minuciosamente. Todas tenían el cuello roto y les habían cortado el pico. Los habían dejado cerca del mismo lugar donde encontraron los coyotes.

Este escabroso vídeo podría finiquitar el idilio de Francia con el foie-gras. Leer más aquí.

Un vocero de la policía de London habló con VICE News y dijo que estaban al tanto solamente de dos casos, el de los dos coyotes y el perro decapitado. "La policía de London investiga actualmente el asunto", nos dice Sandasha Bough, vocera de la policía local. "Pero no podemos dar información sobre una investigación en curso".

Aún así, Arntfield está convencido de que las otras muertes esconden motivos siniestros. "La disposición de los animales y la naturaleza de las mutilaciones son cada vez más extremas y dejadas a la vista de la gente", asegura el experto.

Quien quiera que sea el responsable, parece hacerlo para provocar a las personas, explica Foster. "Los animales fueron puestos como si se tratase de una vitrina, para llamar la atención de las personas", agrega.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs