1975, A Brief Inquiry Into Online Relationships Noisey
Imagen vía PR

El nuevo álbum de The 1975 es una optimista crónica de nuestros tiempos

O: "Cómo dejé de preocuparme y aprendí a amar a The 1975".
Lauren O'Neill
London, GB

A veces parece que dejó de haber razones para sentirse propiamente entusiasmado en este mundo. Estamos rodeados de malas noticias sobre el planeta, nuestras vidas y nosotros mismos, y no es de extrañar que haya un aura de cansancio en todos. Estamos, en su mayoría, demasiado cansados para la esperanza, y somos demasiado cínicos para el entusiasmo. Sin embargo, hoy tenemos ante nosotros la posibilidad de algo más, como puede ser el lanzamiento del nuevo disco de The 1975, A Brief Inquiry Into Online Relationships.

Publicidad

La campaña para el tercer álbum de The 1975, que ya salió, abarcó cinco meses y la misma cantidad de singles por adelantado. Las canciones presentadas hasta ahora proporcionaron un itinerario más o menos laxo de los principales tópicos del LP: la vida moderna, el amor, la adicción. Como tal, este es un gran álbum en una forma en que no lo ha sido casi nada en la música mainstream este año: sus temas son intensos y generales, sus experimentaciones con el género son extensas y su lista de canciones es larga. La gran ambición del álbum es sorprendente y, a través de su ilimitado sentido de autoconfianza, ofrece a sus oyentes lo que resulta más inusual: algo en lo que creer.

Es una hazaña que solo las bandas de rock más importantes logran, y en este punto sería ridículo argumentar que The 1975 es otra cosa. Basta con hacer una búsqueda rápida del nombre de la banda en las redes para darse una idea del fervor que, en particular su líder, Matty Healy (una especie de drama queen, Bowie millennial) inspira. En el pasado, organizar a miles de personas en torno a un solo estado de ánimo o mensaje como es el caso, parecía inclinado hacia la angustia o la desilusión (como en Nirvana), o hacia la diferencia (My Chemical Romance), o algún otro tipo de sentimiento que refleje el estar en desacuerdo general con la ideología en turno. Hace sentido, entonces, que como banda de rock mundialmente famosa en 2018, The 1975 de lo que quiera hablarte sea de optimismo.

Publicidad

A Brief Inquiry Into Online Relationships son 15 canciones que tratan sobre las posibilidades de concluir y como Jazz Monroe escribió en The Independent, "Las resoluciones rara vez se materializan, y Healy quiere algo más: […] encoger su realidad en compactas canciones pop que plantean preguntas extravagantes". Las resoluciones, de hecho, rara vez son importantes, porque Healy está aquí para contarte sobre la vida, el mundo tal como lo ve y cómo, sobre todo, la esperanza puede cambiarlo todo antes de que llegues al final.

Las grandes ideas del álbum sobre la vida contemporánea sobre todo resuenan en el sencillo "Love It If We Made It". En la canción, los versos son una cacofonía de titulares pesadillescos, influenciados por nuestra cultura real y compartida ("A beach of drowning three-year-olds / Rest in peace Lil Peep", dice Healy, como gritándole a un megáfono). "TOOTIMETOOTIMETOOTIME" se ocupa de las relaciones mediadas por las redes sociales ("Don’t think it was three times / You text that boy sometimes"), pero es divertida y es pop, en lugar de ser pesada, y esos tropicales sintetizadores son tan actuales como la ligereza casual con la que el Internet nos ha permitido salir con otras personas, que es lo que caracteriza a la letra.

En otras partes, hablando del mundo moderno, el alivio no es inmediato. La banda busca una especie de observación desapegada, que no funciona tan bien (The 1975 son mucho más esperanzadores que mordaces). En el interludio "The Man Who Married a Robot / Love Theme,", por ejemplo, Siri hace un monólogo hablado sobre los males de Internet. Y pues seguramente no será tan atractivo para muchos escuchas, aunque vale la pena señalar que para fans adolescentes, que son, legítimamente, los oyentes en los que está pensando este disco, es posible que la canción ofrezca un punto de vista que antes no habían considerado. De manera similar, "Give Yourself a Try,” en la que Healy pregunta “What would you say to your younger self?" antes de pasar a soltar consejos sobre el consumo de whisky y el crecimiento de tu barba, podría entenderse como un tipo de casi 30 años, hablándole suavemente al ejército de adolescentes que se cuelgan de sus palabras.

Dicho esto, es muy posible que sus palabras se aflojen: cierta resistencia crítica a la banda está anclada en el estilo lírico de Healy, que puede sentirse azaroso o artificial. A veces da en el clavo, como en "It's Not Living (If If Not Not With You)", que tiene todo para ser uno de los temas del año, una canción de amor que trata sobre la heroína, donde una voz de acompañamiento ("selling petro-oh-ol") se convierte en uno de los mejores momentos del disco.

Este es un álbum sobre la vida en 2018; no lidia con la atemporalidad, ni quiere hacerlo. Healy ni siquiera proporciona necesariamente una visión profunda, simplemente está diciendo las cosas sobre nuestra existencia colectiva que ya sabíamos, pero que tal vez no habíamos logrado articular. Simplemente encontró una forma de expresarlo en la que todos quepamos: un giro en las frases, cierta sinceridad, una creencia real de que lo que está haciendo es importante, y eso te involucra, te hace querer escuchar, y cuando lo haces, su gusto se siente raro y profundamente inspirador. Al realizar una breve investigación sobre las relaciones en línea, él y su banda se ofrecieron como las estrellas del pop de nuestro momento, abordando esa gran y aterradora mierda, de una manera audaz que nadie más lo ha hecho ni lo hará. Escuchando el disco y, lo que es más importante, dejándose llevar por la ola de la cresta en la que se montó The 1975 de mirar la vida y saborearla, vas a agradecer que lo hayan hecho.

Conéctate con Noisey en Instagram.