Estos científicos estudian la defecación de las ballenas

La defecación de las ballenas fertiliza los ecosistemas oceánicos y también contiene una gran cantidad de información para los científicos marinos.

Artículo publicado originalmente por Motherboard Estados Unidos.

Las ballenas se encuentran entre los animales más carismáticos del planeta, dotados de una gracia y majestuosidad que ha cautivado a los humanos durante milenios. Es lógico, entonces, que sus "eventos de defecación" —los asombrosos momentos en que estos gigantes oceánicos liberan sus entrañas en enormes estelas— sean un contendiente favorito para las heces más asombrosas del reino animal.

Publicidad

Afortunadamente, los científicos del Instituto de Mamíferos Marinos de la Universidad Estatal de Oregon (OSUMMI, por sus siglas en inglés) han sido pioneros en nuevas formas de documentar estos increíbles eventos de defecación con drones aéreos. Leigh Torres, ecologista marina del OSUMMI, es especialista en este campo y ha ayudado a capturar puntos de vista esclarecedores sobre las ballenas grises durante varios años.

Si bien muchos equipos han observado mamíferos marinos con drones, Torres y sus colegas se han centrado en la riqueza de la información contenida en las muestras de heces de ballena, que son especialmente útiles para comprender las complejidades hormonales de estos animales.

"Nuestro trabajo con drones es único porque estamos relacionando datos de condición corporal con datos de hormonas y porque usamos drones para observar el comportamiento y comprender mejor las tácticas de búsqueda de alimento", me contó Torres en un correo electrónico.

Esta búsqueda de muestras hace que las grabaciones de los drones del equipo del OSUMMI sean maravillosas. La tripulación grita "¡HECES!" cuando se observa un evento de defecación, y se apresura a recoger las muestras antes de que la estela se disipe. Una vez que las muestras han sido transportadas de vuelta al laboratorio para su análisis, revelan secretos ocultos sobre la vida de las ballenas.

"Hasta ahora, hemos comenzado a documentar la variación reproductiva y de la hormona del estrés de las ballenas grises por primera vez", dijo Torres. "Estamos comenzando a ver diferencias entre sexos y rangos de edad. Una vez que tengamos esta comprensión básica, podemos empezar a hacer preguntas sobre qué impactos causan estrés en las ballenas, como el ruido del océano".

El equipo también quiere hacer una referencia cruzada de imágenes de ballenas gordas y flacas con sus heces, para ver si la grasa tiene un impacto en los niveles de estrés. Para obtener una imagen más completa de la salud y el comportamiento de las ballenas grises, estos métodos se pueden combinar con muestras de ADN tomadas de los orificios de las ballenas, que aparentemente huelen mucho peor que el olor relativamente suave de las plumas de materia fecal.

Además de ser una bendición para los científicos, los eventos de defecación son un fertilizante productivo para la vida oceánica. Las ballenas han sido denominadas "ingenieros de los ecosistemas marinos" debido al enorme enriquecimiento proporcionado por su digestión, que es otra razón más por la cual es tan crucial para los científicos recolectar y estudiar estos acontecimientos trascendentales.