Publicidad
medioambiente

Nos estamos bañando en mierda en el mar y están echando cloro para camuflarlo

“Nos estamos bañando entre heces, condones y salfumán”.

por Alba Carreres
26 Septiembre 2019, 4:00am

Imagen vía VICE

Este artículo forma parte de Covering Climate Now , una colaboración internacional entre más de 250 medios para dar mayor cobertura a las noticias sobre el medioambiente.

La población mundial está creciendo, y con ella el consumo, los residuos y los vertidos en el mar. Hemos llegado a un punto en el que cada vez más todo está contaminado: el aire que respiramos, la comida que comemos e incluso el agua que bebemos.

Uno de los problemas que a raíz de los últimos episodios de lluvia se está denunciando desde organizaciones ecologistas son los vertidos de aguas residuales directamente al mar. De hecho, durante este verano, varios bañistas han captado el momento en los que se abrían las compuertas de las depuradoras indiscriminadamente y la mierda flotaba literal en la costa del Mediterráneo.

“Nos estamos bañando entre heces, condones y salfumán”; asegura Ely Merino, activista de Oceanic Global y además trabaja en contacto directo con el mar. Según nos explica ella misma sufrió en primera persona una intoxicación por E-coli, la bacteria que se encuentra en los excrementos, y la contrajo bañándose en el mar: “me pasé un día entero en el hospital y más de un mes con diarreas”. Me explica además que “el vertido de las aguas residuales a la playa es una práctica habitual después de las lluvias torrenciales”.


MIRA:


Según nos dice la activista, en verano, cuando la población de ciudades como Barcelona crece desmesuradamente los problemas se magnifican y las aguas fluviales se mezclan con las fecales llegando así directamente al mar.

Desde organismos como el Instituto IMDEA del agua no lo desmienten, aunque aseguran que se trata de episodios aislados. “Se está analizando de manera continua el agua", asegura Eloy García," director del IMDEA, pero cuando hay episodios de lluvias torrenciales es prácticamente imposible evitar que las depuradoras funcionen al 100%”, nos explica.

"Me pasé un día entero en el hospital y más de un mes con diarreas”

Según comenta García los problemas no solo vienen dados por un sistema de alcantarillado antiguo: “El alcantarillado está diseñado para abarcar situaciones de grandes caudales, pero cuando se sobrepasan, por ejemplo en los últimos días en Valencia y todo el levante Español, en 24 horas cae más agua que en todo un año, es cuando aparecen estas situaciones extraordinarias que son difíciles de resolver”, nos explica.

Desde el colectivo What’s up Badalona aseguran que a pesar de que la frecuencia y los parámetros de análisis de agua que se hacen desde las administraciones públicas son insuficientes hay datos en los que sí se confirma la presencia de E.Coli y Enterococos en la Playa del Cristall de Badalona. En concreto según cuentan hay un episodio significativo, del 9 de septiembre, en el que se encontró 267 ufc de enterococos cada cien mililitros y 217 ufc de Escherichia Coli.

Las aguas fecales han arruinado al menos 48 playas españolas según Ecologistas en Acción. De hecho la Agencia Europea del Medio Ambiente ha declarado peligrosas para la salud nueve de ellas.

La playa de Lires y A Virxe do Camino (Muros), en La Coruña; Bañugues (Gozón) y dos playas en Luarca (Valdés), en Asturias; Badia de Sant Antoni, en Eivissa; Rec del Molí (L’Escala, Girona); Muelle Chico de Corralejo (Fuerteventura) y El Confital (Las Palmas de Gran Canarias), serían playas consideradas de mala calidad teniendo en cuenta la proporción de bacterias intestinales que hay en ellas. De hecho durante este verano han sido varias las playas que han cerrado sus puertas al baño por insalubridad de sus aguas.

"Para paliar los inconvenientes derivados de la contaminación fecal, el Gobierno de la Comunidad Valenciana pensó que sería buena idea instalar puntos de cloración en varias playas de la provincia de Valencia para enmascarar así, como si de una piscina se tratara, las bacterias propias de las heces"

La picaresca en España es algo que se lleva, y en términos de medio ambiente no nos quedamos atrás. Para paliar los inconvenientes derivados de la contaminación fecal, el Gobierno de la Comunidad Valenciana pensó que sería buena idea instalar puntos de cloración en varias playas de la provincia de Valencia para enmascarar así, como si de una piscina se tratara, las bacterias propias de las heces. Ecologistas en Acción ha denunciado los hechos ya que supuestamente se trataría de un delito medioambiental del que de momento se desconoce el alcance.

Ecologistas en Acción tienen pruebas fotográficas de las pastillas de cloro depositadas en algunos dispensadores y alertan de la peligrosidad de esta “solución” que han planteado las autoridades. El cloro puede reaccionar con la materia orgánica pudiendo generar sustancias peligrosas para la saludcomo las cloraminas o los trihalometanos, pudiendo así contribuir a generar problemas respiratorios y siendo algunos de los subproductos derivados identificados como cancerígenos.

En plataformas como Change.org también se ha denunciado el problema añadiendo que está causando la muerte de aves y peces cerca de las plantas cloradoras. De momento solo se ha detectado en la costa valenciana, pero no se descarta que en otras localidades se haya usado el mismo sistema.

Uno de los problemas con los que nos encontraremos en las próximas décadas será la escasez de agua potable para el consumo humano, unos hechos ya anunciados por la ONU. Mientras tanto, en vez de atacar el problema real, que pasaría por un cambio en el sistema de alcantarillado pero también un cambio radical en nuestra forma de producir y consumir, se busca poner parches, como el de echar cloro, que no solo atenta a nuestros derechos como ciudadanos sino que también pone en riesgo nuestra salud y la de otros seres vivos.

Tagged:
Cambio climático
contaminación
crisis climática
basura en el mar
huelga por el cambio climático