FYI.

This story is over 5 years old.

Todas las peores maneras de pedir una rola al DJ juntas en un mismo video

¿Quieres que el DJ te mande a comer mierda? Puedes seguir este ejemplo.

Sigue a THUMP México en Facebook


Ser DJ es un trabajo complicado y muy pocas veces entendido a fondo. Entre fiestas, bailes hasta el amanecer, tragos y viajes se sufre mucho de verdad; en especial cuando en medio de tu increíble DJ set (o live act) se acerca un par de borrachos completamente decididos a querer escuchar su canción favorita del momento. Algunas veces, podrás evadir sus bombardeos de peticiones (acá una lista de buenas técnicas para lograrlo), pero eso no sucederá si te topas con el mismo par de chicas con las que tuvo que lidiar Dub Architect.

Publicidad

Mientras estaba tocando su live act de dub, se acercan estas dos mujeres dispuestas a todo por escuchar la sublime pieza de arte contemporáneo musical de Silentó, Watch Me. Al negarse rotundamente el DJ, estas dos chicas nos mostraron un amplio despliegue de posibilidades de cómo verse como un idiota en el club.

Chica 1: Disculpa, mis amigos se acaban de casar y queremos bailar la de Whip It & Nae Nae con la familia. ¿Podrías ponerla por favor? ¡Toda la familia va a bailar!

Dub Architect: No la tengo.

Chica 1: ¡Yo la tengo! (Saca su celular y empieza a buscar.)

Chica 2: ¡Ella la tiene!

Dub Architect: Lo siento, no puedo.

Chica 1: (Visiblemente alterada por la negación argumenta incomprensiblemente) ¡Tócala!

Chica 2: ¡A toda nuestra familia le va a gustar! ¿Por qué no la tocas? ¡No lo entiendo! ¡Es una buena canción!

Chica 1: ¡Si! ¿Por qué no la tocas?

Dub Architect: No puedo.

Chica 1: ¡Tienes que tocarla! Te pagaré 30 dólares

Dub Architect: (Se ríe, negándose)

Las dos chicas: ¡¿Por qué, por qué, por qué?!

Dub Architect: La tocaré luego, ¿ok?

Chica 1: ¡No! ¡Tócala ahora mismo! O llamaré a la dueña del lugar…

Dub Architect: Estoy ocupado…

Chica 1: ¿Quieres que traiga a Allison? ¿Quieres que traiga a la dueña del lugar? ¡Conocemos a la dueña!

(Al ver lo poco que le interesaba al DJ seguir con la conversación, las chicas se miran sorprendidas de que sus influencias no funcionaran y se alejan indignadas.)

Publicidad

Entre este tipo de peticiones, los promotores abusivos y las personas que gustan de mear en las discotecas, no cabe duda que ser DJ es un trabajo de alto riesgo. Es un trabajo sucio, pero sin duda algún valiente tiene que hacerlo.

Marcela Villanueva está en Facebook.

Continúa leyendo:

Tenemos que hablar de esto: el problema de los pedos en la pista de baile

Un experto nos aclara qué sirve realmente para no emborracharse

La guía para sobrios para salir de fiesta sin ponerse estúpido