Identidad

Prostitución y feminismo: Natalia Ferrari explica por qué deben ir de la mano

Para esta edición de "Pregúntale a una puta", Natalia Ferrari responde a varias dudas relacionadas con prostitución y feminismo.
23.3.17
Fotografía de Caroline Says

Hace casi cinco años que soy prostituta. Di el paso porque me atraían las condiciones y las experiencias que podía aportarme este trabajo. Hoy en día ofrezco un modelo de cita llamado "girlfriend experience" en donde busco conectar con mis clientes y que disfrutemos juntos. Mucha gente se pregunta cómo debe ser trabajar como puta, creo que la mejor forma de averiguarlo es preguntarle directamente a una.


Hola Natalia,

¿Te consideras feminista? En caso afirmativo, ¿qué respuesta le das a la gente que dice que el trabajo sexual y el feminismo son incompatibles?

Publicidad

Algo que me ha enseñado la corriente abolicionista es aceptar que no existe un único feminismo. Mientras algunas piensan que las trabajadoras sexuales deberíamos extinguirnos, el feminismo prosexo reconoce que ser prostituta es una opción laboral legítima y que no necesariamente la prostitución o el porno perpetúan la desigualdad. Creo que es un error dedicarnos a cuestionar la identidad feminista de compañeras, no voy a ser yo quien reparta o quite "carnets de feministas". Pero en mi opinión, el feminismo que excluye a las trabajadoras sexuales, es uno que se me queda corto

Obligarme a follar únicamente gratis, no tiene nada de feminista para mí

Parece que todos los esfuerzos del feminismo para conseguir que las mujeres seamos libres con nuestra sexualidad quedan en nada cuando algunas usamos esa libertad para elegir ser putas. Las mujeres podemos trabajar limpiando, cocinando, cuidando niños, depilando o quitándole las durezas de los pies a otras personas sin que nadie nos cuestione o victimice, pero trabajar follando se considera algo de "alienadas". Así, el famoso eslogan feminista "En mi cuerpo yo decido, tú te callas" tiene excepciones que no se sabe muy bien quién las decide. Ser feminista no se trata de limitar nuestra experiencia a ciertos estándares puristas, sino de decidir sin coacción ni discriminación cómo queremos vivir. Obligarme a follar únicamente gratis, no tiene nada de feminista para mí.

La prostitución tiene fallos, pero son las trabajadoras sexuales feministas y organizadas quienes están cambiando la industria desde dentro, demostrando que puede existir en condiciones éticas y alzando la voz contra el estigma. Cuando nos enteramos que las trabajadoras del servicio de limpieza de la cadena de hoteles Hilton están en condiciones laborales deplorables, el feminismo les tiende una mano y lejos de querer abolir toda su industria, luchan por mejorar sus condiciones. A nadie se le ocurre "salvarlas" o decirle a esas mujeres que no pueden ser feministas porque su trabajo es patriarcal o porque existen víctimas de trata en su sector. La prostitución no es antifeminista, pero sí es antimujeres excluirnos de un movimiento que trata problemáticas que también nos afectan a nosotras.

Publicidad

Hola Natalia,

Actualmente estoy viendo bastante debate en torno a la legalización de la prostitución frente a la postura de la prohibición. Es un debate muy viejo, pero lo curioso es cómo dentro del feminismo exista la postura de "la mujer es libre de prostituirse" frente a la de "la prostitución es un arma del heteropatriarcado" ¿Cómo entiendes este conflicto de opiniones dentro del feminismo?

El problema de ese argumento abolicionista es que quienes mantienen esa postura suelen creer que somos cuerpos en venta y que la prostitución valida el derecho de los hombres a "comprar mujeres". Esto falla en entender que las prostitutas no somos una cosa, y que el producto que se compra es la experiencia. De nuevo, el trabajo sexual se mide con una vara moral que no se aplica en otros sectores. Una masajista no vende las manos, ¿excepto si el masaje es en ropa interior e incluye una paja? Si pagas una entrada para ver a una bailarina no estás comprando a una mujer, ¿excepto si ella baila encima tuyo y te enseña las tetas?

Aunque creo que el conflicto de posturas es sano, me preocupan las opiniones que niegan la evidencia. Prohibir la prostitución no ha evitado que las mujeres se prostituyan, pero las ha empujado a hacerlo con menor seguridad. Si la prostitución es un arma del heteropatriarcado es porque el estigma y la leyes que penalizan el trabajo, favorecen unas condiciones en donde las mujeres perdemos poder frente a clientes y empresarios.

Publicidad

Sea o no una cuestión de individualismo que las mujeres tengamos derecho a prostituirnos, la realidad es que seguimos haciéndolo. Y mientras los feminismos discuten con posturas tan viejas como el debate en sí mismo, las problemáticas de las putas no se solucionan. Saca a las putas de la clandestinidad sin que esto arruine el resto de sus vidas, concédenos derechos y herramientas para denunciar abusos y entonces, estarás luchando directamente contra el patriarcado.

Hola Natalia,

La pregunta va a ser larga. Hace unos días en mi facultad se impartió un Seminario sobre prostitución. La ponente defendía la abolición total de la prostitución porque consideraba que denigraba a la mujer. Dijo también que el porcentaje de mujeres que se dedican a las prostitución por gusto son extremadamente pocas. Algo así como 2 de cada 2000. Y en su concepción tal vez romántica del sexo, utilizaba unos términos más propios de una enferma mental que de una mujer que disfruta con el sexo*. Quería preguntarte si de verdad crees que es tan poco frecuente el vender sexo por gusto y si realmente el peso viene dado por las distintas mafias, presiones económicas, etc.

Gracias, un saludo.

Esa ponente no debería perder ni un minuto más de su tiempo y llamar a la ONU para avisarles que tienen mal los datos, ya que ellos mantienen que solo 1 de cada 7 mujeres es víctima de trabajo forzado. Imponer un estado de víctima a las mayoría de las trabajadoras sexuales es muy peligroso. No solo se invisibiliza a quienes de verdad se encuentran en esa posición, también menosprecia un movimiento histórico de mujeres que reclaman derechos humanos.

Publicidad

Siempre me ha sorprendido esa manía de pedirle a las trabajadoras sexuales que lo hagamos por gusto. Ser puta para encontrarse a una misma y explorar sin tabúes tu sexualidad es un lujo que pocas pueden permitirse y nadie espera ese nivel de autorrealización y libertad en otros trabajos. Tienes derecho a ser una periodista amargada porque te toca escribir sobre algo que no te gusta pero no tienes derecho a ser una puta amargada porque hoy has tenido un mal cliente. Las prostitutas, a veces también tenemos que ir a trabajar sin que nos apetezca y eso no significa que somos unas esclavas de las circunstancias ni que nuestro trabajo sea siempre negativo. Es injusto que se nos pida vivir al margen de unos factores que influencian las decisiones de todos.

La necesidad constante de dinero no es un condicionante exclusivo de las trabajadoras sexuales, pero solo a nosotras eso nos invalida el consentimiento. Si el Mercadona no me pidiera dinero cada vez que pretendo salir de una de sus tiendas con el carro lleno de comida, seguramente mi realidad sería distinta, pero también lo sería para mi colega que trabaja friendo hamburguesas por 4 euros la hora. La única razón por la que nadie cree que el trabajo de mi amiga sea denigrante para ella, es porque no usa sus genitales.

Algunas putas disfrutamos follando con desconocidos, otras no, a otras les es indiferente y para muchas es una mezcla de todas esas situaciones. No podemos dividir a las prostitutas en "empoderadas" y en "víctimas" para determinar a quienes respetamos como sujetos de derecho. Todas, como mujeres trabajadoras, deberíamos tener protección frente a la explotación laboral, la violencia institucional y la garantía de que se cumpla el derecho fundamental a no ser discriminadas.

* NOTA: Las personas con enfermedades mentales pueden disfrutar plenamente del sexo. Tener una enfermedad mental no es algo que deba usarse como insulto.


¿Hay algo que siempre has querido preguntarle a una puta? Puedes enviarme ahora tus preguntas aquí.