Salud

Esta mujer italiana suda sangre, literalmente

Es una enfermedad extraña denominada hematohidrosis.
09 Noviembre 2017, 1:30pm

Este artículo se publicó originalmente en Tonic, nuestra plataforma dedicada a la salud.

Cuando alguien dice que "suda sangre", suele hacerlo en sentido metafórico. Pero para una joven italiana, esta frase es inquietantemente literal. Durante los últimos tres años ha sufrido episodios de sangrado espontáneo en la cara y en las palmas de las manos, sin evidencia de cortes, abrasiones o lesiones en la piel. Ha estado, literalmente, sudando sangre.

Según un informe del Canadian Medical Association Journal, la paciente tenía 21 años cuando ingresó en el hospital para tratarse de la enfermedad, que no parecía tener una causa clara. Podía pasarle durmiendo o haciendo deporte pero, aparentemente, el sangrado era más intenso cuando estaba estresada emocionalmente. Los episodios solían durarle de uno a cinco minutos.


MIRA: Terapia de cannabis


Ese sangrado inexplicable la avergonzaba y, según confesó ella misma, la obligaba a aislarse socialmente. Además, presentaba síntomas claros de depresión y ansiedad, pese a no tener antecedentes psicóticos. Los médicos de la Universidad de Florencia vieron cómo le sangraba la cara y descartaron que se tratara de un trastorno facticio —trastorno mental a causa del cual el afectado se produce o exagera síntomas deliberadamente.

Tras descartar ese trastorno, le hicieron analíticas y le mandaron medicación para la depresión. El sangrado continuaba. Los médicos le diagnosticaron hematohidrosis, una enfermedad poco común y conocida, caracterizada por "la exudación de sangre" pese a tener la piel intacta. Existe constancia de este fenómeno desde hace siglos. Se le han asociado distintas causas, desde "ausencia de menstruación" hasta una reacción emocional intensa a determinadas enfermedades, es decir, algún tipo de histeria.


LEE: Llevé lentillas tanto tiempo que casi perdí la vista


Uno de los artículos que trata el tema de la hematohidrosis señala que la mayoría de los casos se han dado en mujeres, lo que podría explicar que en diversas anotaciones del siglo XIX sobre el trastorno se hiciera siempre referencia a pacientes femeninas. El autor recuerda que incluso Aristóteles había descrito en una ocasión una sudoración semejante a la sangre, y existen casos aislados de hombres y niños que sudaban sangre bajo presión. Algunos escritores describían el fenómeno en presos a punto de ser ejecutados.

Curiosamente, más de la mitad de los casos revelados en los últimos 100 años han sucedido en los últimos cinco años. Desde 2004, 28 de los casos (24 mujeres y 4 hombres) han aparecido en literatura científica procedente de todos los continentes, excepto de Norteamérica. En las mujeres, la media de edad era de 15 a 16 años, mientras que los hombres eran más mayores, solían tener un promedio de 26 años y medio (aunque el número de casos estudiados de hombres fue menor que el de mujeres). Todos presentaban los mismos síntomas: exudación de sangre en una piel aparentemente normal. No está del todo claro por qué ha habido este supuesto incremento de casos.

Seis de los pacientes respondieron a los betabloqueadores, que es lo que los médicos recetaron a la paciente italiana. Ese medicamento le ayudó a reducir el sangrado, aunque este no remitió por completo. Su caso es uno más en la historia misteriosa de la hematohidrosis.