Filipinas

Duterte paga hasta 40 mil dólares por cada policía corrupto 'vivo o muerto'

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, anunció en un discurso que dará una gratificación económica a cambio de la identidad de los oficiales coludidos con el crimen organizado, lo que sumaría más violencia a su 'reino del terror'.
10.8.17
Imagen vía Rolex dela Pena/EPA
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El presidente filipino Rodrigo Duterte frecuentemente ha dado su apoyo a las ejecuciones extrajudiciales durante su brutal guerra contra las drogas. Sin embargo, la violencia se vuelva ahora hacia sus propias fuerzas policiales.

Durante un discurso realizado este miércoles en los cuarteles generales de la policía, el presidente anunció una gratificación de cerca de 40.000 dólares por cada policía corrupto encontrado "vivo o muerto, aunque preferentemente muerto", de acuerdo con la agencia de noticias AFP.

Publicidad

Así protege Duterte a militares filipinos: 'si violan a tres mujeres, diré que lo hice yo'. Leer más aquí.

Algunos oficiales están acusados de haber ayudado al alcalde de la ciudad de Ozamiz, Reynaldo Parojinog, en el tráfico ilegal de drogas. Parojinog, su esposa, su hermano y otras 13 personas murieron en una redada antidrogas el pasado 30 de julio. Las autoridades aseguran que las 16 personas fueron asesinadas en un acto de autodefensa, aunque otros familiares aseguran que se trató de una masacre.

Parojinog es el tercer alcalde asesinado durante la campaña anticorrupción de Duterte. El año pasado, el mandatario filipino ofreció un discurso en el que "nombró y avergonzó" a más de 150 oficiales, los cuales aseguraba, estaban involucrados en el tráfico de drogas, incluyendo a Parojinog.

Duterte busca extender su gobierno de terror: ahora dice que bombardeará escuelas. Leer más aquí.

Duterte no perdió el tiempo en invitar al resto de los oficiales a participar en la cacería de colegas corruptos. "Seré breve en mi discurso para que puedan intentar ganar la recompensa por esos idiotas", dijo el presidente.

Desde que asumió el poder en junio de 2016, más de 7.000 personas han muerto en la feroz guerra contra las drogas que emprendió Duterte.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs